Alejandra Fiódorovna Románova

Alix de Hesse-Darmstadt
Emperatriz consorte de Todas las Rusias
Alexandra Fjodorowna.jpg
La emperatriz Alejandra Fiódorovna, 1911.
Información personal
Nombre secularAlicia Victoria Elena Luisa Beatriz
TratamientoSu Majestad Imperial
Otros títulosPrincesa de Hesse y el Rin
Gran duquesa de Rusia
Gran duquesa de Finlandia
Reina consorte de Polonia
Coronación26 de mayo de 1896
Nacimiento6 de junio de 1872
Neues Palais de Darmstadt, Hesse, Imperio alemán
Fallecimiento17 de julio de 1918
(46 años)
Casa Ipátiev, Ekaterimburgo,
Perm, RSFS de Rusia
EntierroCatedral de San Pedro y San Pablo de San Petersburgo
ReligiónOrtodoxa rusa (Antes del matrimonio: Luterana)
Familia
Casa realHesse-Darmstadt
PadreLuis IV de Hesse-Darmstadt
MadreAlicia del Reino Unido
ConsorteNicolás II de Rusia (matr. 1894)
Descendencia

FirmaFirma de Alix de Hesse-Darmstadt
Lesser CoA of the empress Alexandra Feodorovna of Russia.svg
Escudo de Alix de Hesse-Darmstadt

Alejandra Fiódorovna Románova (en ruso: Императрица Алексáндра Фё́доровна, Imperatritsa Aleksándra Fiódorovna) (Darmstadt, 6 de junio de 1872 - Ekaterimburgo, 17 de julio de 1918) fue emperatriz consorte del último zar Nicolás II. Nacida como Alix de Hesse-Darmstadt, nieta de la reina Victoria del Reino Unido, se le dio el nombre de Alejandra Fiódorovna tras ser recibida en la Iglesia ortodoxa rusa.

Alejandra es recordada por ser la última zarina de Rusia, además de ser una de los portadores reales de hemofilia más famosos. También se le conoce por su apoyo al control autocrático sobre el país y su amistad con el místico ruso Grigori Rasputin, que tan importante era en su vida.

Fue asesinada junto a su esposo, hijos y varios miembros del servicio el 17 de julio de 1918 por los bolcheviques. En el 2000 la iglesia ortodoxa decidió canonizarla como Santa Alejandra Portadora de la Pasión, al igual que el resto de su familia.

Alejandra era tía abuela materna del príncipe Felipe, duque de Edimburgo, y prima hermana de Jorge V del Reino Unido, abuelo de la reina Isabel II del Reino Unido.

Infancia y juventud

La princesa Alix de Hesse en 1881.

Alejandra nació el 6 de junio de 1872 en el Neues Palais de Darmstadt como Su Alteza Gran Ducal la princesa Victoria Alicia Elena Luisa Beatriz de Hesse y del Rin,[2]​ un Gran Ducado que formaba parte del Imperio alemán. El Gran Ducado de Hesse era un territorio relativamente pequeño, con dificultades económicas permanentes y sin ninguna influencia política en el escenario europeo.

En un artículo publicado el 3 de julio 1862 en el Evening Star, con motivo del enlace entre el futuro gran duque Luis IV de Hesse-Darmstadt y la princesa Alicia del Reino Unido, segunda hija de la reina Victoria, se hizo referencia a que Hesse-Darmstadt era "un país sencillo de carácter agrícola y ganadero". Era un sitio hermoso, que había acogido algunas bodas reales importantes como el enlace entre el futuro zar Pablo I de Rusia con su primera esposa princesa Guillermina, hija del gran duque Luis IX, o Alejandro II de Rusia con la princesa María. Pero en lo general la corte de Hesse-Darmstadt no era ostentosa y el lugar tampoco tuvo ninguna relevancia histórica.

El matrimonio de Luis IV de Hesse-Darmstadt y Alicia del Reino Unido tuvo un total de siete hijos, siendo Alejandra el sexto descendiente y la cuarta hija.

Alix fue bautizada el 1 de julio 1872, fecha del 10º aniversario de bodas de sus padres, de acuerdo a los ritos de la Iglesia Luterana y le fue dado los nombres de su madre y de sus cuatro tías maternas, algunos de los cuales fueron transliterados al alemán. Sus padrinos fueron el príncipe y la princesa de Gales, el zarévich y la zarevna de Rusia, la princesa Beatriz del Reino Unido, la duquesa de Cambridge, y la landgravina de Hesse-Kassel.

Su madre le dio el apodo de Sunny, una práctica que más tarde adoptaría su marido. Mientras que sus parientes británicos la apodaron como Alicky para distinguirla de su tía la princesa de Gales, que era conocida dentro de la familia como Alix.[3]​ En mayo de 1873, cuando apenas tenía un año de edad, su hermano mayor, el príncipe Federico, quien tenía hemofilia, murió de un hemorragia cerebral como consecuencia de una caída.

Pero esa no sería la única desgracia a la que se enfrentaría la familia. En noviembre de 1878 hubo un brote de difteria que afectó a casi todos los miembros. La primera en sufrir las consecuencias fue la mayor de los hermanos de Alejandra, Victoria. Enseguida le siguieron el resto de los hermanos, así como el Gran Duque, padre de Alejandra.

Su hermana Isabel, la segunda de los hermanos, fue enviada a vivir con su abuela paterna fuera de palacio para librarla del contagio, mientras su madre, la princesa Alicia, se encargaba personalmente del cuidado de sus familiares infectados. Días después murió la menor de los hermanos, María. Cuando Alicia informó a Ernesto Luis de la muerte de su hermana le abrazó y besó con ánimo de consolarlo, lo que le costaría el contagio de la enfermedad. Cuando la situación parecía controlada, Alicia cayó enferma gravemente y finalmente murió un mes después, el 14 de diciembre, coincidiendo con el aniversario de la muerte de su padre.

Por entonces la pequeña Alix tenía solo seis años de edad, y la pérdida fue un shock terrible para ella, motivando un cambio irreversible de actitud para con los demás. La niña alegre y equilibrada que había sido se transformó en una joven triste, tímida, desconcertada y constantemente a la defensiva.

Alix y sus hermanos crecieron cerca de sus primos británicos e iban a pasar las vacaciones con la reina Victoria. Fue dama de honor en la boda de su madrina y tía materna la princesa Beatriz del Reino Unido junto con su hermana, la princesa Irene.[4]​ También estuvo presente en las celebraciones del Jubileo de Oro de su abuela en 1887.

Romance con Nicolás II de Rusia

Alix se casó relativamente tarde según el punto de vista en esa época, principalmente por negarse a casarse con su primo, el príncipe Alberto Víctor, duque de Clarence y Avondale, hijo mayor del príncipe de Gales, alrededor de 1890, a pesar de la fuerte presión familiar. Se dice que la reina Victoria habría querido que sus dos nietos se casaran; solo porque era muy proclive a Alix, permitió a su nieta tomar su propio camino. La reina incluso llegó a decir que estaba orgullosa de Alix por enfrentarse a ella, algo que muchas personas, incluyendo a su propio hijo, no se atrevían a hacer.[5]​ En ese momento Alix ya había conocido y se había enamorado del zarévich Nicolás Aleksándrovich de Rusia, cuya madre, la emperatriz María Fiódorovna, era una hermana de la entonces princesa de Gales, y cuyo tío el gran duque Sergio Aleksándrovich, estaba casado con su hermana Isabel.

El Zarévich Nicolás y la princesa Alix en 1894

Alix y Nicolás están emparentados entre sí a través de varias líneas diferentes de la realeza europea y nobleza: el más notable era su bisabuela compartida la princesa Guillermina de Baden, madre del abuelo paterno de Alix, el príncipe Carlos de Hesse y el Rin, y la abuela paterna de Nicolás, la emperatriz María Aleksándrovna, por lo que son primos segundos a través de esta línea; y el rey Federico Guillermo II de Prusia, que era el tatara-tatara-abuelo de Alix y el tatara-tatara-tatara-abuelo de Nicolás, por lo que en esta línea son primos terceros.

Nicolás y Alix se habían reunido por primera vez en 1884 en la boda del tío Sergio con la hermana de Alix, Isabel, conocida como "Ella", en San Petersburgo. Cuando Alix regresó a Rusia en 1889, se enamoraron. Nicolás escribió en su diario: "Es mi sueño algún día casarme con Alix H. Me gustaba desde hace mucho tiempo, pero más profundamente y con fuerza desde 1889 cuando ella pasó seis semanas en San Petersburgo. Durante mucho tiempo, he resistido. Mi sensación es que mi sueño más querido se hará realidad." Alix también sentía lo mismo por Nicky, como ella siempre le llamó.[6]

Alejandro III y su esposa María Fiódorovna, profundamente anti-alemanes, no tenían ninguna intención de permitir que el zarévich se saliera con la suya. Aunque la princesa Alix era su ahijada, se sabía que Alejandro III quería a alguien más importante como consorte de su hijo, alguien como la princesa Elena, hija del conde de París, pretendiente al trono de Francia.[7]​ Afortunadamente para Nicolás, Elena también resistió. Ella era católica y su padre se negó a permitir que ella se convirtiera en la ortodoxia rusa. Después de apelar al Papa, que se negó a considerar el matrimonio, el compromiso terminó. El zar, a pesar de sus sentimientos anti-alemanes, apeló entonces a Margarita de Prusia, hija de Federico III de Alemania, que era, como Alix, una nieta de la reina Victoria. Nicolás se negó rotundamente y dijo que se convertiría en monje antes que casarse con ella. Margarita afirmó en todo caso que ella tampoco estaba dispuesta a renunciar a su protestantismo para convertirse en ortodoxa rusa.

Mientras se encontró bien de salud, Alejandro III ignoró las demandas de su hijo. Solo cedió cuando su salud comenzó a fallar en 1894.[9]​ La oposición de la reina no se derivaba de sentimientos personales sobre el zarévich, quien personalmente le gusta, sino por sus dudas acerca de Rusia, incluyendo experiencias pasadas políticas, su aversión personal hacia el padre de Nicolás y los temores sobre la seguridad de su nieta que hacen que no quiera aceptar el enlace.

Compromiso

Retrato de Laurits Tuxen de la boda del zar Nicolás II y la princesa Alix de Hesse-Darmstadt que tuvo lugar en la capilla del Palacio de Invierno de San Petersburgo el 26 noviembre de 1894.

En abril de 1894, el hermano de Alix, Ernesto Luis, que había sucedido a su padre como Gran Duque de Hesse y el Rin en 1892, iba a casarse con su prima hermana, la princesa Victoria Melita de Sajonia-Coburgo-Gotha, hija del príncipe Alfredo, duque de Edimburgo, y su esposa, la gran duquesa María Aleksándrovna de Rusia. La boda atrajo un elevado número de familiares a Coburgo, Alemania, para las festividades, incluyendo la reina Victoria, que había organizado la boda, el príncipe de Gales y el káiser Guillermo II. Además de ser una nieta de la reina Victoria, Victoria Melita, como nieta del zar Alejandro II a través de su madre, era también una prima hermana del zarévich Nicolás, que encabezó la delegación rusa, que incluía a Sergio e Isabel, y la tía política de Nicolás, la gran duquesa María Pávlovna.[10]

El día después de su llegada a Coburgo, Nicolás propuso matrimonio a Alix pero ella lo rechazó, dada su negativa a convertirse a la ortodoxia. Sin embargo, tras la presión del káiser, quien le había dicho que era su deber casarse con Nicolás, y de su hermana Ella, que intentó señalarle las similitudes entre el luteranismo y la ortodoxia, aceptó la segunda propuesta de Nicolás.[11]

Tras el compromiso, Alix regresó a Inglaterra con su abuela. En junio, Nicolás viajó a Inglaterra a visitarla, trayendo con él al sacerdote personal de su padre: el padre Yányshev, que le iba a dar su instrucción religiosa. La visita a Alix a la reina coincidió con el nacimiento y bautizo del hijo mayor de príncipe Jorge, duque de York y su esposa, María de Teck, y los prometidos fueron nombrados padrinos del muchacho, que reinaría brevemente como Eduardo VIII en 1936.[12]

Más tarde, ese mismo otoño, como la salud del zar Alejandro comenzó a deteriorarse aún más, Nicolás obtuvo el permiso de su padre moribundo para convocar a Alix en el Palacio de Livadia. Escoltada por su hermana, la gran duquesa Isabel, de Varsovia a Crimea se vio obligada a viajar en tren ordinario de pasajeros.[14]

Alejandro III murió en la tarde del 1 de noviembre de 1894, a los 49 años, dejando al zarévich Nicolás como el nuevo zar de Rusia, que fue confirmado por la noche como el zar Nicolás II. Al día siguiente, Alix fue recibida en la ortodoxia rusa como "Su Alteza Imperial la gran duquesa Alejandra Fiódorovna de Rusia", sin embargo, ella no fue obligada a repudiar el luteranismo.[16]

Alejandra, junto con Nicolás y su tío, el príncipe y la princesa de Gales (hermana favorita de la madre de Nicolás), y algunos de los parientes de Grecia, acompañaron el ataúd de Alejandro III primero a Moscú, donde estuvo en el Kremlin, y luego a San Petersburgo. El funeral de Alejandro III se produjo el 19 de noviembre de 1894.

El matrimonio no se hizo esperar. Nicolás y Alejandra se casaron en la Gran Capilla del Palacio de Invierno de San Petersburgo el 26 de noviembre de 1894, el día del cumpleaños de la madre de Nicolás, la ahora emperatriz viuda cuando, según la tradición ortodoxa, el duelo podría ser un poco más relajado.[18]

Other Languages
azərbaycanca: Aleksandra Fyodorovna
Simple English: Alexandra Fyodorovna