Aguijón

Se llama aguijón[1]​ al órgano o parte del cuerpo afilado presente en varios animales que normalmente expulsa algún tipo de veneno (normalmente tras ser clavado en la piel de otro animal) o da una descarga eléctrica. Un aguijón venenoso difiere de otros órganos punzantes en que se clava por sí mismo, a diferencia de los dientes, que se clavan gracias a la fuerza de las mandíbulas o de las espinas, que se clavan por acción de la víctima.

Aguijón de una avispa, con una gota de veneno.

El principal tipo de aguijón es un órgano afilado de ataque o defensa, especialmente cuando está conectado con una glándula de veneno y adaptado para infligir heridas pinchando, como por ejemplo el aguijón caudal de un escorpión.

El aguijón suele estar ubicado en la parte trasera del animal, cerca de la cola (si la tiene).

Artrópodos

Entre los artrópodos con aguijón se cuentan los miembros del grupo Aculeata: las abejas y avispas y otros himenópteros como las hormigas. Los escorpiones, tienen un aguijón que no es homólogo al de los otros, sino más bien un ejemplo de evolución convergente.

Entre las abejas melíferas (y sólo entre ellas) el aguijón de las obreras,[2]​ un ovipositor modificado como en otros himenópteros picadores o aculeados (Aculeata), tiene forma de anzuelo, alojándose en la carne de la víctima tras desprenderse del cuerpo de la abeja, lo que provoca la muerte de ésta en pocos minutos. El aguijón tiene su propio ganglio que le permite ahondar en la carne de la víctima y liberar veneno durante varios minutos. La cuestión de cómo tal rasgo ha podido evolucionar, cuando es una desventaja obvia para el individuo, queda resuelta cuando se advierte que los mamíferos predadores pueden destruir fácilmente una colonia completa si no se les repele. Si la colonia es destruida, las obreras, que son estériles, morirán sin descendencia, así que sólo mediante la defensa de la colonia puede lograr que sus genes se transmitan.

Las puntas de los aguijones aseguran que un ataque de una abeja melífera sólo es suicida si la víctima es un mamífero, pudiendo picar a otras abejas (en batalla intercoloniales) repetidamente. Así, bajo condiciones naturales, el carácter suicida del aguijón de la abeja melífera sólo entra en juego en caso de un atacante que amenace con destruir toda la colonia. El aguijón de todas las demás abejas y avispas no tiene esta punta, por lo que puede ser usado para picar a mamíferos repetidamente sin morir.

Other Languages
aragonés: Fizón
ܐܪܡܝܐ: ܥܘܩܣܐ
azərbaycanca: Stinger
башҡортса: Ҡаяу
беларуская: Джала
беларуская (тарашкевіца)‎: Джала
български: Жило
català: Fibló
čeština: Žihadlo
Deutsch: Giftstachel
English: Stinger
Esperanto: Pikilo
euskara: Ezten
فارسی: نیش
français: Dard (biologie)
italiano: Pungiglione
日本語: 針 (生物)
ქართული: ნესტარი
lietuvių: Geluonis
кырык мары: Харт
Nederlands: Angel (insect)
Picard: Dàrdilhon
polski: Żądło
русский: Жало
sicilianu: Puncigghiuni
slovenčina: Žihadlo
српски / srpski: Жаока
українська: Жало (тварин)