Albacete Balompié

Albacete Balompié
Datos generales
Nombre completo Albacete Balompié, S. A. D.[1]
Apodo(s) Alba, El Queso Mecánico
Fundación 1 de agosto de 1940 (76 años)
Presidente Bandera de España José Miguel Garrido
Pdte. de honor Bandera de España Rafael Candel
Entrenador Bandera de España José Manuel Aira
Instalaciones
Estadio Carlos Belmonte
Ubicación Albacete, España
Capacidad 18.000 espectadores[2]
Inauguración 9 de septiembre de 1960 (56 años)[3]
Otro complejo Ciudad Deportiva Andrés Iniesta
Albacete, España
Uniforme
Kit left arm thinblackborder.png
Kit body terek11a.png
Kit right arm thinblackborder.png
Kit shorts.svg
Titular
Kit left arm thinwhiteborder.png
Kit body rmcf2002a.png
Kit right arm thinwhiteborder.png
Kit shorts.svg
Alternativo
Kit left arm thinwhiteborder.png
Kit body letonia1617h.png
Kit right arm thinwhiteborder.png
Kit shorts.svg
Tercero
Última temporada
Liga Flag of Spain.svg Segunda División de España
( 2015-16) 21.° Red Arrow Down.svg
Títulos Liga trophy (adjusted).png(por última vez en 1990/91)
Copa Flag of Spain.svg Copa del Rey
( 2015-16) Segunda ronda
Actualidad
Actualidad Soccerball current event.svg  Segunda División B de España 2016/17
Sitio web oficial
[ editar datos en Wikidata]

El Albacete Balompié es un club de fútbol español organizado como sociedad anónima deportiva de la ciudad española de Albacete, en la comunidad autónoma de Castilla-La Mancha, que actualmente juega en Segunda División B.[2] En 2015 el club cumplió 75 años.

El Albacete Balompié es un histórico del fútbol español.[10]

Historia

Equipos antecesores

En 1927 la Unión Deportiva Albacetense se traslada a un estadio situado en el Parque de los Mártires de Albacete, actual Parque de Abelardo Sánchez.

Se desconoce desde cuándo se practica el fútbol en la ciudad de Albacete, aunque sí que se tienen noticias de la fundación de dos clubs de forma contemporánea, "La Normal" y "La Liga", dos entidades que comienzan a fomentar la práctica de este deporte en la ciudad a principios del siglo XX. A lo largo de 1917, y gracias a Franklin Albricias Goetz, profesor y pastor de la iglesia evangélica en la capital manchega, ambos equipos se fusionan en el primer club de fútbol en la ciudad de Albacete, el "Club Deportivo Albacete",[12]

En el primer encuentro disputado, el "Club Deportivo Albacete" se enfrentó al equipo conquense de El Provencio en la Plaza de Toros de la ciudad, recién inaugurada, al no existir en Albacete ninguna instalación expresamente destinada a la práctica del fútbol. Esta carencia de instalaciones para el equipo se vería suplida con la ubicación de un recinto para su práctica situado en el Paseo de la Cuba. Ante el éxito de la iniciativa, comenzaron a surgir otras formaciones deportivas, entre las que figuraban el "Real Ritz", el "Hispania", el "Tauromaquia", el "Siberia", el "Chevalier", el "Red Star", el "Club Cinegético" o el "Athletic Manchego" (entre otros... ), que originaron una serie de competiciones futbolísticas en los diferentes barrios de la ciudad de Albacete.[4]

Balón de fútbol de 1924.

Posteriormente, en 1920 se crearía otro equipo en la ciudad, el "Club Deportivo Nacional" promovido por Antonio Tabernero y Rafael Cantos, 'Camoto', que se convertiría en el primer equipo albaceteño que lograba federarse. Cinco años más tarde, en 1925, Tadeo Sempere Matarredonda funda el "Albacete Foot-ball Club", que pese a tener una corta historia, en la temporada 1929/1930 logra disputar el Campeonato de Tercera División, y clasificarse para una fase eliminatoria para el ascenso a la Segunda División.

En 1927, y tras la fusión del "Club Cinegético" y del "Club Deportivo Albacete", surge la "Unión Deportiva Albacetense", equipo que vestirá íntegramente de negro con cuello y ribetes blancos (como la segunda equipación actual del Albacete Balompié), y que disputará sus encuentros en el Parque de los Mártires (actual Parque de Abelardo Sánchez). Este club pronto obtendrá el reconocimiento de los aficionados, y gracias a la diligencia de su directiva le será concedido el título de real, pasando a ser denominado como "Real Unión Deportiva de Albacete".

La fundación del club

Una vez finalizada la Guerra Civil, tres equipos intentan retomar su actividad deportiva en la ciudad manchega; el "Club Deportivo Nacional", el "Albacete Foot-ball Club" y el "Club Deportivo Albacete", aunque debido al crítico momento económico por el que pasaba el país en plena postguerra, éstos no lograron su supervivencia, desarrollándose un periodo de negociaciones que terminaron con la fusión de los dos últimos clubs en la "Sociedad Deportiva Albacete", que presidida por Antonio Lozano Matarredona, lograría el triunfo en el Campeonato de Segunda División Regional Murciana en la temporada 1939/ 40.

Aconsejados por las instituciones gubernamentales, y con los cambios que la Federación Española de Fútbol estaba concretando de cara a la modificación de las categorías, en 1940 se inician los contactos para la unión de los dos equipos de la ciudad de Albacete. Este hecho se materializó finalmente el 1 de agosto de 1940, con la creación de la "Sociedad Deportiva Albacete Foot-ball Association". El nuevo club se decantará por un uniforme totalmente blanco, que reduciría los gastos económicos de la equipación (entre otros aspectos), y fijará la sede social del mismo en el Café Colón de la capital manchega, situado en la calle Concepción, y eligiendo como primer presidente a Antonio Lozano (quien fuera presidente de la Sociedad Deportiva Albacete).[13]

El club debuta jugando en la Primera División Regional durante la temporada 1940/ 41, logrando alzarse con la segunda plaza de la categoría. Tras este hecho, y tras una serie de modificaciones legales, impulsadas por el general José Moscardó como Delegado Nacional de Deportes, tendentes a "españolizar" el nombre de los equipos de fútbol en España,[14] en 1941 el club pasa a denominarse Albacete Balompié, nombre con el que se conocerá al club hasta la actualidad.

El ascenso a la Tercera División se conseguirá en 1943, al ser invitado el equipo a participar en dicha categoría (recién creada), como representante de la provincia de Albacete.

De 1940 a 1960

Monolito situado en las inmediaciones del Estadio Carlos Belmonte de Albacete

Durante la temporada 1942- 43, se incrementa notablemente el número de aficionados, y el Albacete Balompié se convierte en el equipo más goleador de la Primera División Regional, motivos que impulsarán la creación, en 1942, del Trofeo Ciudad de Albacete, en cuya primera edición se enfrentarán el Albacete Balompié contra la Selección de Fútbol de Murcia, logrando el triunfo para el club albaceteño.

Ante la precaria situación económica, Antonio Lozano abandona la presidencia del club el 10 de julio de 1943, accediendo a la misma Luís Bufort Climent (que dimitiría un año más tarde), el cual crea la figura del socio protector como medio de fomento del equipo y mejora de tesorería de la entidad. Ese mismo año se lograría el fichaje de José Vilanova "el Xiquet", una de las máximas figuras del Valencia C.F. durante esta época.

Será en la temporada 1946/ 47, y tras una brillante clasificación con una media de cuatro tantos por encuentro, cuando ocurra uno de los hechos más turbios de la historia del equipo. En la fase de ascenso a la segunda división, y tras ir perdiendo por 3-1 frente a la Cultural Leonesa, el equipo vencerá por 3-5, ante acusaciones de amaño, situación que le impidió luchar por el ascenso y que motivó el cierre de comercios en la ciudad y la salida de cerca de 20.000 vecinos en manifestación contra el Comité de Competición.[15]

En la temporada 1948/ 49, se consigue el primer ascenso a la Segunda División, al conseguir el campeonato en la Tercera División, categoría que se mantendría en las siguientes edición. No obstante, la difícil situación económica por la que pasa el club pasará factura a la plantilla, que no reunirá la calidad necesaria para mantener la categoría, lo cual provocará el descenso nuevamente a la Tercera División. El episodio más dramático se vivirá en el verano de 1951 cuando debido a la mala situación financiera, el Albacete Balompié no puede disputar la temporada 1951/ 52, dejando a la ciudad de Albacete sin representante futbolístico en competición oficial.

Tras una serie de negociaciones intensas, la entidad deportiva manchega logra disputar la temporada 1952/ 53 en la Tercera División, eligiendo como presidente a Antonio Soler, aunque la plantilla se mantendrá en la mitad de la tabla hasta que en la Liga 1958/59, y tras la renovación de la misma, se logre el campeonato liguero, cuyo triunfo se vería empañado por los malos resultados cosechados en la fase de ascenso.[12]

De 1960 a 1980

1960 - 1970
José Antonio Camacho militó en las categorías inferiores del Albacete Balompié, y jugó con el primer equipo entre 1971 y 1973.

En 1959, y ante las precarias instalaciones con las que contaba el equipo, el alcalde de la ciudad de Albacete Carlos Belmonte (1917-1979), arquitecto de profesión, diseña de forma desinteresada un proyecto sobre la construcción de un estadio de fútbol en la capital, proyecto que salió adelante y que fue financiado mediante la emisión de mil abonos para diez temporadas al precio de 5.000 pesetas cada uno, lográndose vender cerca de 700, lo que supusieron el ingreso de 3.500.000 pesetas a los que hubo que añadir un crédito de 7.500.000 pesetas concedido por la Delegación Nacional de Deportes para poder sufragar dicha construcción. A dicho proyecto se le añadiría la construcción de pistas de atletismo entorno al campo de fútbol, completando unas instalaciones deportivas completas y funcionales para la práctica del deporte en la ciudad. El recinto deportivo fue ubicado en las afueras de la ciudad, y contaba con 9.230 localidades (4.230 con asiento y 5.000 de pie).[16]

El estadio (denominado Estadio Carlos Belmonte en honor a su precursor) se inauguró el 9 de septiembre de 1960, en plena Feria de Albacete, con un partido amistoso ante el Sevilla F.C., aunque la inauguración de las instalaciones va paralela al ascenso a Segunda División por parte del club, logro que se obtendría al proclamarse campeón de su grupo en Tercera División.

El desarrollo de la temporada 1961/62 es bastante irregular en Segunda División, al terminar decimotercero, y tras la disputa de las eliminatorias, el club desciende nuevamente a la Tercera División. El resto de la década será todo un calvario para el equipo que no logrará ascender de categoría, pese a disputar la fase de ascenso en la temporada 1963/64, en la de 1964/65, y en la de 1966/1967.[17]

Será en la temporada de 1969/70 cuando los malos resultados deportivos avoquen al equipo a la División Regional tras las modificaciones deportivas que establecería la RFEF.

1970 - 1980

La década de los setenta será nefasta para la entidad manchega, que militará en las categorías regionales en dos periodos de la década, aunque contará entre sus filas con grandes jugadores de la talla de José Antonio Camacho o Julián Rubio, que se formaron en el club.[18] En la campaña 1974/75 logrará proclamarse campeón de su grupo y ascender nuevamente a la Tercera división, categoría que perdería en la temporada 1975/76.

Tras fase regular en la que se cosecharon importantes victorias, en la temporada 1976/77, el Albacete Balompié lograría el ascenso a la Tercera División, categoría que mantendrá hasta la temporada 1981/82.

1980 - 1990

En la campaña 1980/ 81, el Albacete Balompié logra hacerse con la tercera plaza de su grupo al finalizar la fase regular, aunque en la promoción de ascenso no consigue hacerse con la victoria. Será en la temporada 1981/ 82 cuando se consiga el ansiado ascenso tras ser campeón de su grupo en Tercera División y ganar en los dos encuentros de la fase de ascenso a Segunda División B, categoría recién creada en esa temporada.

Tras cosechar unos excelentes resultados en las temporadas siguientes, será en la campaña 1984/ 85 cuando, de la mano de Julián Rubio, entrenador de la tierra, cuando se consiga el subcampeonato de la categoría y el triunfo como campeón en la Copa de la Liga de Segunda División B dentro del Grupo II (triunfo que también consiguió en la temporada anterior).

Tras estos importantes logros, en la temporada 1985/ 86 sólo se consigue el decimoséptimo puesto, lo cual implica un nuevo descenso a la Segunda División B, categoría que se mantendrá hasta que en la temporada 1989/ 90 se consiga el ascenso a la Segunda División de la mano de Benito Floro como entrenador.

El ascenso a Primera y la era del "queso mecánico" (1991-1996)

Once más repetido en la temporada 1991-1992 por el Albacete Balompié[19]
Victoria del Albacete Balompié en el trofeo de la ciudad en 1994.

Tras el éxito cosechado, el entrenador asturiano Benito Floro dirigirá una plantilla mítica en la historia del club, que de la mano del jugador albaceteño " Catali", Zalazar o Coco (entre otros) lograrán el ascenso a la Primera División en la temporada 1990/91, una categoría nunca alcanzada con anterioridad.

En la siguiente temporada, la Liga 1991/1992, la entidad se transforma en Sociedad Anónima Deportiva, en virtud de un Real Decreto aprobado por el Gobierno español, y se cosechara uno de los mejores resultados deportivos en la historia del club, al ser la revelación de la temporada y cosechar una excelente séptima posición, que le valdrá el apelativo del "Queso Mecánico". Varios jugadores como Zalazar o Delfí Geli serán reconocidos por los medios de comunicación con sendos premios al finalizar la temporada. Además, importantes jugadores como Ismael Urzaiz o Julio Soler militaron en el equipo durante la competición.

Será la siguiente temporada, la Liga 1992/93, cuando el Albacete Balompié entre en crisis y descienda hasta el decimoséptimo puesto de la clasificación, debiendo de defender su plaza en la Primera División frente al R.C.D. Mallorca, club al que vencerá por 1-3 en el encuentro de la ida, y 2-1 en el encuentro disputado en el Estadio Carlos Belmonte. En la Liga 1993/94 el Albacete logra conseguir la decimotercera plaza al cosechar 35 puntos, y mantenerse en la máxima categoría del fútbol español. Pero nuevamente en la siguiente temporada, la 1994/95, el equipo no logra pasar de la decimoséptima plaza de la Liga y debe disputar la promoción por la permanencia ante la U.D. Salamanca. En el partido de ida venció el Albacete Balompié, pero en la vuelta el club salmantino cosechó una victoria importante por 0-5. Es en esta temporada cuando el Albacete logra disputar las semifinales de la Copa del Rey contra el Valencia C.F. que se saldaron con la victoria del equipo levantino in extremis (1-1 y 2-1).[18]

Tras la mala clasificación, la derrota en la promoción por la permanencia y cuando el club se preparaba irremediablemente para el descenso, los impagos del Sevilla F.C. y del R.C. Celta de Vigo, hacen que tanto el Albacete Balompié como el Real Valladolid ocupen sus plazas respectivamente en la máxima categoría. Tras la polémica suscitada, la RFEF indultará a los clubes amonestados, lo que comportará la primera edición de la Liga con 22 equipos en la temporada 1995/96.[20] A pesar de ello, el Albacete Balompié no aprovecha la oportunidad y termina la temporada como vigésimo clasificado, disputando y perdiendo la promoción por la permanencia ante el C.F. Extremadura (1-0 en el partido de ida y 0-1 en el Carlos Belmonte).

En Segunda División (1996 - 2003)

Tras el descenso a Segunda División, en la temporada 1996/97 el equipo logra la cuarta plaza de la clasificación con 66 puntos y 19 encuentros ganados, la más alta de lo que resta de década de los noventa.

En la siguiente temporada, la 1997/98 se logrará la decimocuarta plaza, no consiguiendo remontar de posición en la temporada 1998/1999 al mantenerse en decimoquinto lugar. Sólo en la temporada 1999/2000 se mejorarán los resultados, al alzarse en este caso con la décima plaza de la clasificación en la Segunda División, aunque en una posición media dentro de la tabla.

Al iniciarse el nuevo siglo, el equipo cosechara un buen resultado, terminando quinto en la temporada 2000/01 y buena imagen de juego, aunque nuevamente en la temporada 2001/02 de la división de plata, la entidad manchega volverá a los puestos medios (décima posición).

Finalmente, y tras una temporada muy trabajada en la temporada 2002/03, el Albacete Balompié logra hacerse con la tercera plaza de la categoría (71 puntos conseguidos en 17 partidos ganados, 20 empates y sólo 5 derrotas) y consigue automáticamente el ascenso a la Primera División de la mano del técnico valenciano César Ferrando. Esta plantilla mítica en la historia del club estaba compuesta, entre otros, por jugadores como Jesús Perera (que ese año sería el máximo goleador de la categoría con 22 tantos),[21] Ludovic Delporte, Laurent Viaud, Basti o Carlos Roa en la portería.

Regreso a Primera (2003 - 2005)

El uruguayo Antonio Pacheco fue fundamental durante la última estancia del Albacete Balompié en Primera División.

En la temporada 2003/04 el Albacete Balompié milita nuevamente en la Liga de Primera División, contando como entrenador al técnico César Ferrando que había conseguido el ascenso.

El "Alba", tras un duro trabajo logra finalizar la competición decimocuarto con 47 puntos, manteniendo la categoría y logrando una media de 15.456 espectadores el Carlos Belmonte. Entre los jugadores de la plantilla que consiguen este puesto destacan, además de los que cosecharon el ascenso, el portero Manuel Almunia, el albaceteño Pablo Ibáñez, Carlos Aranda, Gustavo Siviero o Antonio Pacheco, una plantilla conformada por 29 jugadores de cuatro nacionalidades diferentes.

Será en la siguiente temporada, la 2004/05, cuando el equipo sólo consiga sumar 28 puntos del total, insuficientes para mantener la categoría, y que abocarán al club a regresar a la categoría de plata junto con el C.D. Numancia y el Levante U.D.. En esta temporada el equipo contaba con una plantilla formada por jugadores destacados: Santi Denia, Valbuena, Paco Peña, Mark González o Jaime Sánchez Fernández.

2005 - 2014

Andrés Iniesta, canterano del Albacete Balompié, y jugador del F.C. Barcelona, ayudó económicamente al club en los momentos más delicados entre 2011 y 2013.

Segunda División (2005-2010)

En la campaña 2005/06, ya en la Segunda División, el Albacete Balompié termina en la decimotercera plaza con 54 puntos, alejado de los puestos de cabeza de la clasificación. Será en la siguiente temporada, la 2006/07, cuando el club logre la sexta plaza, con 60 puntos, aunque sería insuficiente para luchar por los puestos de ascenso.

Desde entonces, la plantilla no logra remontar al equipo, y cosechará una media de 50 puntos en las siguientes tres temporadas que le mantendrán en la categoría de plaza, pero sin grandes altibajos clasificatorios. Así pues, en la temporada 2007/08 volverá a situarse en mitad de la tabla, decimosegundo con 52 puntos, un punto más de los que cosecharía en la campaña 2008/09, en la que terminaría decimoquinto.

En la temporada 2009/10 el equipo logra la permanencia en el último encuentro, aunque su jugador Christian Stuani lograra el segundo puesto en la clasificación de goleadores con 22 tantos, los tres cambios en el banquillo local marcarán la temporada y la crisis deportiva (fueron entrenadores del Albacete Balompié: José Murcia, Julián Rubio y David Vidal).

Será en la siguiente campaña, la 2010/11 cuando los malos resultados (sólo se consiguieron 32 puntos) lleven al club al descenso y por tanto a la Segunda División "B", en la que nuevamente serán tres los entrenadores a lo largo de la competición ( Antonio Calderón, David Vidal y Mario Simón[23] que despertaron el interés de otros clubes.

Segunda División "B" 2011/2012 - 2013/2014

Tras el descenso de categoría, el Albacete Balompié se encuadrará en el Grupo I durante la temporada 2011/12, en la que logrará el cuarto puesto, disputando la promoción de ascenso a Segunda División, aunque tras solventar la primera fase, caerá en los penaltis ante el Cádiz C.F.. En diciembre de 2011 Andrés Iniesta, jugador del Fútbol Club Barcelona, que militó en las categorías inferiores del Albacete Balompié, se convirtió en el máximo accionista del club tras adquirir 7.000 acciones, operación valorada en 420.000 euros.[25] En la Copa del Rey de dicha temporada dio una de las grandes sorpresas, llegando a los octavos de final tras eliminar al Atlético de Madrid, después de vencer 2-1 en casa y dar la campanada ganando 0-1 en el Vicente Calderón. Posteriormente caería eliminado en Cuartos de final contra el Athletic de Bilbao.

El 2 de julio de 2012 el, hasta entonces, Presidente Rafael Candel Jiménez dimite de su cargo por problemas de salud graves siendo su sucesor el que había sido hasta entonces Vicepresidente de la entidad, Aurelio Milla Monteagudo.

En la campaña 2012/13, el club será encuadrado en el Grupo IV, y logrará la tercera plaza del grupo, lo cual le permitirá acceder a la promoción a Segunda División. En esta ocasión, en la promoción de ascenso a Segunda División, el Albacete no logrará pasar de la primera fase, al ser eliminado por el Real Oviedo por la diferencia de goles. Nuevamente en junio de 2013 Andrés Iniesta evita el descenso de categoría del club al adelantar los 240.000 euros que el club adeudaba a los jugadores.[27]

En julio de 2013 Agustín Lázaro dimitía de forma irrevocable como presidente de la entidad manchega junto al vicepresidente y a uno de los consejeros, dejando al equipo en manos del director general, Matías Martínez, hasta la celebración de la junta de accionistas que se celebraría en septiembre.[28]

Será en esa asamblea de accionistas cuando salga elegido con el 86% de los votos, Joaquín Echevarría, aunque finalmente no asumiría el cargo, dejando al Consejo de Administración la decisión de convocar una Junta Extraordinaria de Accionistas para el mes siguiente. Durante este periodo, asumiría el cargo de presidente Vicente Ferrer de la Rosa, quien ha estado al servicio del club más de 37 años.[29]

Será en octubre de 2013 cuando tras la celebración de la junta extraordinaria de accionistas, José Miguel Garrido Cristo sea elegido como presidente de la entidad blanca,[31] manteniéndose en la actualidad en el cargo.

En la temporada 2013/14, el equipo se encontraba encuadrado en el Grupo IV, junto a otros equipos de Castilla-La Mancha como el Club Deportivo Guadalajara, o el albaceteño La Roda C.F.. Tras cosechar 82 puntos e igualar el récord de la categoría,[32] el Albacete Balompié de Luis César Sampedro se convirtió en campeón de dicho grupo, tres por encima de su inmediato rival La Hoya de Lorca, uno de los equipos revelación de la categoría.

Finalmente y tras el sorteo entre los campeones de grupo para celebrar los pay-off por el ascenso a Segunda División, el club castellano-manchego fue emparejado con el equipo vasco del Sestao River. En una eliminatoria a doble partido, el "Alba" logró un importante 3 a 3 en casa del Sestao en un partido complicado y difícil, y en la vuelta y con un Estadio Carlos Belmonte lleno se consiguió un empate a dos (tras ir perdiendo el Albacete 0-2) que permitió al Albacete Balompié el ascenso de categoría.[33]

El día 26 de mayo cerca de cuarenta mil aficionados se concentraron en torno al centro de la ciudad para festejar el ascenso de categoría junto a los jugadores.[34]

El último encuentro de la temporada fue el que disputó el Albacete Balompié contra el Racing de Santander en la eliminatoria por el campeonato de Segunda División "B", tras haber superado las eliminatorias de los cuatro campeones de grupo de la categoría. Después de haber cosechado un empate en el partido de ida, y de ir perdiendo de dos tantos, el club castellano-manchego se coronó como campeón de la categoría en un partido tosco y bronco que finalizó con un 3-2.[35]

Vuelta a la Segunda División

El Albacete Balompié compite en la temporada 2014/2015 en la Segunda División del fútbol español con el objetivo de mantener la categoría. La complicada situación económica de la entidad lastra la planificación deportiva razón por la cual se apuesta por mantener a los jugadores clave del ascenso y por completar la plantilla con jugadores prometedores que proceden de categorías inferiores. Tras un inicio titubeante se revelan graves deficiencias en la planificación: el equipo está descompensado, la defensa es débil y la combinación de errores defensivos e inexperiencia de la plantilla sume al equipo en una grave crisis de resultados. Así las cosas el Albacete recibe la apertura del mercado de invierno hundido en la clasificación y como firme candidato al descenso, sin embargo la secretaría técnica rectifica los errores del verano y centra sus esfuerzos en reforzar la zaga. Con el entrenador confirmado en su puesto pese a los malos resultados y nuevos fichajes, el equipo remonta el vuelo y realiza una excelente segunda vuelta, se abandonan los puestos de descenso y el equipo se asienta en la zona media baja de la tabla, abriendo una tranquilizadora brecha de puntos respecto a los últimos clasificados que permite lograr el objetivo de la permanencia con solvencia a tres jornadas vista de la conclusión del campeonato. Las últimas semanas de la competición resultan un mero trámite, sin posibilidad de mayores logros tras cumplir el objetivo marcado y el Albacete finaliza en 14ª posición.

El equipo arrancó la competición de Copa en la segunda ronda, eliminando al Zaragoza en el Carlos Belmonte (1-0) en eliminatoria disputada a partido único; por el mismo procedimiento y en el mismo escenario el Albacete se impuso al Recreativo de Huelva (2-1) en la tercera ronda. En dieciseisavos de final el doble empate ante el Levante (1-1 y 0-0) clasificó a los valencianos por el mayor valor de los goles anotados en campo ajeno.

A pesar de la buena evolución deportiva del equipo a lo largo de la temporada, la situación económica de la SAD es crítica y su supervivencia pende de un hilo. El fracaso de las negociaciones con Hacienda para el pago de la deuda que el Albacete arrastra desde hace años pone a la SAD, embargada, al límite de sus posibilidades y en febrero de 2015 el Consejo de Administración solicita voluntariamente la liquidación de la sociedad. Se explica entonces que la falta de acuerdo con la AEAT obliga legalmente a declarar la liquidación pero medios de comunicación y entidades del entorno de la SAD aseguran que el Albacete tiene ingresos en perspectiva que garantizan su viabilidad; algún accionista particular y la recién constituida asociación "Salvar al Alba" se personan en el proceso judicial. El proceso de liquidación cesa por auto judicial en mayo de 2015 cuando el Consejo de Administración presenta recurso contra su propia solicitud de liquidación y comunica al juzgado la obtención de recursos económicos adicionales para salvar la situación.

En la temporada 2015/2016 tras una penosa temporada, el equipo desciende de nuevo a segunda división B.

Other Languages