Alejandra de Dinamarca

Alejandra de Dinamarca
Reina consorte del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda y de sus Dominios de Ultramar y emperatriz consorte de la India
ALexandra of Denmark Princess of Wales.jpg
Alejandra de Dinamarca, fotografía de Alexander Bassano.
Información personal
Reinado 1901 - 1910
Nacimiento 1 de diciembre de 1844
Palacio Amarillo,
Copenhague, Dinamarca
Fallecimiento 20 de noviembre de 1925
(80 años)
Sandringham House, Norfolk
Entierro Capilla de St.George, Castillo de Windsor, Berkshire
Predecesor Alberto de Sajonia-Coburgo-Gotha
Sucesor María de Teck
Familia
Casa real Casa de Sajonia-Coburgo-Gotha
Casa de Glucksburg
Padre Cristián IX de Dinamarca
Madre Luisa de Hesse-Cassel
Cónyuge Eduardo VII del Reino Unido
Descendencia Alberto Víctor
Jorge
Luisa
Victoria
Maud
[ editar datos en Wikidata]

Alejandra de Dinamarca (Alexandra Carolina Marie Charlotte Louise Julia zu Schleswig-Holstein-Sonderburg-Glücksburg; 1 de diciembre de 184420 de noviembre de 1925) fue reina consorte del Reino Unido y los dominios británicos y emperatriz de la India de 1901 a 1910, como esposa del rey Eduardo VII.[2]

Su familia era relativamente poco conocida, hasta que su padre, el príncipe Cristián de Schleswig-Holstein-Sonderburg-Glücksburg, fue designado para suceder en el trono danés a Federico VII, su primo lejano, con el consentimiento de las grandes potencias.[5] se casaron dieciocho meses más tarde. Como princesa de Gales de 1863 a 1901, el periodo más largo durante el cual alguien ha ostentado el título, se ganó el cariño del pueblo británico y se volvió sumamente popular, su porte y estilo de vestir eran copiados por las mujeres conscientes de la moda. A pesar de que fue excluida de esgrimir cualquier poder político, intentó sin éxito influir en la opinión de los ministros y su familia para favorecer a sus parientes que reinaban en Grecia y Dinamarca. Sus funciones públicas se limitaron a la poco controvertida actividad de participar en obras de caridad.

A la muerte de la reina Victoria en 1901, Alberto Eduardo se convirtió en rey-emperador como Eduardo VII, con Alejandra como reina consorte. Desde 1910, año en que murió Eduardo, hasta su propia muerte, fue la reina madre, como reina consorte viuda y madre del monarca reinante, Jorge V, pero fue más conocida como Su Majestad la reina Alejandra. Desconfiaba enormemente de su sobrino, el emperador alemán Guillermo II y apoyó a su hijo durante la Primera Guerra Mundial, en la que Gran Bretaña y sus aliados derrotaron a Alemania. Murió el 20 de noviembre de 1925 en Sandringham, después de sufrir un ataque al corazón y fue enterrada junto a su marido en la capilla de St. George en el castillo de Windsor.

Biografía

Primeros años

Lugar de nacimiento de Alejandra: El palacio Amarillo (en danés, Det Gule Palæ) en Copenhague.

La princesa Alejandra o «Alix», como era conocida dentro de su círculo familiar, nació el 1 de diciembre de 1844, en el palacio Amarillo, una casa del siglo XVIII ubicada en el número 18 de Amaliegade, justo al lado del complejo del palacio de Amalienborg, en Copenhague.[10]

El rey Cristián VIII de Dinamarca murió en 1848 y su único hijo, Federico, ascendió al trono. Federico no tenía hijos, había pasado por dos matrimonios fallidos y se suponía que era infértil. Esto causó una crisis de sucesión dinástica debido a que Federico reinaba en Dinamarca y Schleswig-Holstein y cada una tenía diferentes normas de sucesión. En Holstein, la Ley Sálica impedía la herencia a través de la línea femenina, mientras que tales restricciones no se aplicaban en Dinamarca. Holstein, predominantemente alemán, proclamó su independencia y pidió la ayuda de Prusia. En 1852, las grandes potencias mundiales convocaron a una conferencia en Londres para discutir la sucesión danesa. Se acordó un precario tratado de paz que incluía la disposición de que el príncipe Cristián de Schleswig-Holstein-Sonderburg-Glücksburg sería el heredero de Federico en todos sus dominios y las demandas previas de otras personas —que incluían las de la suegra, cuñado y esposa de Cristián— fueron subordinadas a esta decisión.[4]

Al príncipe Cristián se le dio el título de príncipe de Dinamarca y su familia se mudó a una nueva residencia oficial, el palacio Bernstorff. Aunque la condición de la familia se había elevado, no hubo siquiera un pequeño incremento en sus ingresos y no participaban en la vida cortesana de Copenhague, ya que se negaron a conocer a la tercera esposa y antigua amante de Federico, Louise Rasmussen, porque tenía un hijo ilegítimo de un anterior amante.[15]

Matrimonio y familia

Alejandra y Alberto Eduardo en 1862.

La reina Victoria y su esposo, el príncipe Alberto, estaban preocupados por encontrar una novia para su hijo y heredero, Alberto Eduardo, príncipe de Gales y decidieron solicitar a su hija, la princesa heredera Victoria de Prusia, que los ayudara a buscar una candidata adecuada. Alejandra no fue su primera elección, ya que los daneses estaban en desacuerdo con los prusianos en el asunto de Schleswig-Holstein y la mayor parte de los parientes de la familia real británica eran alemanes. Finalmente, después de rechazar otras posibilidades, resolvieron que Alejandra era «la única opción posible».[5]

El 24 de septiembre de 1861, la princesa Victoria presentó a su hermano Alberto Eduardo con Alejandra en Espira, pero no fue hasta casi un año más tarde el 9 de septiembre de 1862 —después de su romance con Nellie Clifden y la muerte de su padre— que Alberto Eduardo le propuso matrimonio a Alejandra en el Castillo Real de Laeken, la casa de su tío abuelo, el rey Leopoldo I de Bélgica.[16]

Unos meses más tarde, Alejandra de Dinamarca viajó al Reino Unido a bordo del yate real Victoria and Albert II y desembarcó en Gravesend, Kent, el 7 de marzo de 1863.[17] Sir Arthur Sullivan realizó una composición musical especial por su llegada y Alfred Tennyson, el poeta laureado, escribió una oda en su honor:

Sea King's daughter from over the sea,
Alexandra!
Saxon and Norman and Dane are we,
But all of us Danes in our welcome of thee,
Alexandra!

—A Welcome to Alexandra, Alfred Tennyson.

La hija del rey del mar, desde el mar,
¡Alejandra!
Sajones y normandos y daneses somos,
pero todos nosotros somos daneses en tu bienvenida,
¡Alejandra!

-Bienvenida a Alejandra, Alfred Tennyson

Alejandra con su primogénito, Alberto Víctor, en 1864.

La pareja se casó el 10 de marzo de 1863, en la capilla de St. George en el Castillo de Windsor, en una ceremonia oficiada por Thomas Longley, arzobispo de Canterbury.[20]

Para finales del año siguiente, el padre de Alejandra había ascendido al trono de Dinamarca, su hermano Jorge se había convertido en rey de los helenos, su hermana Dagmar se había comprometido con el zarévich de Rusia, Nicolás Aleksándrovich,[2]

El primer hijo de los príncipes de Gales, Alberto Víctor, nació a principios de 1864, dos meses antes de tiempo. Alejandra se dedicó con devoción a sus hijos, según la niñera principal, la señora Blackburn: «Se sentía en la gloria cuando podía correr hasta la habitación de los niños, ponerse un delantal de franela, bañarlos por sí misma y verlos dormir en sus pequeñas camas».[24]

En público, Alejandra era digna y encantadora, en privado, cariñosa y alegre.[2]

Princesa de Gales

Alejandra princesa de Gales c. 1870.

Alberto Eduardo y Alejandra visitaron Irlanda en abril de 1868. Después de haber estado enferma el año anterior, la princesa empezaba a caminar de nuevo sin la ayuda de los dos bastones de madera y estaba embarazada de su cuarto hijo.[29]

La residencia preferida de los príncipes de Gales era Sandringham House y Marlborough House era su base en Londres. Los biógrafos coinciden en que su matrimonio fue feliz en muchos sentidos, sin embargo, algunos afirman que Alberto Eduardo no le daba a su esposa toda la atención que ella deseaba y que poco a poco la pareja se fue alejando, hasta que a finales de 1871 el príncipe sufrió un ataque de fiebre tifoidea —la enfermedad que se cree mató a su padre—, lo que produjo una reconciliación.[34]

Alejandra se fue aislando socialmente debido al agravamiento de su sordera, causada por la otosclerosis hereditaria, y cada vez pasaba más tiempo en casa con sus hijos y mascotas.[36]

Durante ocho meses entre 1875 y 1876, el príncipe de Gales estuvo ausente de Gran Bretaña mientras realizaba un viaje por la India, pero, para su consternación, Alejandra tuvo que quedarse en casa. El príncipe había planeado un viaje con un grupo de varones y tenía la intención de dedicar la mayor parte del tiempo a la caza y el tiro. Durante la gira, uno de los amigos que viajaba con el príncipe, Lord Aylesford, fue informado por su esposa que iba a dejarlo por otro hombre: Lord Blandford, que a su vez estaba casado. Aylesford estaba consternado y decidió pedir el divorcio. Mientras tanto, el hermano de Lord Blandford, Lord Randolph Churchill, convenció a los amantes de no fugarse. Preocupada por la amenaza de divorcio, Lady Aylesford trató de disuadir a su marido de llevar a cabo el procedimiento, pero Lord Aylesford se mostró inflexible y se negó a reconsiderarlo. En un intento de presión para que Lord Aylesford abandonara su demanda de divorcio, Lady Aylesford y Lord Randolph Churchill acudieron con Alejandra y le dijeron que si el divorcio procedía, el príncipe sería citado como testigo e implicado en el escándalo. Afligida por las amenazas y siguiendo el consejo de Sir William Knollys y la duquesa de Teck, Alejandra informó a la reina, quien luego escribió al príncipe de Gales. El príncipe se indignó. Finalmente, los Blandford y los Aylesford se divorciaron en privado. Aunque Lord Randolph Churchill se disculpó más tarde, durante muchos años el príncipe de Gales se negó a hablarle o verle.[37]

Alejandra (derecha) con su madre (centro) y su hija mayor, la princesa Luisa (izquierda) en 1893.

Alejandra pasó en Grecia la primavera de 1877, mientras se recuperaba de un período de mala salud y visitaba a su hermano el rey Jorge de Grecia.[41]

Alejandra asumió muchas responsabilidades en eventos públicos; en palabras de la reina Victoria, «me quitó la tensión y la fatiga de muchas funciones. Abre bazares, asiste a conciertos, visita hospitales en mi lugar... no solo nunca se queja, sino que se esfuerza por demostrar que ha disfrutado lo que para otro sería un deber agotador».[45] Como parte de la misma visita recibió un Doctorado en Música por el Trinity College de Dublín.

La muerte de su hijo mayor, el príncipe Alberto Víctor, duque de Clarence y Avondale, en 1892, fue un duro golpe para la bondadosa Alejandra. La habitación y las posesiones personales del príncipe se mantuvieron tal como los había dejado, al igual que se hizo con las pertenencias del príncipe Alberto después de su muerte en 1861.[49]

Reina consorte

Alejandra vestida para asistir a la coronación el 26 de junio de 1902. Publicado por el The Illustrated London News en el registro de la ceremonia de coronación del rey Eduardo VII y la reina Alejandra en 1902. Obra firmada por Samuel Begg.

Con la muerte de la reina Victoria en 1901, Alberto Eduardo se convirtió en rey con el nombre de Eduardo VII y Alejandra en la reina consorte. Dos meses después, su hijo Jorge y su nuera María partieron en una extensa gira por el imperio y dejaron a sus pequeños hijos al cuidado de Alejandra y Eduardo, que adoraban a sus nietos. Al regreso de la pareja, los preparativos estaban a punto y la coronación de Eduardo y Alejandra estaba cercana. Sin embargo, solo unos días antes de la fecha prevista en junio de 1902, Eduardo cayó gravemente enfermo de apendicitis. Alejandra lo sustituyó en un desfile militar y asistió a las carreras de la Royal Ascot, en un intento por evitar la alarma social.[51]

A pesar de haberse convertido en reina, las responsabilidades de Alejandra cambiaron muy poco y mantuvo a muchos de los servidores que tenía. La encargada de la alcoba de Alejandra, Charlotte Knollys, permaneció lealmente a su servicio durante muchos años. El 10 de diciembre de 1903, Charlotte, hija de Sir William Knollys, amaneció y halló su habitación repleta de humo. Despertó a Alejandra y la guio a un lugar seguro. En palabras de la gran duquesa Augusta de Mecklemburgo-Strelitz: «Debemos darle crédito a la vieja Charlotte por salvarle realmente la vida [a Alejandra]».[52]

La reina volvió a hacerse cargo de sus nietos cuando Jorge y María partieron en una segunda gira, esta vez a la India británica, durante el invierno de 1905-1906.[54]

Los biógrafos afirman que a Alejandra le fue negado el acceso a los documentos informativos del rey y se le excluyó de algunos de los viajes al extranjero para evitar su intromisión en asuntos diplomáticos.[59]

Alejandra en 1910.

En 1910, Alejandra se convirtió en la primera reina consorte en visitar la Cámara de los Comunes durante un debate. En una extraordinaria situación sin precedente, durante dos horas, se sentó en la Galería de las Damas con vistas a la cámara mientras que se debatía el proyecto de ley del Parlamento, que pretendía reformar el papel de la Cámara de los Lores.[65]

Reina madre

La reina Alejandra en 1923.

Alejandra no asistió a la coronación de su hijo en 1911, porque no era costumbre que una reina coronada asistiera a la coronación de otro rey o reina, pero por lo demás siguió el lado público de su vida, dedicando tiempo a sus causas benéficas. Una de las tantas causas era el llamado «Día de la rosa de Alejandra», en el cual mujeres voluntarias vendían rosas artificiales hechas por personas discapacitadas para apoyar a los hospitales.[69]

Alejandra conservó una apariencia juvenil hasta la vejez,[6]

Other Languages
беларуская: Аляксандра Дацкая
Bahasa Indonesia: Alexandra dari Denmark
lietuvių: Aleksandra Danė
Simple English: Alexandra of Denmark