Agustí Centelles

Agustí Centelles Ossó
Información personal
Nacimiento 22 de mayo de 1909
Valencia Bandera de España  España
Fallecimiento 1 de diciembre de 1985 (76 años)
Barcelona Bandera de España
Residencia Barcelona
Nacionalidad Española Ver y modificar los datos en Wikidata
Familia
Pareja Eugènia Martí
Hijos Sergi y Octavi
Información profesional
Área Fotoperiodismo
Años activo 1934-1939
Obras notables Guardias de asalto tras una barricada de caballos (Barcelona, 19 de julio de 1936)
Distinciones Premio Nacional de Fotografía ( 1984)
[ editar datos en Wikidata]

Agustí Centelles Ossó ( Valencia, 22 de mayo de 1909[3]

Es considerado uno de los pioneros del fotoperiodismo moderno en Europa. Algunas de sus fotografías están entre las más representativas y famosas de la Guerra Civil, tanto de la retaguardia en Barcelona, los bombardeos de Lérida, el frente de Aragón o la estancia a los campos de concentración de exiliados españoles en el sureste de Francia. Ha sido frecuentemente comparado con Robert Capa.[7]

Biografía

Infancia y años de aprendizaje

Agustí Centelles Ossó nació en mayo de 1909 en el barrio de El Grao de Valencia. Su padre, herrero y electricista, era de Liria ( Valencia) y su madre de Morera ( Tarragona). Agustí quedó huérfano de madre y con apenas un año marchó con su padre a Barcelona, donde este se casó por segunda vez. De niño, Agustí fue muy poco a la escuela y con muchas interrupciones debido a su precario estado de salud (sufría escrofulismo y en total, apenas pudo asistir un año a clase). A diferencia de otros fotoperiodistas de su época, Centelles fue fundamentelmente autodidacta. A los once años decidió ponerse a trabajar para ayudar en casa y en 1920 entró de aprendiz en las oficinas de una empresa de construcciones eléctricas, la Sociedad Española de Construcciones Eléctricas y Cooperativa de Fluido Eléctrico (SECE) en la que permaneció durante cuatro años. La abandonó, según su testimonio, por varios motivos: por haber «encontrado individuos que sentían satisfacción y placer refinado perjudicando a sus subordinados», y por negarse a llevar en el uniforme unas placas con las siglas de su empresa. Gasca, 2014, p. 15 Según Joaquín Gasca, comisario de la exposición [Todo Centelles], su formación autodidacta y su periodo de trabajo casi infantil desarrollaron en él sensibilidad hacia las injusticias sociales y laborales, así como cierto grado de rebeldía hacia el autoritarismo. Gasca, 2014, p. 15

A los trece años comenzó su pasión por la fotografía. Su padre le había regalado una cámara, aunque, deslumbrado por el cine, lo que quería ser era operador cinematográfico. Antes de abandonar la SECE, le compró otra cámara al cajero de la Cooperativa de Fluido Eléctrico. Gasca, 2014, p. 15 A los quince años decidió ser fotógrafo y se inscribió en la Agrupación Fotográfica de Cataluña, que había sido fundada en 1923. Allí se apuntó a cursos de retoque de negativos. Paralelamente, entró de aprendiz sin sueldo en el estudio del famoso fotógrafo Francisco de Baños, hermano de Ramón y Ricardo de Baños, que había impartido uno de los cursos que había seguido Centelles y que tenía mucha clientela entre gente importante. Al cabo de tres meses, en ausencia del maestro, el aprendiz ya hacía los retratos a los clientes, especialmente actrices de revista. Cuando el diario El Día Gráfico inauguró unos nuevos talleres, Centelles entró de aprendiz en la sección de fotograbado , pero sin dejar su trabajo con Baños. De día trabajaba en el estudio de este y desde las seis de la tarde hasta las dos de la madrugada lo hacía en el taller de fotograbado. Permaneció dos años y medio en los talleres gráficos de la empresa Publicaciones Gráficas S.A, editora del vespertino "La Noche" y del periódico "El Día Gráfico" y conoció así el medio en el que desarrollaría posteriormente su vida profesional.

En 1927 Centelles dejó los dos trabajos y entró a trabajar en el estudio fotográfico de Josep Badosa, que estaba localizado en la Plaza de Cataluña de Barcelona. Según Centelles, Badosa era el mejor de los reporteros gráficos barceloneses de aquella época. Pasó cuatro años en su estudio y en este tiempo se fue formando como reportero gráfico. Badosa le dio plena libertad para hacer fotos según su criterio personal.

En 1931 Centelles tuvo que dejar el trabajo para hacer el servicio militar, y al retornar tuvo que trabajar para dos fotógrafos asociados, Sagarra y Torrents, que trabajaban de reporteros gráficos. Estuvo dos años y medio con ellos cobrando 75 pesetas semanales. Sus ansias innovadoras se estrellaron contra el estilo de Sagarra y Torrents, que le marcaban la hora, la distancia e incluso el lugar desde donde tenía que tomar las fotografías. Al final fue despedido por reclamar el pago de horas extras, estableció una efímera sociedad con Sagarra que nunca llegó a ser operativa. Cuando esto ocurrió, hacía apenas un mes que había comprado una cámara Leica modelo III (fabricada en 1934) de 900 pesetas que tenía que pagar en letras de 100 pesetas al mes. Le había visto la cámara al redactor gráfico deportivo Ramón Claret, que podía hacer con ella hasta tres fotos en una misma jugada de fútbol. La Leica era un modelo de cámara ligero con carrete de paso universal que iría sustituyendo a las antiguas Nettel de campaña con placas de cristal.

Madurez e independencia laboral

Desde comienzos de 1934 se dedicó a hacer, por cuenta propia, reportajes que enviaba a los periódicos. En aquellos tiempos los reporteros gráficos en Barcelona eran apenas una decena. El estilo de Centelles fue gustando tanto a las publicaciones que llegó a ganar 2500 pesetas limpias al mes. Publicó en la mayoría de revistas y diarios importantes de la época de Barcelona: La Humanitat, Diario de Barcelona, La Rambla, Última Hora, La Publicitat, L'Opinió y La Vanguardia. Las primeras fotografías con su firma aparecieron el 1 de agosto de 1934 en el Mundo Gráfico madrileño (que dirigía el gran fotoperiodista José Luis Demaría López, Campúa).[9]

En diciembre de 1935 Centelles se casó por lo civil con Eugènia Martí, la hija de la portera de la casa donde estaba el estudio fotográfico de Sagarra y Torrents. En 1937, en plena Guerra Civil, nació el primer hijo del matrimonio, Sergi.

La mañana del 19 de julio de 1936, Centelles, junto con otros muchos redactores gráficos documentaron con sus fotografías los acontecimientos de la sublevación militar y la respuesta popular y de las fuerzas de seguridad. Los días siguientes fotografió los consejos de guerra, la formación de milicias y la salida de columnas hacia el frente de Aragón. Temporalmente exento del servicio militar acompañó al frente a varias columnas y llevó a cabo reportajes sobre las tropas en el frente. En octubre de 1936, la Generalidad creó el Comisariado de Propaganda, con el militante de Esquerra Republicana Jaume Miravitlles al frente. Su propósito era difundir internacionalmente imágenes y materiales de la guerra en curso que resaltasen el esfuerzo de las fuerzas antifascistas. Editaba un boletín diario de información en catalán, castellano, francés, inglés, alemán, esperanto y latín.[10] Después del ataque, recogió un gran cantidad de fotografías de las numerosas víctimas mortales (alrededor de 200 muertos) y daños materiales que sufrió la ciudad.

Campos de concentración y retorno a España

Cuando recibió órdenes en 1939 de evacuar de Barcelona a Gerona los archivos fotográficos del ejército, Centelles, simultáneamente, empaquetó su archivo particular. En una maleta de medida gigante colocó una cámara Leica, un rudimentario equipo de revelado y 4000 negativos de 35 mm sobre la Guerra Civil, y principalmente de la sublevación en Barcelona y del frente de Aragón. Las tropas franquistas requisaron el resto de los negativos que aún se encontraban en su domicilio y todo el material fotográfico requisado en el domicilio familiar desapareció, según Gasca "las fotografías perdias de Centelles podían ser más de 3.000 imágenes", se pueden investigar consultando las páginas del vespertino Última Hora.

De Gerona pasó a Figueras. Los treinta últimos kilómetros hacia el exilio francés los hizo a pie, atravesando por la noche los Pirineos nevados. Como miles de refugiados fue internado en un campo de concentración, primero en el de Argelès-sur-Mer y después en el de Bram, cercano a Carcasona. Allí, con otro fotógrafo de Barcelona, Salvador Pujol, y gracias a que poseía un carné de periodista expedido por las autoridades francesas, montó una pequeña cámara oscura clandestina, que montaban y desmontaban cada noche. Hicieron las fotografías que después demostrarían las condiciones en las que malvivieron los refugiados.

En septiembre de 1939 Centelles consiguió permiso para salir del campo e ir a cosechar uva cerca de Carcasona. Poco después fue autorizado a trabajar en un estudio de fotografía de esta localidad y el permiso se convirtió en definitivo. En 1942 entró a formar parte de una organización clandestina compuesta principalmente por republicanos españoles y se encargó de la provisión de carnés de identificación para la resistencia. La maleta de sus negativos la escondió en el estudio de fotografía.

A comienzos de 1944 algunos de los miembros del grupo de la resistencia fueron detenidos y la Gestapo localizó el laboratorio clandestino que usaba Centelles, por lo que la organización lo desmanteló y evacuó al fotógrafo a Andorra. Antes de marchar, Centelles empaquetó cuidadosamente su archivo de fotos de la Guerra Civil. Colocó los (4000) negativos en unas cajas de cartón y después en una de madera que confió a una pareja de campesinos de Carcasona. Hizo esto porque entendía que no podía volver a su país con un material que, de ser requisado, podía comprometer a las personas que aparecían en las fotografías ante las autoridades franquistas.[11] Tras ello, regresó a Cataluña, entrando por la frontera andorrana, y se instaló en Reus en donde residió de forma clandestina durante dos años. En 1946 regresó a Barcelona y se presentó ante las autoridades.

A través de familiares muy próximos al Nuevo Régimen y la ayuda de miembros de la masonería logró quedar en libertad provisional, fue juzgado y quedó en libertad condicional. No podía trabajar de reportero gráfico para ser considerado enemigo del régimen de Franco. Todos los diarios, además, eran controlados por los vencedores de la guerra. A partir del año 1950 y en una situación de libertad condicional pendiente de juicio logró importantes colaboraciones (que se podrían atribuir a miembros de la masonería durmientes) con editoriales de Barcelona.

Centelles renuncia al fotoperiodismo y trabajará en tiendas de fotografía y de ayudante otros fotógrafos, después montará un estudio de fotografía industrial y comercial.

En 1947 nace su segundo hijo, Octavi. Años más tarde trabajarían padre e hijos juntos en el estudio.

En 1950 fue juzgado por su pasado republicano por un tribunal franquista que lo condenó a 12 años de prisión, aunque le conmutaron la pena por prisión atenuada a su domicilio hasta 1956.

Recuperación de la obra de Centelles

En agosto de 1976, casi un año después de que muriera el dictador Franco, y acompañado de su amigo el historiador anarquista Eduard Pons Prades, que había conocido al campo de Bram, Centelles volvió a Carcasona para recuperar los negativos. Los hijos de la pareja de campesinos a los cuales había confiado su archivo se los devolvieron en la misma caja de madera que los había dejado treinta y dos años antes.

Durante el verano de 1980, Eduardo Pons Prades, el dibujante Luís García Gallo y Agustí Centelles hicieron un viaje por toda España, el 2 de julio durmieron en Valladolid, los días siguientes se trasladaron hasta Salamanca, donde Agustí Centelles pudo comprobar que no había ni negativos ni copias originales, todo el material que se incautó en dos ocasiones a su esposa, quedó en Barcelona o fue destruído.

En octubre de 1977 Centelles registró su nombre en el Registro Oficial de Periodistas del Ministerio de Cultura. En enero de 1978 la Asociación de la Prensa de Barcelona lo volvió a admitir como miembro al igual que a todos los que fueron expulsados de la asociación acabada la guerra.

Justo después de volver a Barcelona con el material de la Guerra Civil recuperado, Centelles empezó a positivar los negativos, datados entre 1934 y 1939. En 1978 hizo una primera exposición en la sede de Convergència Democràtica de Catalunya en Barcelona, Imatges d'un reporter que fue seguida de una serie de exposiciones por toda Cataluña y después por toda España. En 1980 participó en la exposición itinerante La Guerra Civil española que reunió material de varios fotógrafos. Desde 1980 las fotografías de Centelles sobre la Guerra Civil se expusieron ampliamente y también se reprodujeron, a menudo sin autorización o sin que le fueran atribuidas, en multitud de libros y publicaciones.

El verano de 1984 el Ministerio de Cultura montó la exposición Idas y caos: aspectos de las vanguardias fotográficas en España. Entre el material había nueve fotografías de Agustí Centelles. A finales de 1984 el Ministerio de Cultura le concedió la distinción más importante del gobierno español en artes visuales, el Premio Nacional de Artes Plásticas, dotado con una medalla-escultura y una compensación económica de un millón de pesetas (6000 euros). Fue el segundo fotógrafo al obtener esta distinción, después del fotógrafo barcelonés Francesc Català Roca, al que se le concedió un año antes. Se le concedió la distinción «por cubrir un espacio importante en la historia de la fotografía española y haber sido uno de los pioneros mundiales del nuevo concepto de reportaje gráfico».[14]

Durante el año 2014 se hizo público un detallado trabajo sobre las fotos de Joan Andreu Puig Farràn que se incorporaron al llamado "archivo Centelles", la más destacada la "entrada" del President Lluís Companys en la plaza de la República, erróneamente atribuida a Centelles a partir del año 1986. Hay una rigurosa investigación realizada por los comisarios de la exposición [Todo] Centelles sobre las fotografías de otros autores (Joan Andreu Puig Farràn y Josep Badosa) que se "incorporaron" después de la muerte de Centelles al llamado "archivo Centelles".

Desde el otoño de 2013, Octavi Centelles puso en marcha la exposición [todo] Centelles, que primero se presentó en la Universidad de Zaragoza, en 2014 en la sede de Madrid del Instituto Cervantes, la Fundación Pablo Iglesias firmó un convenio de difusión de las colecciones de Octavi Centelles, que se han presentado en Bilbao y Sevilla, el año 2016 se inicia la itinerancia internacional con su presentación en la sede de Lisboa del Instituto Cervantes.

Other Languages