Alcalá de los Gazules

Alcalá de los Gazules
Municipio de España
Flag of Alcalá de los Gazules Spain.svg
Bandera
Escudo de Alcalá de los Gazules.svg

Alcalá de los Gazules.
Alcalá de los Gazules ubicada en España
Alcalá de los Gazules
Alcalá de los Gazules
Ubicación de Alcalá de los Gazules en España.
Alcalá de los Gazules ubicada en Provincia de Cádiz
Alcalá de los Gazules
Alcalá de los Gazules
Ubicación de Alcalá de los Gazules en la provincia de Cádiz.
País Flag of Spain.svg  España
•  Com. autónoma Flag of Andalucía.svg  Andalucía
•  Provincia Flag Cádiz Province.svg  Cádiz
•  Comarca La Janda
Ubicación 36°27′43″N 5°43′26″O / 36.4618805, 36°27′43″N 5°43′26″O / -5.7238891
•  Altitud 165 msnm
•  Distancia 79 km a Cádiz
Superficie 479,59 km²
Población 5326 hab. (2015)
•  Densidad 11,21 hab./km²
Gentilicio Alcalaíno, na
Código postal 11180
Alcalde Javier Pizarro Ruiz (PSOE)[1]
Sitio web www.alcaladelosgazules.es
Bien de interés cultural RI-53-0000328 como Conjunto Histórico Artístico desde el 5 de febrero de 1985[2]
[ editar datos en Wikidata]

Alcalá de los Gazules es una ciudad de la provincia de Cádiz, Andalucía, España.

Alcalá desde «El Mirador» de Benalup.

Se ubica en las estribaciones finales de la sierra de Cádiz, formando parte de lo que se denomina la Ruta del Toro. Los municipios más próximos son Jerez de la Frontera, Los Barrios, Jimena de la Frontera, Castellar de la Frontera, San José del Valle, Benalup-Casas Viejas, Medina-Sidonia, Paterna de Rivera y Cortes de la Frontera (este último ya en la provincia de Málaga). Es conjunto histórico-artístico desde el año 1984.

Se encuentra dentro del Parque Natural de Los Alcornocales (comprendiendo parte de la Sierra del Aljibe) y su historia se remonta a lo más antiguo. La primera población estable es del año 189 a. C. y su nombre lo obtuvo de la conquista musulmana, cuando la población pasó a llamarse Qalat at Yazula, o 'Castillo de los Gazules'.

Sus principales fuentes de ingresos son el turismo y la agricultura.

Historia

El término de Alcalá ha estado habitado desde la Prehistoria, tal como atestiguan útiles de piedra del periodo achelense, segundo periodo del Paleolítico inferior, aparecidos en la zona de las Correderas y las Porquerizas.

De época calcolítica (mediados del III Milenio a. c.-principios del II Milenio a. c.) es la necrópolis de Monte Abajo, descubierta en 2004 en la orilla del embalse del Barbate. Se trata de cuatro estructuras funerarias donde aparecieron restos de cerámica, hachas o cuentas de collar entre otros.

Otro yacimiento destacado es el conocido como “Laja de los Hierros”, también en la zona del Monte Abajo, datable en la Edad de Bronce. Se trata de una gran laja de piedra que sobresale en la ladera de un cerro donde se encuentran tallados multitud de grabados esquemáticos.

Son abundantes además en todo el término tumbas prehistóricas excavadas en la roca, como las del Cermeño o Mogea Escobar.

Posteriormente toda la zona sería colonizada por pueblos orientales, dando lugar a dos poblamientos en nuestro término. Por un lado Lascuta, población de origen libio-fenicio, a tenor de las monedas encontradas con inscripciones en ambos idiomas y que estaría ubicada en los alrededores de la Mesa del Esparragal, a unos 16 kms. de Alcalá en dirección a San José del Valle. Y por otro, el asentamiento de Turris Lascutana, mencionada en el Bronce de Lascuta, primera inscripción romana en España que se cuyo original se conserva en el Museo del Louvre de Paris y que fija su existencia ya en el año 189 a. C. Este último asentamiento habría que localizarlo en el actual núcleo urbano.

Son numerosos los vestigios que la cultura romana ha dejado en Alcalá, tales como los restos del puente romano en el río Barbate, los depósitos de la fuente de la Salada o el complejo hidráulico (castellum aquae) descubierto en c/ Alonso el Sabio, además de innumerables hallazgos dispersos en todo el término, como restos de calzadas, monedas o un sarcófago de plomo en el cortijo de Fraja.

Tras la caída del imperio romano, fueron los visigodos los que impusieron su cultura, notándose una clara zona de influencia en el triángulo entre Las Correderas, Paterna y San José del Valle, zona donde aún se conserva la torre de la Mesa del Esparragal, construida en época visigoda reutilizando material de época romana. A escasos 2 kms. de este lugar, en dirección al Puerto del Vizcaíno (hoy Puerto de la Pará) se descubrió en 1800 los restos de una ermita visigoda, consagrada en el año 662 por el Obispo asidonense Pimenio. Aparecieron además 19 tumbas y un pedestal romano con una inscripción que indicaba que allí se hallaban enterrados los restos de los Santos Mártires, San Servando, San Germán y restos de varios santos más. Tanto el pedestal como parte de los huesos y el ajuar descubiertos se conservan en la actualidad en el trascoro de la Parroquia de San Jorge. Muy cerca de esta ermita se descubrió otra en el Cortijo de la Higuera, también consagrada por el mismo Obispo en el 657.

En el año 711 se inicia la invasión de los musulmanes, quedando la zona tras la batalla del Guadalete bajo dominio bereber. Dependerá Alcalá de la Cora de Algeciras hasta la formación de los reinos de taifas a partir del 1002, quedando dentro del reino de Sevilla. Tras la invasión de Almohades y Almorávides, pasa a depender de reyezuelos de Jerez o Arcos.

A los árabes debemos el trazado urbano del casco antiguo, el castillo de Alcalá, de tipología almohade, aunque construido sobre cimentación romana y el nombre. En esta época el asentamiento sobre el cerro de la Coracha recibe el nombre de “Al Kalat”, el Castillo.

El 23 de octubre de 1264 Alcalá pasa definitivamente a manos cristianas, siendo denominada en tiempos de Alfonso X como “Alcalá Sidonia”. Será en las Crónicas de Sancho IV (escrita entre 1341 y 1350) cuando aparezca el toponímico “Gazules”. Existen varias teorías sobre el origen del mismo:

1.- Hace alusión a las tribus bereberes de los Gazies o Gazues, por lo que Alcalá de los Gazules significaría “Castillo de los aguerridos/de los victoriosos”

2.- Relacionado con el vocablo “Algazul”, planta que se utilizaba para obtener sosa con sus cenizas, Alcalá de los Gazules significaría “Castillo de los jaboneros”

3.- En el árabe andaluz, existe la palabra “kanda”, “ganda” que significa “pedregal”. Si gazul deriva de la misma raíz, Alcalá de los Gazules significaría “Castillo de los pedregales”. Precisamente pedregal es una de las traducciones de la palabra “Lascut” por lo que “Turris Lascutana” y Alcalá de los Gazules, pueden traducirse de la misma manera.

En octubre de 1339 tiene lugar una batalla en los campos de Pagana, entre las tropas de Abu Melik y tropas cristianas, siendo ésta el origen del culto cristiano en el humilladero donde acamparon estas últimas y donde posteriormente se construirá el Santuario de Nuestra Señora de los Santos.

El 22 de julio de 1384 Alfonso XI concede a Alcalá el título de “Muy Noble y Leal Villa”.

El 8 de enero de 1444 la villa de Alcalá pasa a formar parte de la Casa de los Ribera, Adelantados de la Frontera, luego Duques de Alcalá de los Gazules. Bajo la tutela del Ducado, Alcalá crece hasta alcanzar unos 6000 habitantes. El 26 de julio de 1498 se erige el Convento de Santo Domingo, lugar donde San Juan de Ribera aprende las primeras letras. Se funda el hospital de la Misericordia en 1514. Se crea la Parroquia de San Jorge el 2 de enero de 1524, al refundirse por Bula pontificia las collaciones de San Vicente, San Jorge y San Ildefonso. Se construyen las Casas del Cabildo en 1550. El 22 de marzo de 1586 se funda el Convento de la Consolación de los frailes mínimos de San Francisco de Paula. En la misma época se funda también el Convento de Santa Clara.

En 1639 Alcalá entra a formar parte del Ducado de Medinaceli.

Ya en 1788 el beneficiado Diego de Viera funda el Beaterio de Jesús, María y José, aún existente hoy día.

La época contemporánea se inicia en Alcalá con una terrible epidemia de fiebre amarilla en 1800 que provoca 800 fallecidos en tres meses.

Años más tarde, durante la invasión napoleónica, el 10 de febrero de 1810 las tropas del General Latour Mabourg entran en Alcalá, dejando una guarnición de 200 dragones. El 2 de marzo, unos 500 hombres venidos de la Sierra entran en el pueblo y asesinan a 20 soldados franceses. La represalia no se hace esperar, pues el día 5 el general galo al frente de 2200 franceses arrasan el pueblo, asesinando a 10 civiles. El resto del año Alcalá se verá invadido varias veces por tropas de ambos bandos en busca de víveres y dinero.

El año de 1811 empieza con más tranquilidad al asentarse en la población 1500 soldados españoles al mando de Begines de los Ríos. En verano de este año se producen el cenit de la Guerra de la Independencia en Alcalá. El 10 julio, 200 soldados consiguen defender el castillo de Alcalá del ataque de 2300 franceses, que se ven obligados a retirarse sin conseguir el asalto. Pasados dos meses, los franceses deciden recuperar el castillo, iniciándose las hostilidades el 18 de septiembre a las 8 de la mañana. Al día siguiente, las tropas españolas se rinden, siendo capturados 238 prisioneros. Dos compañías francesas ocupan el castillo y el resto se retira a orillas del rio Barbate. Pocas horas después llegan entre 7000 y 8000 soldados españoles para recuperar el castillo, obligando a las tropas francesas que estaban junto al rio a retirarse hacia Paterna. El día 21 las tropas de Combelle e Ismert avanzan desde Medina para socorrer a las dos compañías que quedaron en el castillo. Las tropas españolas, ante la llegada inminente de los franceses, se retiran hacia Jimena. El 22 de septiembre las tropas francesas proceden a la voladura de las murallas perimetrales del castillo para evitar que las tropas españolas vuelvan a guarnecerse en él.

El 14 agosto de 1812, las tropas de Villate abandonan Alcalá, quedando la zona libre definitivamente de los franceses.

Tras la vuelta al absolutismo con Fernando VII, en Alcalá se gestará el levantamiento que dará origen al Trienio liberal, pues aquí tienen lugar los preparativos, aprovechando que el general Quiroga estaba “preso” en el convento de Santo Domingo. Si Riego y Las Cabezas de San Juan se llevaron la fama fue porque Quiroga, a quien se había nombrado jefe del levantamiento, no pudo salir de Alcalá el 1 de enero de 1820 por culpa de las fuertes lluvias, que le impidieron cruzar a tiempo el río Barbate con las tropas.

La desamortización de 1836 supuso el cierre definitivo de los conventos de Santo Domingo y de la Victoria.

Durante el siglo XIX, Alcalá vive un importante progreso, tanto en población, llegando prácticamente a 1000 habitantes, como en infraestructuras, tales como el cementerio y el matadero municipal, la construcción de la Alameda, adoquinado de calles, la traída de agua potable desde los Regajales o el telégrafo. Todo ello es tenido en cuenta por Alfonso XII, quien el 24 de junio de 1876 le concede el título de ciudad.

A comienzos del siglo XX, la población sigue creciendo y llega la luz eléctrica en 1908.

Al estallar la guerra civil, Alcalá apenas ofrece resistencia a los sublevados, que asesinan al alcalde republicano y varios concejales, además de un número indeterminado de vecinos.

Pasada la posguerra, se superan los 11000 habitantes, cifra que empieza a decrecer rápidamente a partir de 1960 debido a la emigración.

En 1984 el casco antiguo es declaro Conjunto Histórico-Artístico.

Other Languages