Algodón

Una planta de algodón con el algodón a punto para ser recolectado

El algodón es una fibra textil vegetal que crece alrededor de las semillas de la planta del algodón, un arbusto del género Gossypium, perteneciendo a la familia de las malváceas, originario de las regiones tropicales y subtropicales, hay diferentes especies autóctonas en América, África o la India. La palabra algodón deriva del árabe قُطْن (al) qutn.

El algodón es la fibra natural más importante que se produce en el mundo, su importancia empezó en el siglo XIX con el proceso de industrialización y hoy en día todavía representa casi la mitad del consumo mundial de fibras textiles. No todas las especies del género Gossypium tienen valor comercial, las fibras se obtienen de la semilla de unas pocas especies, la longitud y el grueso de la fibra dependen de su procedencia.

Historia

Flor de algodón ( Gossypium hirsutum) vista de perfil (crece en una azotea de Barcelona)
Representación de la fabulosa planta del algodón en una ilustración del siglo XIX
Modelo de la filadora spinning jenny de James Hargreaves, del 1765. Expuesta (:3) en el museo de Wuppertal, ( Renania del Norte-Westfalia, Alemania)
Recogida manual del algodón a finales del siglo XIX en una plantación de Oklahoma
Un chico de 14 años en una hiladora estadounidense. El trabajo infantil todavía era habitual a principios del siglo XX

Parece que el primer cultivo del algodón se habría hecho en México hace unos 8.000 años, la especie cultivada habría sido Gossypium hirsutum, que hoy en día todavía es la variedad más plantada en todo el mundo, alrededor del 89,9 % del total de la producción mundial.[2]

El algodón fue cultivado por primera vez en Asia hace unos 7.000 años ( V milenio a. C.- IV milenio a. C.) por los habitantes de la civilización del valle del Indo, una civilización que ocupaba una gran parte del noroeste del subcontinente indio, incluyendo partes del este del actual Pakistán y el noroeste de la India.[3]​ La industria del algodón del Indo se desarrolló mucho y algunos métodos utilizados en el hilado y el tejido del algodón se continuaron utilizando hasta la industrialización moderna de la India.

Griegos y árabes aparentemente ignoraron el algodón hasta la época de Alejandro Magno, como su contemporáneo Megástenes dijo a Seleuco en Indica "hay árboles donde crece la lana".

En Persia, la historia de algodón se remonta a la época aqueménida pero hay pocas fuentes sobre el cultivo del algodón en la Persia preislámica. Su cultivo era común en Merv, Rey y Fars. En los poemas de algunos poetas persas como Ferdousí y Shahnameh, hay muchas referencias al cultivo del algodón ("panbe" en persa). Marco Polo (en el siglo XIII) al referirse a los principales productos de Persia incluye el algodón. John Chardin, un famoso viajero francés del siglo XVII, que había visitado el Imperio safávida describió las grandes explotaciones algodoneras de Persia.[4]

En Perú, el cultivo de la especie local de algodón, Gossypium barbadense, fue la columna vertebral del desarrollo de las culturas costeras, como la Caral, la Moche o la Nazca. El algodón se cultivaba río arriba y se comerciaba con los pueblos de pescadores de la costa por grandes cantidades de pescado. Los españoles que llegaron a México a principios del siglo XVI encontraron que la gente cultivaba el algodón y utilizaba ropa hecha con sus fibras.

A finales de la Edad Media, el algodón llegó a ser conocido en el norte de Europa, era una fibra importada de la que se desconocía su origen, salvo que salía de una planta. Debido a su parecido con la lana la gente llegó a imaginar que el algodón tenía que ser producido por una planta de ovejas. Juan de Mandeville, en su libro de viajes publicado entre 1357 y 1371, mencionó como un hecho cierto la creencia de que: Allá en la India crece un árbol maravilloso que cría pequeños corderos en el extremo de sus ramas. Estas ramas eran tan flexibles que se inclinaban para permitir comer a los corderos cuando tenían hambre. Estas creencias tienen un reflejo en el nombre del algodón en algunos idiomas europeos, como el alemán Baumwolle, que literalmente significa lana de árbol (Baum significa árbol y Wolle significa lana). A finales del siglo XVI, el algodón se cultivaba en todas las regiones cálidas de Asia y de América.

La manufactura artesana algodonera india decayó gradualmente durante la expansión británica y el establecimiento del dominio colonial entre finales del siglo XVIII y principios del siglo XIX. Esto se debió en gran parte a las agresivas políticas mercantiles coloniales impuestas por la Compañía Británica de las Indias Orientales, que hicieron que el procesamiento del algodón y los talleres textiles de la India no fueran competitivos. De este modo los mercados indios se vieron obligados cada vez más a vender solo algodón en bruto y fueron forzados por imposición de la ley británica a comprar productos textiles fabricados en Gran Bretaña.

El advenimiento de la Revolución Industrial en Gran Bretaña supuso un gran estímulo para la manufactura del algodón, convirtiéndose los textiles en el principal producto de exportación británico. El 1738, Lewis Paul y John Wyatt, de Birmingham, Inglaterra, patentaron la máquina de hilar mediante rodillos, y el sistema de volante y bobina para la elaboración de algodón con un grueso más uniforme utilizando dos juegos de carretes que giraban a velocidades diferentes. Más tarde, la invención de la hiladora Jenny en 1764 y de la hiladora de marco giratorio de Richard Arkwright en 1769, permitieron a los tejedores ingleses producir algodón y tela en cantidades mucho más grandes. A partir del siglo XVIII, la ciudad inglesa de Mánchester adquirió el apodo de Cottonopolis debido al omnipresencia de la industria del algodón dentro de la ciudad y su papel como centro del comercio mundial del algodón. La capacidad de producción de Gran Bretaña y los Estados Unidos mejoró todavía más con la invención de la desmotadora de algodón por el estadounidense Eli Whitney en 1793, que permitió la utilización del algodón americano de fibra corta en la industria textil.[5]​ Mejorar la tecnología y aumentar el control de los mercados mundiales permitió a los comerciantes británicos desarrollar una cadena comercial en la que las fibras de algodón en rama eran adquiridas (al principio) en las plantaciones coloniales, era transformado en tejido en los molinos de Lancashire, y se volvía a exportar con los barcos británicos hacia los mercados cautivos coloniales del África Occidental Británica, la India y China (a través de Shanghái y Hong Kong).

En la década de 1840, la India ya no era capaz de producir las grandes cantidades de algodón que demandaban y necesitaban las fábricas británicas para su producción, al mismo tiempo que el envío de grandes volúmenes de algodón indio requería de bastante tiempo y dinero. Todo esto, unido a la aparición del algodón americano como un tipo de calidad superior (debido a las fibras más largas y fuertes de las dos especies nativas americanas ( Gossypium hirsutum y Gossypium barbadense), alentó a los comerciantes británicos a empezar a comprar el algodón de las plantaciones de los Estados Unidos y el Caribe. Este algodón también era mucho más barato, puesto que era producido por esclavos. A mediados del siglo XIX, el algodón se había convertido en la base de la economía del sur de los Estados Unidos donde el cultivo y la cosecha del algodón se convirtió en la ocupación principal de los esclavos.

Durante la Guerra de Secesión, las exportaciones estadounidenses de algodón se hundieron debido al bloqueo que los estados de la Unión impusieron a los puertos del Sur, así como por una decisión estratégica del gobierno de la Confederación de cortar las exportaciones con la esperanza de forzar a Gran Bretaña a reconocer a la Confederación o a entrar en la guerra; no obstante los principales compradores de algodón, el Reino Unido y Francia, pasaron a considerar a Egipto como sustituto. Los comerciantes británicos y franceses hicieron grandes inversiones en las plantaciones egipcias de algodón y el gobierno de Ismail Pachá recibió importantes préstamos concedidos por los bancos y las bolsas de valores de Europa. Cuando la Guerra Civil estadounidense acabó en 1865, los comerciantes británicos y franceses abandonaron el algodón egipcio y volvieron las importaciones baratas procedentes de los Estados Unidos, llevando a Egipto a una espiral deficitaria que provocó que el país se declarara en bancarrota en 1876, un factor clave para la posterior anexión de Egipto por el Imperio británico en 1882.

Mientras duró la guerra civil en los Estados Unidos se incrementó el cultivo del algodón en el Imperio británico, especialmente en la India, para tratar de sustituir la producción perdida en los estados de la Confederación. A través de aranceles y otras restricciones, el gobierno británico desalentó la producción de tejidos de algodón en la India, de este modo el algodón en rama era enviado a Inglaterra para su procesamiento.

En los Estados Unidos, el algodón del Sur aportó capital para el desarrollo continuado del norte. El algodón producido por esclavos africanos no sólo ayudó al Sur, también enriqueció a los comerciantes norteños dado que gran parte del algodón era transportado a través de los puertos norteños.

El algodón continuó siendo un cultivo clave en la economía de los estados del sur después de la Proclamación de Emancipación de los esclavos y del final de la Guerra Civil en 1865. La aparcería emergió en el Sur como la forma contractual que permitía a los esclavos negros liberados y los agricultores blancos sin tierra trabajar en las plantaciones de algodón, que continuaron siendo propiedad de los blancos ricos, a cambio de una parte de los beneficios. Las plantaciones de algodón requerían grandes cantidades de mano de obra para cosechar el algodón, no fue hasta la década de 1950 cuando aparecieron máquinas fiables para recoger el algodón (la maquinaria anterior había sido demasiado torpe para recoger algodón sin triturar las fibras). Durante el siglo XX, la ocupación en la industria del algodón disminuyó gradualmente a medida que las máquinas empezaron a reemplazar a los trabajadores, y la mano de obra rural del Sur se redujo durante la Primera y la Segunda Guerra Mundial. Actualmente, el algodón sigue siendo una de las principales exportaciones del sur de los Estados Unidos, y la mayoría de la cosecha mundial de algodón es de la variedad americana de fibra larga.[6]

Other Languages
Afrikaans: Katoen
Alemannisch: Baumwollfaser
አማርኛ: ጥጥ
aragonés: Cotón
العربية: قطن
مصرى: قطن
Aymar aru: Qhiya
azərbaycanca: Pambıq
تۆرکجه: پامبیق
башҡортса: Мамыҡ
беларуская: Бавоўна
беларуская (тарашкевіца)‎: Бавоўна
български: Памук
Bahasa Banjar: Kapas
বাংলা: তুলা
brezhoneg: Kotoñs
bosanski: Pamuk
буряад: Хүбэн
català: Cotó
Mìng-dĕ̤ng-ngṳ̄: Mièng-huă
Tsetsêhestâhese: Vóhpeeva
čeština: Bavlna
Чӑвашла: Мамăк
Cymraeg: Cotwm
dansk: Bomuld
Deutsch: Baumwollfaser
डोटेली: कपास
Ελληνικά: Βαμβάκι (ίνα)
English: Cotton
Esperanto: Kotono
eesti: Puuvill
euskara: Kotoi
فارسی: پنبه
suomi: Puuvilla
Võro: Puuvill
føroyskt: Bummull
français: Coton
Frysk: Katoen
Gaeilge: Cadás
Gàidhlig: Cotan
galego: Algodón
Avañe'ẽ: Mandyju
ગુજરાતી: કપાસ
Gaelg: Cadee
עברית: כותנה
हिन्दी: कपास
hrvatski: Pamuk
magyar: Pamut
interlingua: Coton
Bahasa Indonesia: Kapas
Ilokano: Kapas
Ido: Kotono
íslenska: Baðmull
italiano: Cotone (fibra)
日本語: 木綿
ქართული: ბამბა (ბოჭკო)
Qaraqalpaqsha: Paxta
қазақша: Мақта (шитті)
ಕನ್ನಡ: ಹತ್ತಿ
한국어: 목화
Kurdî: Pembû
Lëtzebuergesch: Kotteng
Limburgs: Ketoen
lingála: Ntokíya
lietuvių: Medvilnė
latviešu: Kokvilna
मैथिली: कपास
македонски: Памук
മലയാളം: പരുത്തി
मराठी: कापूस
Bahasa Melayu: Kapas
नेपाल भाषा: कपाय्‌
Nederlands: Katoen
norsk nynorsk: Bomull
norsk: Bomull
occitan: Coton
ଓଡ଼ିଆ: କପା
ਪੰਜਾਬੀ: ਕਪਾਹ
پنجابی: کپاہ
português: Algodão
Runa Simi: Utku
română: Bumbac
русский: Хлопок
sicilianu: Cuttuni
Scots: Cotton
سنڌي: ڪپھ
srpskohrvatski / српскохрватски: Pamuk
Simple English: Cotton
slovenčina: Bavlna
slovenščina: Bombaž
chiShona: Donje
Soomaaliga: Cudbi
српски / srpski: Памук
svenska: Bomull
Kiswahili: Pamba
தமிழ்: பருத்தி
తెలుగు: పత్తి
тоҷикӣ: Пахта
Türkmençe: Pagta
Türkçe: Pamuk
татарча/tatarça: Киҗе-мамык
ئۇيغۇرچە / Uyghurche: كېۋەز
українська: Бавовна
اردو: کپاس
oʻzbekcha/ўзбекча: Paxta
vepsän kel’: Puvill
Tiếng Việt: Sợi bông
Winaray: Gapas
მარგალური: ბამბე
ייִדיש: באוול
Vahcuengh: Faiq
中文: 棉花
Bân-lâm-gú: Mî-hoe
粵語: 棉花