Alfonso I de Asturias

Alfonso I de Asturias
Rey de Asturias
Alfonso I el Católico, rey de Asturias (Museo del Prado).jpg
Alfonso I el Católico, rey de Asturias, por Manuel Castellano. Mediados del siglo XIX. ( Museo del Prado, Madrid).
Rey de Asturias
739 - 757
Predecesor Favila de Asturias
Sucesor Fruela I
Información personal
Nombre secular Alfonso
Coronación 739
Nacimiento 693
Cantabria
Fallecimiento 757 (63 o 64 años)
Cangas de Onís, Cruz de Asturias.svg Asturias
Entierro Santa Cueva de Covadonga
Predecesor Favila de Asturias
Sucesor Fruela I de Asturias
Familia
Casa real Dinastía Astur-Leonesa
Padre Pedro de Cantabria
Madre ¿?
Consorte Ermesinda
Descendencia Véase Descendencia
[ editar datos en Wikidata]

Alfonso I de Asturias, apodado «el Católico» ( 693- 757), fue rey de Asturias entre los años 739 y 757. Sucedió a su cuñado Favila de Asturias y fue sucedido por su hijo Fruela I de Asturias.

Biografía

Era yerno del rey don Pelayo, ya que estaba casado con su hija Ermesinda,[2] Su hermano, Fruela de Cantabria, fue padre de dos reyes: Aurelio y Bermudo I.

Proclamado rey de los astures entre julio y noviembre de 739,[4] La Crónica de Alfonso III, Versión Rotense describe la ampliación de las fronteras del reino durante estas campañas lideradas por Alfonso I de la siguiente manera:

«La osadía de los enemigos fue siempre aplastada por él (Alfonso). Este, en compañía de su hermano Fruela, haciendo avanzar a menudo su ejército, tomó por la guerra muchas ciudades, a saber: Lugo, Tuy, Oporto, Anegia (no identificada), Braga la metropolitana, Viseo, Chaves, Ledesma, Salamanca, Numancia que ahora se llama Zamora, Ávila, Astorga, León, Simancas, Saldaña, Amaya, Revenga, Carborárica, Abeica, Cenicero, y Alesanco, y los castillos con sus villas y aldeas, matando además a los árabes con la espada, y llevándose consigo a los cristianos a la patria.»[5]

Este modo de actuar trajo consigo dos consecuencias de gran repercusión para el futuro, tanto desde el punto de vista demográfico como cultural, en todo el territorio:[6]

  • La creación del llamado « desierto del Duero»: El área comprendida entre el río Duero y la cordillera Cantábrica quedó prácticamente despoblada. Según Herculano, para dificultar así los futuros avances de tropas musulmanas hacia el norte,[ cita requerida] aunque otros historiadores consideran que esta despoblación no fue realizada conscientemente. La repoblación de parte de estas tierras comenzará a producirse cien años más tarde, con gentes del propio reino y mozárabes venidos de reinos musulmanes.
  • El incremento de población que experimentaron las tierras de la vertiente norte de la cordillera, Cantabria y Asturias, con la gente traída de la meseta Central, provocó la necesaria roturación de nuevas tierras y la fundación de nuevos pueblos y aldeas, configurando el tipo de poblamiento que ha llegado hasta nuestros días.
  • La incorporación por Alfonso I de gentes procedentes de los campos Góticos, que conservaban cierta tradición guerrera, bastante perdida por la población hispanorromana —si se exceptúa a los pobladores de norte, menos asimilados en el mundo romano—, dio impulso a la reconquista y permitió reforzar la zona sur del reino, más expuesto a las incursiones enemigas.
Other Languages