Aleksandr Sokúrov

Aleksandr Sokúrov
Alexander Sokurov 001 cropped.jpg
Durante una visita en Volgogrado (2011)
Información personal
Nombre de nacimiento Aleksandr Nikoláyevich Sokúrov
Nacimiento 14 de junio de 1951 (65 años)
Bandera de la Unión Soviética Villa Podorvikha, Óblast de Irkutsk - Unión Soviética
Nacionalidad ruso
Educación
Alma máter
Información profesional
Ocupación Director de cine, guionista
Año de debut 1975 – presente
Premios artísticos
Otros premios Nika (2002)
León de Oro (2011)
MIFF (1987)
Festival de Cannes
Distinciones
Web
Sitio web
[ editar datos en Wikidata]

Aleksandr Nikoláyevich Sokúrov ( ruso: Александр Николаевич Сокуров, aldea Podorvija, Óblast de Irkutsk, 14 de junio de 1951), a veces también llamado Alexandre Sokúrov, es un director de cine y guionista ruso establecido en San Petersburgo, que algunos consideran el virtual sucesor de Andréi Tarkovski. Sus películas poseen una marca distintiva y alta realización estética.

Trayectoria

Nació en Siberia en la familia de un oficial militar. Se graduó en el departamento de Historia de la Universidad de Nizhni Nóvgorod en 1974 y comenzó a trabajar en los estudios VGIK al año siguiente. Ahí conoció a Tarkovski, de quien se hizo amigo, y fue profundamente influido por El espejo de aquél.

La mayoría de las primeras películas de Sokúrov fueron prohibidas por las autoridades soviéticas. Durante este periodo inicial, produjo numerosos documentales, entre ellos una entrevista a Aleksandr Solzhenitsyn y un reportaje sobre la caída de Grigori Kózintsev en San Petersburgo.

Llevó a cabo luego dos grandes proyectos documentales, encadenados por su visión apocalíptica de la historia actual: Voces espirituales, de 1995, que es una crónica parsimoniosa —de más de 300 minutos— sobre la vida cotidiana en Afganistán de un grupo de soldados (acaso reflejo de la vida militar de su padre); por entre cuyos tiempos muertos se desliza una reflexión sobre su país, lleno de tantas incertidumbres. Por otro lado, en 1998, rodó Confesión: son 260 minutos que se desarrollan es un barco de la marina rusa; lentamente, mientras cruza el mar de Barents, se va viendo la vida cotidiana e incierta de los marinos, con una extraña suspensión en el tiempo, y se oye la voz del capitán. Es un largo trayecto melancólico, con apariciones entre la niebla, que muestra la relación diaria entre los tripulantes durante su trayecto asimismo incierto, y seguramente con escasa consistencia vital.

Además de Dolorosa indiferencia (1983–1987) destaca entre sus películas narrativas Días de eclipse, de 1988; esta se desarrolla en un árido Turkmenistán, donde un joven médico al par que atiende a niños analiza por qué puede suceder que en familias creyentes la enfermedad infantil se atenúa infantil (hay un trasfondo de ciencia-ficción en este relato).

Más tarde rodaría Madre e hijo (1997), en un paraje campestre de tonalidades pictóricas y de fuerte simbolismo, donde un joven cuida tiernamente a su madre mortalmente enferma, casi ya un cadáver; fue su primera película comercial internacionalmente aclamada. Tiene este film su paralelo en Padre e hijo (2003), que desconcertó a los críticos por su supuesto homoerotismo (considérese que el mismo Sokúrov ha criticado esta particular interpretación).

Entre ese díptico familiar, Sokúrov filmó una trilogía sobre políticos del siglo XX: Moloch (véase Moloch) (1999) sobre Hitler (que narra un día en la vida de Hitler en el refugio alpino "El nido del Águila", con Eva Braun, Joseph Goebbels y su esposa Magda y Martin Bormann), Taurus (2000) sobre Lenin, y El Sol (2004) sobre el emperador Hirohito.

La presencia de Sokúrov en el Festival de Cine de Cannes es regular, cuatro de sus películas se han estrenado allí consecutivamente. Si bien ha sido algo reticente en incluir actores reconocidos en sus películas, la Academia de Cine de Rusia lo ha distinguido con varios Premios Nika.

Su película más exitosa tanto crítica como comercialmente ha sido la semidocumental El arca rusa (2002), aclamada sobre todo por sus imágenes visuales hipnóticas y su gigantesca toma sin corte alguna: es un inmenso travelling dentro del Hermitage de S. Petersburgo los donde fotografía los fondos de ese gran museo. Hay que señalar que ya en Elegía de un viaje, rodó muchas escenas de cuadros en un museo de Holanda, el famoso Bojmans de Rotterdam.

Fue descubierto para el mundo occidental por el Festival de Locarno, y la primera retrospectiva íntegra de su obra documental que se realizó en España tuvo lugar en Pamplona, en 1999, en el marco del Certamen de Creación Audiovisual, antecesor del actual Festival Punto de Vista. En la tercera edición de este último, celebrada entre febrero y marzo de 2007, se estrenó en España Elegía de una vida: Rostropóvich, Vishnévskaya (2006), perteneciente a su serie de elegías que inició en 1979.


Preocupado por los conflictos bélicos desde su juventud, dada su historia familiar —como en Penosa indiferencia—, ha vuelto a esa reflexión en Alexandra, estrenada en 2007, que aborda los efectos de la guerra en los seres humanos en la figura de una abuela rusa que viaja a Chechenia a encontrarse con su nieto militar en un campamento. Mostrada en el Festival de Cannes, la protagonista es la legendaria soprano rusa Galina Vishnévskaya actuando ahora como actriz. Muchos de los planos de soldados recuerdas a Voces espirituales.

Fausto, que ganó el León de Oro del Festival de Venecia 2011,[1] completa su tetralogía sobre el poder, formada por la trilogía mencionada, sobre políticos, más esta interpretación del célebre personaje de Goethe.

Other Languages