Alfredo Ramos Martínez

Alfredo Ramos Martínez ( Monterrey, México, 1871 - Los Ángeles, California, 1946 fue un pintor Mexicano

Es uno de los artistas más importantes del siglo XX en México, país en el que es considerado “Padre del Arte Moderno”. El escritor nicaragüense Rubén Darío lo llamó “El pintor de las melancolías”. La Primavera está considerada como una de sus obras más importantes.

Biografía

Nació en Monterrey, Nuevo León, en 1871. Desde los 12 años mostró aptitudes para la pintura y poco después obtuvo una beca para estudiar en la Escuela Nacional de Bellas Artes. En 1899 viajó a Francia país en el que continuó sus estudios. Fue bien recibido por la crítica europea y mexicana que lo consideró un joven pintor de carrera prometedora.

A lo largo de su desarrollo como artista, Ramos Martínez mantuvo una trayectoria sólida apreciada por varios funcionarios públicos tanto en Estados Unidos como en México. El prestigio que adquirió gracias a su trabajo le permitió exponer en varias muestras parisinas. En 1908 expone por primera vez en el Salón de Otoño de París.

Durante su estancia en Francia, Ramos Martínez coincidió con el desarrollo de la pintura post-impresionista y tuvo la oportunidad de observar de primera mano las obras de artistas como Paul Gauguin, Vincent van Gogh, Henri Matisse, Georges Seurat y Odilón Redon entre otros. Asistió a varios salones artísticos y literarios en donde conoció y entabló amistad con el poeta originario de Nicaragua Rubén Darío. Conoció también a personajes como Isadora Duncan, Paul Verlaine, Eleonora Duse, Rémy de Gourmomont y Ana Pavlova.

Regresó a México en 1909 y en el año 1913 quedó al frente de la Dirección de la Academia Nacional de Bellas Artes. En estos años, fundó las Escuelas de Pintura al Aire Libre en la ciudad de México.

Durante la década siguiente expuso en México y en diversas ciudades europeas, como Madrid y Berlín.

Contrajo matrimonio en 1929 y en 1930, por motivos de salud, se mudó con su familia a Los Angeles ciudad en la que desarrollo imágenes de fuerte carácter nacional en las que el universo indígena fue protagonista. En éste periodo Ramos Martínez pintó varios murales y obras de caballete por encargo de particulares.[1]

Volvió a México únicamente en dos ocasiones: la primera en 1942 a la Ciudad de México y en 1945 a su natal Monterrey en dónde expuso su obra y la de algunos de sus discípulos . A través de su trabajo artístico, Alfredo Ramos Martínez elaboró imágenes icónicas: hombres con sombreros, vestidos de manta, usando huaraches y otras referencias pertenecientes al ámbito mexicano.

Falleció en Los Ángeles, California, en 1946.

Other Languages