Alberto Laiseca

Alberto Laiseca
Información personal
Nacimiento11 de febrero de 1941
Rosario, Santa Fe, Bandera de Argentina Argentina
Fallecimiento22 de diciembre de 2016
(75 años)
Buenos Aires, Bandera de Argentina Argentina
Nacionalidadargentino
Lengua maternaespañol
Familia
HijosJulieta Laiseca
Información profesional
OcupaciónEscritor
Años activo1976 - 2016
SeudónimoLai
Génerosnovela, cuento, poesía, ensayo
Obras notablesEl jardín de las máquinas parlantes (1993)
Los Sorias (1998)
DistincionesPremio Konex (2004)

Alberto Jesús Laiseca (Rosario, 11 de febrero de 1941 - Buenos Aires, 22 de diciembre de 2016)[1]​ fue un escritor argentino. Entre los más de diecinueve volúmenes que editó en los géneros de novela, cuento, poesía y ensayo se destaca la novela Los sorias.

Protagonizó el antológico programa de televisión Cuentos de terror en el canal de cable I.Sat y presentó películas en el ciclo Cine de terror del canal de cable Retro.

Biografía

Nació en Rosario el 11 de febrero de 1941, siendo hijo único de un médico y su esposa. A poco de su nacimiento, los padres se trasladaron a Camilo Aldao, localidad al sudeste de la provincia de Córdoba, donde transcurrió su infancia y adolescencia.[3]

Tras cursar los estudios secundarios en el pueblo vecino de Corral de Bustos, comenzó la carrera de Ingeniería química en la Universidad del Litoral, en la ciudad de Santa Fe, pero en 1964, con 23 años, dejó la carrera (contrariando los deseos de su padre) y se marchó a trabajar al campo. Trabajó como peón y cosechero en Mendoza, Córdoba y Santa Fe.[4]

En 1976 pudo publicar su primera novela, en la editorial Corregidor, por recomendación de Osvaldo Soriano.[5]

Tuvo que esperar a 1982 para volver a publicar: una editorial especializada en autores emergentes (ediciones de Belgrano) editó su primer libro de cuentos, Matando enanos a garrotazos, donde ya empieza a dar muestras de su estilo característico, como la aparición de personajes estrafalarios, escena de violencia, disertaciones entre linyeras, monstruos, y una importante presencia del humor. El mismo año, la editorial Sudamericana publicó Aventuras de un novelista atonal, una novela breve de inspiración autobiográfica, donde ficcionaliza su propia condición de escritor de una novela monumental, en la que trabajó durante diez años y que también terminó por entonces pero no vería la luz hasta dieciséis años después: Los sorias.

En 1985 comenzó a trabajar como corrector de galeras en el diario La Razón. En adelante, realizó también notas y comentarios bibliográficos para diarios y revistas.[6]

Dos años despues publicó Poemas chinos, su único libro de poesía. En sus dos novelas siguientes, La hija de Kheops (Emecé, 1989) y La mujer en la muralla (Tusquets, 1990), recrea el mundo y las culturas del Antiguo Egipto y la China imperial, narrando la construcción de los dos monumentos emblemáticos de estas civilizaciones, de las que Laiseca fue un gran estudioso y admirador: la Gran Pirámide de Guiza y la Gran Muralla China.[7]

En 1991 la editorial rosarina Beatriz Viterbo publicó el ensayo Por favor, ¡plágienme! y recibió la Beca Guggenheim, lo que le permitió terminar su segunda novela más extensa, El jardín de las máquinas parlantes, publicada por Planeta en 1993. En esta obra, Laiseca aborda otro de sus temas de interés: el mundo del esoterismo y la magia.[7]

Después de dieciseis años de intentos fallidos, incluyendo un contrato con una editorial española que se cayó porque la misma quebró,[9]

Con 1344 páginas, esta novela monumental (la más larga de la literatura argentina) narra un conflicto entre tres superpotencias: Soria, Unión Soviética y Tecnocracia, en una summa de todas las obsesiones recurrentes del autor: política, religión, guerra, historia, sexo, astrología, magia, ciencia y tecnología, etc. Elogiada por Aira, Piglia y Fogwill, se la considera la obra maestra de Laiseca.[10]

En 1999 apareció El gusano máximo de la vida misma, a cargo de Tusquets, novela que prosigue la exploración del «realismo delirante», concepto que Laiseca usaba para definir al conjunto de su obra.[7]​ y una segunda colección de cuentos, Gracias Chanchúbelo de nuevo a cargo de Simurg.

En 2002 publicó En sueños he llorado (Fundación Municipal de Cultura, Ayuntamiento de Cádiz, España), otro libro de cuentos. En octubre de ese año comenzó a realizar su ciclo Cuentos de terror, emitido por el canal I.Sat, en donde narraba cuentos de diversos autores en episodios de diez minutos.[12]

En 2004 publicó Las cuatro torres de Babel, a cargo de Simurg, basada en los nueve libros de la Historia de Heródoto[13]​, y recibió el Premio Konex otorgado por la Fundación Kónex, Diploma al Mérito, en el rubro Novela: quinquenio 1999-2003. Por entonces también participa en el documental Deliciosas perversiones polimorfas.

En 2006, la editorial Gárgola publicó su novela Sí, soy mala poeta, pero..., que según Laiseca, conforma un tríptico sobre su vida «underground» junto con El gusano máximo de la vida misma y Las aventuras del profesor Eusebio Filigranati.[14]

En 2009 participó como actor de la película El artista, dirigida por Mariano Cohn y Gastón Duprat, sobre cuyo argumento escribió una novela aparecida un año más tarde con el mismo título. En 2010, Laiseca volvió a Camilo Aldao para ser declarado Ciudadano Ilustre, visitó su escuela primaria y recibió un homenaje de alumnos y docentes, ante quienes narró algunos cuentos.[15]

En 2011, la editorial Simurg editó sus Cuentos completos, que reunen sus tres cuentarios publicados y una gran cantidad de cuentos inéditos.[17]

En 2014 publicó su última novela, La puerta del viento, un proyecto que Laiseca deseaba escribir desde hacía mucho, ambientada en la Guerra de Vietnam, en la que el escritor quiso combatir, llegando a escribirle una carta al presidente Lyndon Johnson.[19]

En junio de 2016 hizo su última aparición en público, presentando una adaptación del cuento Historia de una madre de Hans Christian Andersen, con el título La madre y la muerte e ilustraciones de Nicolás Arispe. Para entonces ya se lo vio visiblemente deteriorado, obligado a movilizarse en una silla de ruedas.[20]

Tras pasar su último año y medio en una residencia geriátrica, donde recibía a discípulos, amigos y lectores,[25]

Taller literario

Durante más de veinte años, Laiseca dictó un taller literario, primero en su domicilio y luego también en el Centro Cultural Ricardo Rojas. De estos talleres salieron varios de los más notables exponentes de la narrativa argentina actual, entre ellos, Selva Almada, Gabriela Cabezón Cámara, Alejandra Zina, Leo Oyola, Sebastián Pandolfelli y Juan Guinot, muchos de los cuales se hicieron también amigos del autor de Los Sorias.[27]

Other Languages
français: Alberto Laiseca
português: Alberto Laiseca