Alejandro I de Epiro

Moneda de Alejandro I de Epiro. Tarento

Alejandro I de Epiro ( Epiro, 362 a. C. - Tarento, 326 a. C.) llamado el Moloso fue un rey de Epiro de la dinastía eácida.[1] Fue el tío del rey de Macedonia Alejandro Magno.

Primeros años

Alejandro nació en la región de Epiro ( Grecia), en el año 362 a. C. Fue el tercer y único hijo varón del rey Neoptólemo I y nieto del rey Alcetas I.

Las hermanas mayores de Alejandro "El Moloso" se llamaban Olimpia y Troa de Epiro, siendo la primera quien más tarde llegaría a ser la madre del famoso monarca y conquistador Alejandro Magno de Macedonia. El nombre de soltera real de Olimpia era Políxena, en honor a la joven del mismo nombre, quien fuera hija de Príamo y sacrificada en la tumba de Aquiles. Políxena cambió su nombre por el de Myrtale cuando se casó con el rey Filipo II de Macedonia, y más tarde lo volvió a cambiar finalmente por Olimpia, en homenaje a la victoria que el rey macedónico obtuvo en dicho lugar, evento que sucedió el mismo día en que nació su hijo Alejandro (a mediados del año 356 a.C).

En el año 362 a. C. la familia real se vio trágicamente conmocionada luego del nacimiento del primer hijo varón, Alejandro, por el fallecimiento al cabo de unos pocos días o posiblemente al dar a luz de su propia madre, cuyo nombre se desconoce. Al cabo de dos años, falleció también repentinamente el rey Neoptólemo I, con lo cual luego de ambos fallecimientos inesperados y sucesivos, las vidas de Troa de Epiro, de Políxena (Olimpia) y del pequeño Alejandro I como del propio reino de Epiro sufrirían un drástico cambio, tanto en un sentido plenamente político como administrativo.

Arribas de Epiro, tío de Troa, de Políxena y de Alejandro I, fue finalmente quien se hizo cargo del reino de Epiro, a modo de regente del mismo, aunque a efectos prácticos y posiblemente legítimamente, desde el punto de vista político ante la acefalia derivada de la ausencia de un sucesor varón de, Neoptólemo I, se constituyó en el auténtico rey de dicha región de Epiro, Molosia, hasta que eventualmente, al cabo de dos décadas, Alejandro I en su condición de único hijo varón, alcanzara la mayoría de edad para asumir como rey sucesor de su padre. Cabe también considerar si esa posibilidad era considerada como factible en un niño recién nacido, por lo que esta especulación resulta meramente teórica si uno se sitúa en 360 a.C; tan sólo se añade esta nota para anticipar los sucesos que acontecerían dos décadas más tarde desde el punto de vista político y que implicarían efectivamente la coronación como rey de Alejandro I de Epiro a través de la intervención político-militar del rey del Macedonia Filipo II, al cumplir Alejandro I sus 20 años de edad.

El niño Alejandro quedó entonces bajo la tutela de Arribas de Epiro en su condición de tío, de regente, y en términos prácticos como rey de Epiro, junto con Políxena, ya que Troa, la hermana mayor de la familia fue forzada a casarse con su tío Arribas. Troa le dio a su esposo, el rey Arribas de Epiro, dos hijos varones cuyos nombres fueron Eácides I de Epiro y Alcetas II de Epiro.

Poco tiempo después, Olimpia fue tomada por esposa por el rey Filipo II de Macedonia, en un acuerdo matrimonial realizado entre Arribas y Filipo II, cambiando al ser tomada por esposa por Filipo II el nombre de Myrtale.

Myrtale logró que su hermano Alejandro I se estableciera en Pella (capital del reino de Macedonia) cuando éste tenía cinco años, con la intención de brindarle una mejor educación y adicionalmente una mayor protección ante su tío en su calidad de hermana mayor. Alejandro I se crió y educó entonces en el marco de la realeza de Macedonia, con sus sobrinos: Alejandro Magno y Cleopatra, más otros niños hijos del Rey Filipo II: niños y niñas medio hermanos de Alejandro III y Cleopatra, sumados a hijos de miembros de la nobleza del reino de Macedonia.

Dado que el nacimiento tanto de Cleopatra de Macedonia como el de Alejandro Magno, de acuerdo a las fuentes históricas disponibles, se dio con muy poca diferencia temporal, ya que tanto el nacimiento de uno como del otro se sitúa aproximadamente en el año 356 a.C, en la medida en que no consta que hayan sido hermanos gemelos, se puede postular también la hipótesis de que Alejandro III y Cleopatra eran alternativamente medio hermanos. La hipótesis de hermanos nacidos de la misma madre, depende esencialmente de que la fecha de nacimiento de uno de ellos difiera de entre uno a dos años de las fechas estimadas de nacimiento con las que se cuenta en la actualidad de Alejandro III y Cleopatra, en especial de la última mencionada.

Other Languages