Aladdín

Aladdin (Aladdín o Aladino en español) es una película infantil de animación de Walt Disney, estrenada el 25 de noviembre de 1992. La historia se basa en el popular cuento ambientado en Arabia, Aladino y la lámpara maravillosa, incluido en la recopilación Las mil y una noches, aunque también incorpora elementos y personajes de la película The Thief of Bagdad, de 1940.[2] La película tuvo una serie de televisión, y dos secuelas.[ cita requerida]

Fue dirigida y producida por los estadounidenses John Musker y Ron Clements y escrita por ellos mismos junto a los guionistas Ted Elliot y Terry Rossio. Las partituras musicales fueron escritas por el compositor Alan Menken, ganador de varios Premios Óscar a la mejor banda sonora y a la mejor canción, mientras que de las letras se ocuparon Howard Ashman y Tim Rice. Es el trigésimo primer largometraje animado de la compañía Disney y el sexto cuento clásico que ha adaptado.[3]

La trama narra la historia de Aladdín, un joven pobre que, junto con su mono Abú, se dedica a robar y engañar a la gente de la ciudad de Agrabah para poder sobrevivir y conseguir algo de comida. Su suerte cambiará al conseguir una vieja lámpara de las profundidades de la Cueva de las Maravillas. En esta lámpara reside un genio que le concederá tres deseos, entre ellos el de convertirse en príncipe para que Jasmine, hija del Sultán y de la que se ha enamorado, se case con él.

En 2016 se confirmó la adaptación de una película con actores reales respetando la esencia y música de la original, Guy Ritchie esta en pláticas para dirigir el proyecto[4] .

Argumento

La historia da inicio cuando en una noche oscura y sombría un oscuro hombre, el visir y brujo llamado Jafar, está a la espera de Gazim, un ladrón de poca monta que le trae la mitad de un escarabajo de oro. Jafar, que tenía la otra mitad, las une y el escarabajo cobra vida y los guía hasta la Cueva de las Maravillas. Allí la cabeza de un dios tigre proclama que solo el Diamante en bruto, una persona con corazón puro, puede entrar a la cueva. Pero Jafar ordena entrar a Gazim, pidiéndole una lámpara mágica que está en el interior a cambio de un enorme tesoro. El dios tigre devora al ladrón.

Aladdin es un joven pobre que, junto con su inseparable mono Abú, se dedica a robar en los mercadillos de la ciudad de Agrabah para poder sobrevivir y con la ilusión de ser alguien importante algún día. Un día, Aladdin roba una hogaza de pan rancio y casi rodeado por varios guardias de la ciudad logra evadirse; en el último momento decide dar el pan a dos niños hambrientos. Por su parte, la princesa Jasmín, a punto de cumplir 15 años, debe casarse con un príncipe antes de su próximo cumpleaños. Jasmín logra humillar a un ególatra príncipe Ahmed, con quien Aladdin ya había tenido un altercado a las afueras del palacio. Jasmín, hastiada, decide huir del palacio. Por su parte Jafar, en su laboratorio secreto en el palacio, logra descubrir que el diamante en bruto que busca es Aladdin y ordena a los guardias apresarlo pronto.

Jasmín inocentemente visita el mercado de Agrabah, donde accidentalmente roba una manzana para alimentar a un niño hambriento. El mercader, furioso, decide cortarle la mano en castigo, pero es salvada por Aladdin, quien cae enamorado de ella desde el primer momento que la ve. Aladdin la lleva a su humilde hogar y ella le confiesa las presiones que vive en el palacio y con su padre, sin decirle que es la princesa. Son interrumpidos por Razú, líder de los guardias, quien, acompañado de varios de éstos, apresa a Aladdín. Jasmín se revela como princesa, pidiendo liberar a Aladdin, pero los guardias se niegan, argumentando seguir órdenes de Jafar, quien posteriormente le dice a Jazmín que ha condenado a muerte a Aladdin. El joven se encuentra apresado en el calabozo, ayudado por Abú, que había evitado ser capturado. Jafar, disfrazado de un anciano prisionero, engaña a Aladdin y le pide que le consiga una lámpara mágica que está en las profundidades de la cueva de las maravillas, a cambio de todas las riquezas que se pueda imaginar. Aladdin acepta para poder conquistar a Jasmín y los tres escapan por una salida secreta del calabozo. Tras atravesar parte del desierto, Aladdin logra entrar en la cueva con Abú. Llegan primero a una sala llena tesoros y conocen a una juguetona y traviesa alfombra mágica que los lleva hasta una enorme caverna donde la lámpara se encuentra en una colina de rocas. Aladdin logra hacerse con la lámpara, pero Abú, que hace caso omiso de la orden de no tocar nada, decide hurtar un enorme rubí que ve en las manos de una estatua de un mono. Aunque logran devolverlo, la cueva comienza a derrumbarse. Aladdin y Abu logran huir montados en la alfombra, pero Jafar toma la lámpara e intenta matar a Aladdin. Abú muerde a Jafar y éste, para su posterior frustración, busca entre sus ropas la lámpara, pero ésta ya no estaba. Ahora encerrados en la cueva Aladdín acabará por convertirse en el dueño de dicha lámpara gracias a Abú y de lo que surge de ella en cuanto se frota: el Genio que concede tres deseos, con las excepciones que no puede desear matar a nadie, no hacer que otra persona se enamore de otra ni resucitar muertos. El Genio hace una demostración de su inmenso poder además de explicarle las excepciones y astutamente Aladdin hace que el Genio los saque de la cueva sin gastar su primer deseo y llegan a un pequeño oasis en el desierto y Aladdin promete al Genio liberarlo con su tercer deseo ya que el Genio desea ser libre y dejar su habitual labor de servidumbre, Aladdin decide usar su deseo para a convertirse en un príncipe con el objetivo de conseguir el amor de la princesa y cumplir el sueño de casarse con ella y a Abú en un elefante.

El sultán por su parte regaña a Jafar por haber presuntamente ejecutar a Aladdin pero Jafar entra en cólera ya que su deseo era convertirse en su sultán con ayuda de la lámpara mágica y ve en peligro su cargo de visir ya que si Jasmín conseguía esposo ella lo relevaría de su cargo, pero Iago su loro le convence de casarse con la princesa ya que eso lo convertiría en sultán y además le aconseja matar al Sultán y a la princesa cuando consiga su objetivo, pero cuando Jafar se lo comunica al Sultán éste duda ya que la ley dicta que solo el príncipe podría desposar a la princesa y Jafar lo hipnotiza con su bastón de serpiente para convencerle pero el hechizo de rompe cuando Aladdin convertido en príncipe haciéndose llamar Ali Ababua entra con Abú y el Genio haciendo un enorme desfile en la calles de Agrabah y se presenta respetuosamente ante el Sultán ante la desconfianza de Jafar aun decidido a ser sultán pero Jazmín al creer que Aladdin no era más que otro príncipe egoísta lo rechaza, pero esa misma noche vanamente el Genio le pide a Aladdin decirle la verdad a Jazmín pero Aladdin al llegar a su balcón la convence además de que Jazmín en parte logra reconocerlo, los dos viajan en la alfombra mágica pasando por varios lugares del mundo hasta llegar a un tejado chino donde Jazmín logra reconocerlo definitivamente pero Aladdin argumenta ser príncipe disfrazado de ladrón y al volver al balcón ambos comparten un beso estando ya enamorados, no obstante, Jafar con los guardias secuestran a Aladdin y lo arrojan a un río encadenado para ahogarlo pero Aladdin con sus fuerzas pide al Genio salvarlo y posteriormente vuelve al palacio viendo que Jafar aun hipnotizaba al Sultán pidiéndole a Jazmín casarse con aquél pero Aladdin destruye el bastón revelándole al Sultán las acciones de Jafar y el Sultán ordena su arresto pero Jafar logra escapar junto con Iago riéndose maniacamente descubriendo que el príncipe es en verdad Aladdin junto con la lámpara y le ordena al loro robar la lámpara.

Aladdin obtiene la aceptación del Sultán al ver el amor entre él y Jazmín y advirtiéndole que en el futuro seria su sucesor como Sultán, algo que llena de confusión a Aladdin viendo que su alter ego era quien sería el Sultán y no el mismo Aladdin temiendo que Jazmín se enterara que no era en verdad un príncipe, el Genio le pide una vez más que le diga la verdad y le cumpla su promesa de liberarlo pero tanto el Genio como Aladdin terminan peleando. Iago engaña a Aladdin fingiendo su voz como la de Jasmín y con ello logra robar la lámpara y dársela a Jafar quien inmediatamente desea ser sultán en el mismo momento en que el verdadero anunciaba el compromiso de Jazmín y Aladdin quien ya se había decidido a decirle la verdad, el Genio además arranca el palacio de sus cimientos poniéndolo en una colina y tanto el Sultán y Jazmín se niegan a reverenciar a Jafar convertido el sultán pero Jafar inmediatamente desea ser el más poderoso brujo de la tierra y rápidamente revela a Aladdin con sus harapos y Abú como mono y los encierra en una torre enviándolos a los confines de la tierra pero una vez ahí Aladdin arrepentido de sus errores y acompañado de la alfombra logra escapar con Abú evitando ser además aplastados por la misma torre.

Al llegar al palacio observan que Jafar ha esclavizado al Sultán como un bufón y a Jazmín como su sirvienta quien se niega a las insinuaciones del villano. Aladdin logra llegar planeando robar la lámpara y pedir el tercer deseo de liberar al Genio y Jasmín al percatarse de la presencia de Aladdin trata de seducir a Jafar mientras que Abú trata de evitar que Iago lo delate, Aladdin intenta robar la lámpara pero es rápidamente descubierto tras a Aladdin reflejado en una tiara que Jafar le había dado a Jasmín. Aladdin le dice a Jazmín que coga la lampara, Jazmín logra cogerla pero de poco sirve, Jafar le lanza hechizos; encierra a Jazmín en un enorme reloj de arena, convierte a Abú en un mono de juguete y destruye la alfombra voladora, Aladdin rodeado de espadas toma una y le desafía a pelear de verdad y Jafar se convierte en una cobra gigante logrando aventajar a Aladdin pero éste advierte que el Genio es un más poderoso por lo que Jafar desea finalmente ser un genio poderoso, Jafar se muestra contento con sus poderes pero sin saber que tendría que ser un genio como cualquier otro; con grilletes de oro en sus muñecas y encerrado en una lámpara negra junto con Iago y rápidamente las obras de Jafar son inmediatamente desechas y el Genio arroja la lámpara con Jafar e Iago en su interior a las lejanías del desierto.

Finalmente Aladdin pretende liberar al Genio debiendo cumplir su promesa de liberar al Genio pero éste con humildad le permite concederle el ser príncipe para estar con Jasmín convenciéndole que no encontrará mujer igual pero Aladdin libera aun así al Genio con su tercer deseo y se despide de Jazmín ya que la ley les impedía estar juntos pero el Sultán al estar orgulloso del carácter y personalidad noble de Aladdin decide modificar la ley pretendiendo que la princesa se casase con quien era digno de ella siendo o no príncipe, el Genio deseando tomar vacaciones se despide de todos y Aladdin y Jazmín se comprometen.

Diferencias con el cuento de Las mil y una noches

El filme posee varias diferencias respecto al cuento original de Las mil y una noches. Una de las más notables es que en la historia se desarrolla en China, mientras que en la versión de Disney en Arabia Saudita, la madre de Aladdín fue suprimida de la película. Cassim era el hermano de Alí Babá una historia muy diferente; mientras que en la versión de Disney Cassim es el padre de Aladdín y no se le vería hasta la tercera parte. Jafar era un brujo africano que se hizo pasar por un tío falso de Aladdin para llegar a él. En la obra cuando Jafar roba la lámpara mágica, Aladdín usa el poder de otro genio de un anillo. Mientras que en la versión de Disney, el otro genio es remplazado por la alfombra voladora. En el libro el verdadero nombre de la Princesa Jasmín es la Princesa Badr al-Budur.

Other Languages
български: Аладин (филм, 1992)
bosanski: Aladin (1992)
català: Aladdin
čeština: Aladin (film)
eesti: Aladdin
Gaelg: Aladdin
hrvatski: Aladin
Bahasa Indonesia: Aladdin (film 1992)
italiano: Aladdin
Bahasa Melayu: Aladdin (filem 1992)
Nederlands: Aladdin (film)
norsk bokmål: Aladdin (film)
português: Aladdin
sicilianu: Aladdin
srpskohrvatski / српскохрватски: Aladdin (Disneyjev film, 1992)
Simple English: Aladdin (1992 movie)
српски / srpski: Аладин (филм из 1992)
粵語: 阿拉丁