Alcuino de York

Alcuino de York.

Alcwin o Alcuino de York (en latín conocido como Alcuinus Flaccus Albinus) fue un teólogo, religioso, filosofo, gramático, matemático, erudito y pedagogo anglosajón. Nació hacia el año 735, en la ciudad de York (Reino Unido) y falleció en el año 804 en la abadía de San Martín (Francia).

Biografía

Vivió en Inglaterra, que por entonces era el más importante foco cultural de Europa. Estudió en la escuela benedictina de York, y parece haber sido alumno de Egberto y Alberto, dos de los más importantes sacerdotes de la Inglaterra de su tiempo, que ocuparon la dignidad de Arzobispo de York.

Fue enviado a Roma por el Arzobispo, y coincidió con Carlomagno en la ciudad de Parma en el año 781. Poco después Carlomagno, acordándose de Alcuino, lo mandó llamar a su corte de Aquisgrán ( 782). Participó así, junto con lo más selecto de la intelectualidad de su tiempo, en la gran reforma educacional promovida por Carlomagno. Enseñó durante ocho años en la Escuela Palatina, donde se impartía el trivium y el quadrivium. Fue nombrado abad de Ferrières y luego de San Lope de Troyes, hasta que en el año 796 se retiró también con el cargo de abad al Monasterio de San Martín de Tours. En los restantes ocho años de su vida reformó la disciplina eclesiástica, organizó una escuela y fundó una biblioteca. Falleció en el año 804.

Destacó más como ideólogo práctico, como organizador y como pedagogo que como teólogo o filósofo. Tenía por meta convertir al Imperio carolingio en una nueva Atenas o una nueva Roma, aunque ahora irradiada por el espíritu cristiano. Sostiene que a las siete artes liberales, que son las siete columnas de la sabiduría humana, deben integrarse los siete dones del Espíritu Santo. Para ello enseñó profusamente el latín, dándole nuevo brillo a un idioma que por entonces se hallaba empobrecido por el uso meramente litúrgico que se le daba en el continente europeo. Convertido en una especie de ministro de educación por Carlomagno, se rodeó de un brillante equipo formado por Pablo el Diácono, Agobardo, Clemente de Irlanda, Teodulfo de Orleáns, Paulino de Aquilea, Dungal y Pedro de Pisa entre otros.

En materias teológicas era menos original. En general toma argumentos de Boecio, Casiodoro y San Agustín para sus obras. Su mayor contribución intelectual fue la polémica que sostuvo con Elipando de Toledo y Félix de Urgel, defensores ambos del adopcionismo, variante del cristianismo que había prendido fuertemente en España, como consecuencia de su pasado visigótico arriano. Sus principales ideas están condensadas en la carta De animae ratione.

Entre los discípulos que Alcuino de York tuvo en Tours se cuentan Fredegiso de Tours, Amalario de Metz, Hilduino de Saint-Denis y Rabano Mauro, este último destacado teólogo del siglo IX.

Other Languages
العربية: ألكوين
български: Алкуин
čeština: Alcuin
dansk: Alcuin
Deutsch: Alkuin
English: Alcuin
Esperanto: Alcuinus
فارسی: آلکوئین
suomi: Alkuin
français: Alcuin
עברית: אלקואין
hrvatski: Alkuin
magyar: Alcuin
Bahasa Indonesia: Alkuin
italiano: Alcuino di York
日本語: アルクィン
Basa Jawa: Alkuin
한국어: 알퀸
Ripoarisch: Alkuin
Latina: Alcuinus
Nederlands: Alcuinus
norsk bokmål: Alkuin av Tours
polski: Alkuin
Piemontèis: Alcuin ëd York
پنجابی: الکوین
português: Alcuíno de Iorque
română: Alcuin
русский: Алкуин
srpskohrvatski / српскохрватски: Alkuin
slovenčina: Alcuin
slovenščina: Alkuin
српски / srpski: Алкуин
svenska: Alcuin
Kiswahili: Alcuin Mtakatifu
українська: Алкуїн
中文: 阿尔琴