Alonso de Barros

Alonso de Barros ( Segovia, Segovia, España, 1552Madrid, Madrid, 17 de agosto de 1604) fue un escritor, humanista y paremiólogo español.

Biografía

Fue de noble linaje castellano, hijo de don Diego López de Orozco, gentilhombre de Cámara del emperador Carlos V, y de doña Elvira de Barros. Su elevada posición social le abrió las puertas de palacio, a cuyo servicio entró con el cargo de aposentador de Felipe II y después de su sucesor Felipe III, participando en los años sesenta en algunas campañas militares, en la Gomera, en Córcega y en el Socorro de Malta. Por lo demás, vivió consagrado al estudio hasta su muerte, acaecida en 1604. Aparte de un Elogio en prosa que sirve de prólogo al Guzmán de Alfarache de Mateo Alemán, de quien fue compañero en los quehaceres palaciegos y buen amigo, según Tamayo de Vargas hizo un folleto titulado Memorial sobre el reparo de la milicia, opúsculo que se imprimió en efecto sin lugar ni fecha con el título Reparo de la milicia y aduertencias de Alonso de Barros, que Palau supone impreso en 1612. Sin embargo es más conocido como autor de una colección de sentencias filosófico-morales en verso octosílabo que apareció por primera vez en Madrid, en 1598, bajo el título de Perla de proverbios morales y que obtuvo de inmediato un resonante éxito, con traducción al italiano, al portugués y el francés. Felipe II gustó de su lectura y las más prestigiosas plumas del momento la elogiaron, como por ejemplo Lope de Vegadiamante que en calidad no tiene otro igual») y Mateo Alemán. Bartolomé Ximénez Patón, quien publicó en Baeza una edición de estos proverbios en 1615 con el título de Heráclito de Alonso de Barros, dice de ella que «el ánimo de Barros fue dar recopiladas en breve epílogo las riquezas de los antiguos, cubiertas de las lágrimas de Heráclito». Algunos de ellos se hicieron célebres: «La verdad, si es demasiado cruda, no puede darse a comer». Nueve años antes había publicado su Filosofía cortesana moralizada (Madrid, Pedro Madrigal, 1587), con un tablero impreso inspirado en el Juego de la Oca, por entonces renovado en Italia, con el que se mostraban a modo de juego los entresijos y las claves para prosperar en la corte, detallando en su texto las reglas del juego. Cervantes, de quien era amigo, incluyó en la edición un soneto laudatorio).La obra tuvo inmediata traducción al italiano en edición de Joseph Cacchij (Nápoles, 1588), con tablero impreso de Mario Cartari. De la versión española, de la que no se conoce el tablero, hizo Trevor J. Dadson una buena edición del texto: Filosofía cortesana moralizada, 3 vols (I: Estudio y Edición; II: Facsímile; III: Juego de la Filosofía Cortesana) (Madrid: Comunidad de Madrid, 1987).

Other Languages
asturianu: Alonso de Folles