Aldebarán de Tauro

Aldebarán
アルデバラン
(Arudebaran)
Sexo Masculino
Fecha de nacimiento 4 de mayo
Edad 20
Origen en Manga
Altura 2,10 m (6 ft 11 in)
Peso 130  kg (286  lb)
Ocupación Santo de Atenea
Procedencia Brasil
Lugar de entrenamiento Brasil
Seiyū Tesshō Genda
Doblador(es)
Habilidades especiales
Rango
Santo de oro
Constelación
Tauro
Técnicas
  • Great Horn
  • Iron Arm (Episodio G)
[ editar datos en Wikidata]

Aldebarán (アルデバラン Arudebaran ?) es un personaje del manga y anime Saint Seiya conocido en español como Los Caballleros del Zodíaco. Fue el Santo de oro de Tauro hasta su muerte a manos de Niobe de Deep, después fue revivido por Atena, así que murió con los caballeros dorados en el Muro de los Lamentos

Su nombre está inspirado en la estrella Aldebarán, también conocida como α Tauri por ser la primera estrella de la constelación de Tauro.

Biografía

En el Episode G

Aldebarán aparece junto con otros Santos de Oro en la reunión dorada, más tarde es quien acompaña a Aioria y Líthos en su viaje hasta Jamir. Luego cuidaría a después de que este tuviera su pelea con Jápeto de Dimensión. Es teletransportado a Grecia aun con las advertencias de Mū que no era del todo seguro hacer algo como eso. Y aparece para salvar a Shura y Aioria de las técnicas de Rea y Temis.[3]

En las 12 Casas

El Santo de Tauro pelea en contra de Seiya y en medio de la pelea lo reta a que le corte el cuerno de su casco, si logra hacerlo lo dejará pasar junto a sus amigos. Seiya despierta el Séptimo Sentido por un segundo y logra cortárselo, entonces el toro dorado muestra sabiduría y deja pasar a Seiya aconsejándole que de esta manera no pasaría a través de las doce casas y que tendría que desarrollar su séptimo sentido aún más para vencer o pelear al igual que los caballeros dorados.

Mientras que en el manga deja pasar a todos los santos de bronce, en el anime Shiryu, Hyoga y Shun pelearían ante Aldebarán ya que no los deja pasar a menos que le venzan. Así Shun lanza sus cadenas para rodear al toro dorado, pero éste se deshace de ellas fácilmente con solo abrir sus brazos, aunque esto era una distracción ya que Shiryu y Hyoga combinarían sus ataques del Dragón Naciente y el Polvo de Diamantes para atacar a Aldebarán, con lo que solo lograrían congelarle las manos. Aldebarán entonces se da cuenta de la valentía de los caballeros de bronce y que son confiables, así que los deja pasar, dándoles el mismo consejo que le dio a seiya.

Más tarde, Mu de Aries aparecería en el templo de Tauro a conversar con él y le dice que le podría reparar el cuerno perdido, pero Aldebarán se niega, ya que él prefería admitir la derrota, así se daría a conocer que Aldebarán podría haber tranquilamente matado a Seiya y los otros pero sintió el cosmos de Athena ayudándolos y decidió dejarlos pasar y derrotar al Patriarca. También, en ese momento, sienten como la amenaza se acercaba a la deshabitada casa de Géminis.

En Asgard y Poseidón

Al principio de la saga de Asgard, Syd de Mizar va al Santuario y ataca por sorpresa a Aldebarán. Aunque el Santo bloquea sus golpes, no puede en contra de un segundo ataque hecho a sus espaldas por Bud de Alcor y es noqueado. Un cobarde ataque a traición, ya que ninguno de los dos luchó cara a cara contra Aldebarán. Cabe detallar que el ataque realizado por Bud de Alcor fue más bien para proteger a su hermano, y no por ser su "sombra". El dios guerrero estaba consciente que Aldebarán lo hubiera eliminado, ya que sus niveles eran diferentes. Ese ataque que realizó fue compulsivo, debido que en el fondo de su corazón, quería a su hermano.

En el manga, Aldebarán es el único Santo Dorado que le pone un alto a Sorrento de Sirena cuando este quiere atacar a los hospitalizados Santos de Bronce. Aunque tenía el poder y fuerza disminuido debido al hechizo de su flauta, se mostró resistente y combativo ante el General Marino, esta batalla es interrumpida por Athena.

La batalla contra Sorrento nunca fue concluida, aunque Tauro estaba en desventaja contra el general marino, mostró ser un caballero muy poderoso, utilizando desde ilusiones hasta usar su cosmoenergìa reducida para proteger a los santos de bronce de la melodía mortal de Sorrento. Se revela que tras la melodía mortal, Tauro queda desposeído de su armadura mientras Athena convence al general marino de llevarla ante Poseidón. Más tarde reaparece en el santuario junto con sus compañeros caballeros dorados preocupado por cómo se desarrollan las cosas en el Santuario Submarino y la imposibilidad de ayudar a los Santos de Bronce. Se presume que en el hospital, Aldebarán hubiera matado a Sorrento con un último ataque, costándole la vida, debido a que se despide del santo de Pegaso, encomendando a Atena a su cuidado. Esto indica que el santo de Tauro mataría al caballero de Poseidón, dado que si no fuera así, ignorando que Atena se disponía a detener la pelea, Sorrento hubiera matado a los santos de bronce sin problema alguno. Este pequeño detalle, que fue omitido en largas ocasiones, demuestra que el Santo de Tauro era capaz de eliminar a cualquier oponente que se le cruzara, aún si su poder fuera disminuido al uno por ciento.

En Hades

En la saga de Hades Mu de Aries llega a la casa de Tauro tras los espectros y encuentra el cadáver de Aldebarán de pie en su interior descubriendo que el espectro Niobe lo emboscó y asesinó de un solo ataque, cosa que pretende hacer con Mu pero no lo logra; el caballero de Aries explica al espectro que en realidad la postura de Aldebarán y los vestigios de sus cosmos eran indicios para que los otros caballeros descubrieran como lo habían atacado y pudieran protegerse de sus ataques, cosa que él había aprovechado para protegerse de los ataques del espectro.

Junto con esto revela a Niobe que no es necesario pelear en su contra ya que ha podido detectar que mientras el espectro asesinaba a Tauro este, en una millonésima de segundo, lo atacó con un Great Horn. Mientras Mu abandona la casa el ataque de Aldebarán finalmente surte efecto y el espectro y su armadura se desintegran. Mientras abandona la segunda casa Mu recuerda a su camarada caído y visiblemente emocionado se despide elogiando su poder y amabilidad.

Más tarde, revive en el infierno con el poder de Atenea y junto con sus once compañeros da su vida para destruir el Muro de los Lamentos y dejar paso a los Santos de Bronce a los Campos Elíseos. En el anime luego de su sacrificio le da un último mensaje a Seiya mientras su espíritu se desvanece en la Armadura de Tauro mostrándose alegre y orgulloso.

Next Dimension

Aldebaran aparece como un espíritu en el manga Next Dimension, sequel oficial del clásico manga de Saint Seiya.[4]

Saint Seiya: Soul of Gold

Aldebarán de Tauro aparece inesperadamente en Asgard luego de haber muerto en el Inframundo. Posteriormente se reúne con Dohko de Libra sin saber exáctamente por qué se encuentran vivos, en posesión de sus armaduras doradas y en esa tierra extraña.

Debido a que Saint Seiya: Soul of Gold aún se encuentra en desarrollo, la historia se irá modificando paulatinamente.

En las películas

Aldebarán tiene una mínima participación en la cuarta película, donde es asesinado fácilmente por los Seima Tenshi junto a los demás dorados que seguían vivos.

En la quinta película aparece en una pequeña escena juntó a sus compañeros caballeros dorados, él es petrificado junto a estos por rebelarse en contra de los dioses.

Other Languages