Alimentación en el Antiguo Egipto

Ofrendas de alimentos en la tumba del escriba Menna (1400 A.E.C.).

La alimentación en el Antiguo Egipto se conoce por los textos grabados en las paredes de los templos y tumbas, y por los restos de ofrendas a los muertos, en los que dejaron numerosos testimonios de sus hábitos alimentarios.

El arte funerario egipcio, que retrata escenas de la vida cotidiana, proporciona mucha información sobre las costumbres relacionadas con los alimentos. No se encuentran recetas culinarias, aunque sí de medicamentos. Se ve a los ushebtis (estatuillas de caliza o madera), que representan a los sirvientes del muerto, realizando sus trabajos: preparando pan, moliendo grano, sirviendo cerveza y asando aves y otras carnes.

Alimentos

Ofrendas de alimentos en la tumba de Menna (1400 A.E.C.). Se ven, entre otros alimentos patos, peces y ánforas de vino.

La alimentación en el antiguo Egipto era conservadora, condicionada por el medio geográfico y con una lenta evolución marcada por el descubrimiento de tecnologías y la importación de nuevos alimentos.

El clima tuvo una importante influencia: en el periodo predinástico las actuales zonas desérticas tenían todavía vegetación, y permitían el pastoreo. La paulatina desertificación dio mayor importancia al valle del Nilo y a la agricultura, lo que se reflejaba en el menú cotidiano.

La panadería real de Ramsés III. Se ven panes de varias formas, incluyendo con formas de animales. Tumba de Ramsés III, Valle de los Reyes, dinastía XX, (1150 A.E.C.)

Los alimentos básicos eran el pan (véase: Historia del pan) y la cerveza ( heneket) elaborada con cebada. Se ha descubierto una veintena de tipos de pan, de diferentes formas y composiciones.

El régimen alimenticio egipcio se completaba con pescado y carne (generalmente oveja, cerdo, aves domésticas y carne de vaca para las grandes ocasiones). La carne y el pescado eran generalmente asados, o secados y conservados en salazón. El pescado más apreciado era el mújol, pez de mar que remonta el Nilo, y con los huevos hacían la botarga, receta que se usa por todo el Mediterráneo hoy día.

El ajo y la cebolla junto con legumbres tales como las habas, los guisantes y las lentejas, sin olvidar las verduras ( col, pepino, lechuga, puerro, o rábanos), y las plantas acuáticas ( loto y papiros) eran los alimentos más consumidos. Muchos de estos alimentos sólo podían ser cultivados en la zona gracias al limo fértil depositado durante las inundaciones del Nilo.

Las frutas, bastante escasas, estaban reservadas a la élite, al igual que algunas otras viandas. En el antiguo Egipto no conocieron los cítricos hasta la época romana. Las frutas más consumidos eran los dátiles (utilizados también para producir una cerveza de lujo, el seremet), la uva, la granada, la sandía y el melón, pero también la algarroba y el sicómoro (una especie de higo).

Por último, la miel, producida en colmenas de terracota, entraba en la composición de los postres y de muchos remedios. Los pasteles se usaban a menudo para cuidados terapéuticos, y eran endulzados con dátiles, miel o pasas. En la tumba del visir Rekhmire, bajo el reinado de Amenhotep II, se ve una escena que muestra los pasos para elaborar un bizcocho cónico, hecho con los rizomas de una caña con sabor a avellana, el suchet.

Other Languages