Alejandro Lerroux

Alejandro Lerroux
Alejandro Lerroux García.jpg

Ministro de Estado[1]
14 de abril-16 de diciembre de 1931

Presidente del Consejo de Ministros
12 de septiembre-3 de octubre de 1933

16 de dic. de 1933-28 de abril de 1934

4 de oct. de 1934-25 de sept. de 1935

Ministro de Estado
25 de sept.-29 de octubre de 1935

Diputado en Cortes
por Barcelona y Posadas
1901-1923

Diputado en Cortes
por Madrid (capital) y Valencia (capital)
1931-1933; 1933-1936

Información personal
Nacimiento4 de marzo de 1864
La Rambla
Fallecimiento27 de junio de 1949
Madrid
Lugar de sepulturaCementerio de La Almudena Ver y modificar los datos en Wikidata
NacionalidadEspañola Ver y modificar los datos en Wikidata
Partido políticoUnión Republicana
Partido Republicano Radical
Información profesional
OcupaciónPolítico, periodista y abogado Ver y modificar los datos en Wikidata
Miembro de
FirmaFirma de Alejandro Lerroux.svg

Alejandro Lerroux García (La Rambla, 4 de marzo de 1864-Madrid, 27 de junio de 1949) fue un político español de ideología republicana. Ejerció la presidencia del Consejo de Ministros en varias ocasiones durante la Segunda República.[2]

Fundador y a la vez líder del Partido Republicano Radical (PRR), desde sus inicios fue un político controvertido, siendo especialmente conocido por su retórica demagógica.[4]​ durante su primera etapa política se convirtió en un destacado líder político en Barcelona. Con posterioridad adoptaría posiciones más templadas, teniendo un papel destacado en la proclamación de la Segunda República. Enfrentado a los gobiernos de Azaña durante el llamado bienio «reformista», a partir de septiembre de 1933 asumiría la presidencia del Consejo de ministros y se convirtió en uno de los principales árbitros de la situación política durante el bienio «radical-cedista».

Su giro a la derecha, sin embargo, llevó a su partido a sufrir varias escisiones; su imagen también quedó muy dañada entre el público por una sucesión de escándalos de corrupción que se hicieron públicos a finales de 1935. Tras el hundimiento del Partido Radical en las elecciones de 1936, Lerroux desapareció del escenario político. Con el estallido de la Guerra civil se exilió en Portugal, desde donde llegaría a mostrar su adhesión a Francisco Franco.

Tradicionalmente se ha venido en denominar «Lerrouxismo» al movimiento social y político creado en torno a su figura.

Biografía

Primeros años

Nacido en la localidad cordobesa de La Rambla el 4 de marzo de 1864,[7]

Lerroux (c. 1908)
Mitin de Lerroux en Valencia (1911)
Lerroux en Madrid (1917)

Al parecer, durante sus primeros años Lerroux se habría iniciado en la masonería, sin que posteriormente desarrollara actividad alguna en la misma.[11]

Desde 1890[nota 1]

Posteriormente, Lerroux fundaría en Barcelona el diario El Progreso.

Carrera política

En 1901 fue elegido diputado por primera vez, escaño que revalidó durante los comicios de 1903 y 1905. Hacia 1903 el movimiento lerrouxista había alcanzado en Barcelona su momento cumbre.[20]

Jóvenes bárbaros de hoy, entrad a saco en la civilización decadente y miserable de este país sin ventura, destruid sus templos, acabad con sus dioses, alzad el velo de las novicias y elevadlas a la categoría de madres para civilizar la especie, penetrad en los registros de la propiedad y haced hogueras con sus papeles para que el fuego purifique la infame organización social, entrad en los hogares humildes y levantad legiones de proletarios para que el mundo tiemble ante sus jóvenes dispuestos...Seguid, seguid... No os detengáis ni ante los sepulcros ni ante los altares...

Hacia 1906 Lerroux rechazó de plano unirse a la coalición «Solidaridad Catalana»,[23]

Descontento con el creciente nacionalismo catalán de la Unión Republicana, acabaría abandonando la formación. En 1908 conformaría el Partido Republicano Radical (PRR),[27]​ De bases ideológicas muy volátiles, los planteamientos ideológicos del PRR oscilaron entre su inicial radicalismo populista anticlerical y violento, que le llevó a verse envuelto en los hechos de la Semana Trágica de Barcelona (1909), y su posterior giro hacia el republicanismo moderado.

Lerroux «atacando» la neutralidad española durante la Gran Guerra, obra de Tovar, El Imparcial (1914).

Fue condenado a dos años y cuatro meses de prisión por la publicación de uno de sus artículos, en concreto uno a favor de José Nakens (en el contexto del intento de asesinato de Alfonso XIII en 1906), y se exilió a Francia y Argentina entre 1908 y 1909.[32]

Se licenció en derecho en la Universidad de La Laguna en 1923, en un sólo día y con nueve matrículas de honor, convirtiéndose en abogado a los 58 años.[33]

Integrado en la plataforma Alianza Republicana, Lerroux se mantuvo políticamente activo incluso durante la dictadura de Miguel Primo de Rivera. No obstante, en 1929 hubo de hacer frente a la secesión del sector radical-socialista liderado Marcelino Domingo, que se escindidió de su partido.[35]

Segunda República

Lerroux participó en la proclamación de la Segunda República Española en abril de 1931. Su partido fue miembro del Gobierno provisional que gobernó el país durante los primeros meses de la joven República y que redactó la Constitución de 1931. El propio Lerroux fue ministro de Estado.[nota 3]

Miembros del gobierno provisional de la Segunda República (Lerroux aparece recortado en el lateral derecho).

Durante el llamado «Bienio reformista» se mantuvo en la oposición, atacando en muchas ocasiones las políticas del gobierno Azaña. Algunos autores han señalado que Lerroux tenía conocimiento de la conspiración militar que daría lugar a la fallida Sublevación militar de agosto de 1932,[40]​ A partir de la ruptura con los republicanos progresistas, Lerroux se aproximó a las posiciones de la derecha y tras su éxito en las elecciones de noviembre de 1933 pactó con la CEDA para formar gobierno. Entre 1933 y 1935 ocupó tres veces la presidencia del gobierno, además de carteras en Guerra (1934) y Estado (1935).

Su pacto de gobierno con la CEDA se encontró con la frontal oposición de los partidos y sindicatos de izquierda, que llegaron a convocar una Huelga revolucionaria a comienzos de octubre de 1934. A pesar de que la huelga fracasó en la mayor parte de España, sí obtuvo un importante apoyo en Asturias, donde los mineros y consejos obreros rápidamente se hicieron con el control. El balance de víctimas fue de unos 1100 muertos y 2000 heridos entre los insurrectos, y unos 300 muertos entre las fuerzas de seguridad y el ejército.[42]

Por otro lado, sus gobiernos de coalición con la CEDA se mostraron políticamente impotentes y no emprendieron ninguna reforma de cierto calado, sin tener tampoco un programa político que pudieran desarrollar. Se hicieron algunas tímidas reformas en materia agraria, mientras en el Ejército se promocionó a militares de tendencias derechistas y claramente anti-republicanos.[44]

Lerroux visitando Leganés como presidente del Consejo de Ministros en 1934.

Su definitivo derrumbe político vendría dado por su implicación en el escándalo del estraperlo, en octubre de 1935, que motivó que la CEDA se alejara de la coalición gobernante. El estraperlo (de los nombres de sus creadores Strauss, Perle y Lowmann) era una ruleta que ocultaba un dispositivo eléctrico que permitía su manipulación y pingües beneficios para la banca del casino. Fue probada en el Casino de San Sebastián y en Baleares aunque finalmente su utilización fue prohibida. Los empresarios, que aseguraban haber donado grandes cantidades de dinero a miembros del Gobierno a modo de sobornos, exigieron una indemnización e iniciaron una campaña de desprestigio y acoso que salpicó a Alejandro Lerroux quien, en el momento de los hechos, no formaba parte del Gobierno. En ese escándalo implicaron también a su propio hijo adoptivo, Aurelio Lerroux, quien fue exculpado por la Comisión de Investigación creada a tal efecto. Otros significados políticos del Partido Radical, como Salazar Alonso, ministro de la Gobernación y alcalde de Madrid, y Juan Pich, gobernador general de Cataluña, tuvieron que dimitir de todos sus cargos.

Al mes siguiente estalló otro escándalo, el llamado caso Nombela que deterioró definitivamente la imagen de los radicales y dio al traste con su alianza con la CEDA de Gil Robles y Lerroux salió del gobierno.[46]

Últimos años

Víctima del descrédito en que había caído su gobierno, en las elecciones generales de 1936 el PRR de Lerroux sufrió un enorme descalabro político, obteniendo solamente 5 diputados y un 1,1% del escrutinio total. Ni siquiera el propio Lerroux logró obtener acta de diputado.[47]​ Tras este fracaso, Lerroux prácticamente desapareció de la vida política.

El 17 de julio de 1936, inicio de la Guerra Civil Española, se encontraba pasando las vacaciones en su finca segoviana de San Rafael y rápidamente salió para Portugal, manteniéndose en el exilio durante el resto de la contienda. En su libro La pequeña historia se da cuenta de este hecho, aparte de constituir una memorias sobre el devenir de la II República. Muchos antiguos "radicales" acabaron mostrando su apoyo al bando sublevado.[49]

Regresó a España en 1947, y falleció dos años más tarde, el 27 de junio de 1949, en su domicilio madrileño de la calle del Marqués de Villamejor, n.º 4.[50]

Fue enterrado en el cementerio de la Almudena.[51]