Alejandro Magno (película de 2004)

Alexander es una coproducción internacional del año 2004 entre Alemania, Estados Unidos, los Países Bajos, Francia, Italia y el Reino Unido, dirigida por Oliver Stone y protagonizada por Colin Farrell en el rol protagónico de Alejandro. La película trata de la vida del joven rey macedonio homónimo.

Sinopsis

La película está basada en la vida de Alejandro Magno, rey de Macedonia ( Grecia), que se lanzó en una guerra contra el gran Imperio Persa, que hostigó a Grecia por largos siglos, donde finalmente se liberaron las ciudades griegas de Asia Menor, para luego conquistrar Egipto (satrapía persa), Persia y parte de la antigua India.

La película comienza con el anciano faraón Ptolomeo I, contando la historia de Alejandro, quien de joven fue su amigo y sirvió como general (y fue establecido como regente de Egipto tras su temprana muerte).

Se muestra como Alejandro desde niño es testigo de la tensísima relación entre sus padres, el rey Filipo II y la reina Olimpia, considerada una hechicera y obsesionada con poner a Alejandro contra Filipo, inculcarle sus creencias sobre los dioses (llegando a decir que Alejandro es hijo del dios Zeus y no de Filipo) y comparando a éste constantemente con Aquiles, héroe de la guerra de Troya, por quien Alejandro desarrolla una gran admiración.

Desde niño, Alejandro demuestra ser curioso, sensible y perseverante, como demuestra al domar a un caballo aparentemente indomable al que llama Bucéfalo. En la adolescencia su padre envía a Alejandro al filósofo Aristóteles, quien sería su maestro y encargado de la formación intelectual de Alejandro.

A pesar de que su madre intenta convencerle de lo contrario, Alejandro trata de estar unido a su padre, que trataba a su madre de adúltera, pero los intentos de mantener una buena relación se truncan cuando Filipo decide desposarse con Eurídice (con quien está dispuesto a tener hijos, poniendo en peligro el derecho al trono de Alejandro). Durante la celebración, el tío de Eurídice, Átalo, propone un brindis por Filipo, Eurídice y los 'hijos legítimos' que tendrán estos, provocando que Alejandro pierda los estribos y le tire una copa, provocando una pelea. A pesar de su estado de embriaguez, Filipo trata de poner orden y le ordena a Alejandro que se disculpe ante Átalo, llegando a llamarle bastardo cuando este se niega a obedecerle. Cuando un destrozado Alejandro se dispone a salir de la sala, Filipo trata de salir tras él pero debido a su estado cae al suelo, provocando que Alejandro diga «¿Y este es el hombre que os llevará a la conquista del Imperio Persa? Ni siquiera es capaz de llegar de un lecho a otro sin caerse!», provocando la ira de Filipo. Alejandro y Filipo posteriormente se reconcilian, pero Filipo es asesinado por el guardia Pausanias (se sospecha que Olimpia ayudó a planear el asesinato), y en consecuencia Alejandro se convierte en rey de Macedonia con 20 años.

Asia Menor

Después de castigar a algunas ciudades griegas por intentar sublevarse, Alejandro se dispone a cumplir el sueño de su padre de conquistar el Imperio Persa, en una campaña que duró menos de 10 años. Luego de reclutar una fuerza de aliados griegos bastante menor que los ejércitos persas, el contingente se embarca en naves hacia las costas de Asia Menor, donde las ciudades griegas de Jonia, que se encontraban bajo sometimiento persa, son liberadas. Allí tiene lugar la batalla del Gránico, con una fácil victoria griega, pero en la que Alejandro casi muere. Otras ciudades, en representación de Darío, opusieron resistencia y fueron asediadas.

Media

Una vez asentados los territorios, la expedición continúa al sur con rumbo a Egipto, a lo que se presenta Darío con un gran ejército, es la batalla de Issos, donde el ejército asiático es aniquilado. El rey persa huye, dejando la tienda familiar sin protección. Alejandro consigue un botín de tesoros importante, y toma prisioneras a la madre de Darío, y a sus hijas. Muy lejos del castigo, les da un trato real, como reconciliación entre los pueblos sin humillar a los vencidos, para lo que se concreta el casamiento de las hijas del rey persa, una hija con Hefestión, y Estátira con Alejandro.

Egipto

La travesía continúa al sur, con la finalidad de arrebatarle Egipto a los persas. En el transcurso conquista Jerusalén y Tiro (331 a. C.). Una vez en la tierra de los faraones, es bien recibido y le proclaman faraón en Egipto por su liberación, funda Alejandría (la biblioteca y universidad más grandes de la antigüedad), y realiza una expedición al desierto de muchos kilómetros, en el oasis de Siwa, oráculo del dios Amón. Allí, los sacerdotes lo reciben como «hijo de Zeus», cumpliéndose la profecía de su madre.

Persia

Alejandro Magno (estatua original, siglo IV-III a. C.)

Ya conquistadas Asia Menor y Egipto, Alejandro fue a por Babilonia, sede central del imperio persa. Su ejército se enfrenta al del rey Darío en la Batalla de Gaugamela. La noche antes de la batalla, Alejandro y su íntimo amigo Hefestión se comparan el uno al otro con Aquiles y Patroclo. Cuando Hefestión menciona que Patroclo murió primero, Alejandro promete que, si Hefestión muriese, él le vengaría y luego le seguiría en la muerte. En la batalla, Darío despliega un inmenso ejército, quizá de los más grandes en territorio abierto en la historia, contra el pequeño número de soldados de Magno. Pese a ello, el ejército de Alejandro vence y Darío huye nuevamente. En la escena de la batalla, quedan evidenciados muchos aspectos históricos como estratégicos, así es la famosa «línea oblícua», decisiva para el triunfo (que consiste en un ataque de la caballería en diagonal). La aparición del águila al comienzo de la batalla tiene sus fuentes históricas, citadas en fragmentos de Pseudo Calístenes: el águila representa al dios Zeus, y la dirección de su vuelo indicaba una victoria de los aliados griegos.[1]​ También son bien caracterizadas la indumentaria de guerra macedonia y persa.

Tras esta batalla, que significó prácticamente la caída de Persia, Alejandro y los suyos se hacen con el palacio de Darío en Babilonia y de sus tesoros. Tras una nueva organización administrativa y de integración con los vencidos, se celebran bodas en masa entre soldados griegos y muchachas persas.

India

Al tiempo se inicia una persecución de Darío, quien posteriormente es asesinado por sus propios hombres. Magno lamenta esto, ya que había prometido a la familia de este no causarle daño alguno, y persigue a sus asesinos hasta la lejana zona de Bactria (cerca de la India), donde castiga a sus asesinos. En la expedición hacia Asia oriental, Alejandro establece relaciones diplomáticas con las satrapías persas, con quienes entabla alianzas, y se casa con la princesa asiática Roxana, a quien amó, con la intención de tener un heredero.

Alejandro y los suyos llegan a la India, donde durante un banquete Alejandro tiene una gran discusión con su general Clito, quien le cuestiona y llega a llamarle tirano. En su arrebato, Alejandro, que estaba ebrio, mata a Clito con una lanza, para luego arrepentirse y encerrarse en su tienda por varios días.

A pesar de que sus hombres protestan, argumentando que quieren regresar a sus hogares, Alejandro les convence para que le sigan en su última y más sangrienta batalla, la batalla de Hidaspes, enfrentando al rey hindú Poro, quien contaba con elefantes de guerra. Alejandro es herido en la batalla, y su caballo Bucéfalo muere.

Regreso y final

Tras el regreso de las tropas griegas al corazón de Persia, en Babilonia Hefestión sucumbe a una enfermedad y muere, supuestamente porque llevaba tifus desde la India. Alejandro se vuelve loco de dolor y se distancia de su esposa (a pesar del embarazo de ésta) ya que cree que ella ha matado a Hefestión.

Alejandro muere al poco tiempo siendo muy joven, casi al cumplir los 33 años de edad, muy enfermo (se tejió la muy probable hipótesis de envenenamiento), cumpliendo la promesa que le hizo a Hefestión. Las últimas palabras de Alejandro sobre su sucesor son un enigma, por lo que se libró una larga guerra entre sus generales hasta que éstos se dividieron entre ellos el gran imperio que había creado Alejandro

Herederos

Ptolomeo se proclama faraón de Egipto, tal como se refleja en la película (quien fundó la dinastía Ptolemaica, de la cual siglos después emergió Cleopatra). El resto del imperio se repartió en Tracia para Lisímaco, Macedonia y la hélade para Antípatro, Persia y Media para Seleuco (quien fundó la dinastía seléucida, hoy en día reflejada en la cultura turca).

Su madre Olimpia, es asesinada por Casandro para hacerse del poder. Casandro casi no tuvo participación en todo este periplo, ya que aparece cuando se había consumado la obra de Alejandro. Aquí se ve implicado Antígono en su nombramiento.

Other Languages
беларуская: Аляксандр, фільм
français: Alexandre (film)
Bahasa Indonesia: Alexander (film)
Bahasa Melayu: Filem Alexander, 2004
Nederlands: Alexander (film)
norsk bokmål: Alexander (film)
português: Alexander (filme)
Simple English: Alexander (movie)
српски / srpski: Александар (филм)
українська: Александр (фільм)