Alberca

Alberca de riego en Nieles ( La Alpujarra).
Alberca ornamental en el Palacio de Yusuf III ( Alhambra).
Alberca de El Partal.

Una alberca (del árabe hispánico albírka, y este del árabe clásico birkah)[1] es una construcción hidráulica, bien excavada en tierra, bien realizada con fábrica de ladrillo, tapial o mampostería, en forma de estanque, para almacenar agua.

Origen

El concepto de alberca, en cuanto que estanque artificial, es conocido en todas las civilizaciones, con usos similares a los descritos para aquellas. Es el uso intensivo de este tipo de recurso técnico para el regadío, como elemento de la red de acequias, lo que da relevancia al modelo de alberca andalusí.

Incluso el uso ornamental y de ocio se dio de forma clara en la arquitectura griega, persa, mesopotámica y, por supuesto, romana, en cuyas casas, el jardín era un entorno vital importante. Sin embargo, la civilización islámica refinó e intensificó todos estos conceptos.[2]

La aplicación de la denominación alberca a este tipo de construcciones, data del siglo XIII.[3] Dos siglos más tarde, se registran los primeros textos que extienden el concepto a cualquier edificación sin techumbre, aunque no se dedique a la recogida de agua, que es una segunda acepción recogida por la RAE.

Other Languages
English: Garden pond