Alonso de Figueroa y Córdoba

Alonso de Figueroa y Córdoba (*¿1589? España - †1652[1] ); militar español que, en tiempos del reinado de Felipe IV, desempeñó interinamente el cargo de capitán general y gobernador de Chile, además de presidente de su Real Audiencia. Su gobierno en aquella destinación colonial se extendió por 13 meses, entre abril de 1649 y mayo de 1650. Asumió tras el aparente envenamiento del gobernador Martín de Mujica y Buitrón.

Antes de ser gobernador

Natural de Córdoba, sentó plaza de soldado en Lisboa.[3]

Sin ser uno de los capitanes españoles más nombrados de su tiempo, ni haberse destacado mayormente en la guerra, era, según Diego Barros Arana, uno de los pocos que no se habían contaminado en actos polémicos y corruptos ocurridos en anteriores administraciones. El gobernador Martín de Mujica y Buitrón le brindó su confianza, nombrándolo poco antes de morir en el puesto clave de gobernador de Valdivia.

Other Languages