Agua potable y saneamiento en Colombia

Colombia: Agua y Saneamiento
Flag of Colombia.svg
Datos
Cobertura del agua potable (definición amplia)93%[1]
Cobertura del alcantarillado (definición amplia)86%[1]
Continuidad de servicio (%)88% (promedio ponderado en 2006)[2]
Uso de agua urbano promedio (l/c/d)59 (2006)[3]
Tarifa de agua y alcantarillado urbano promedio (US$/mes)11,40 (2006)[5]
Porcentaje de usuarios con micromediciónvalor no disponible
Porción del Porcentaje de agua residual recogido y tratado25%[6]
Inversión anual en agua y saneamientoUS$19/capita (promedio 1999-2007)
Porcentaje de autofinanciamiento por parte de las empresas de servicio público31%[2]
Porcentaje de financiamiento por recursos públicos69%
Porcentaje de financiamiento externo del paísvalor no disponible
Instituciones
Descentralización a los municípiosTotal desde 1989
Compañía nacional de agua y saneamientoNinguna
Regulador de agua y saneamiento
Responsible para deseñar políticasMinisterio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial
Ley sectorialSí (1994)
Número de proveedores de servicios urbanosMás de 1.500
Número de proveedores de servicios ruralesMás de 12.000

El acceso al agua potable y saneamiento en Colombia y la calidad de estos servicios ha aumentado significativamente durante la última década. Sin embargo, aún quedan desafíos importantes, incluso una cobertura insuficiente de los servicios, especialmente en zonas rurales y una calidad inadecuada de los servicios de agua y saneamiento. En comparación con algunos otros países de América Latina, el sector está caracterizado por altos niveles de inversiones y de recuperación de costos, la existencia de algunas grandes empresas públicas eficientes y una fuerte y estable participación del sector privado local.[7]

Acceso

Urbano (77%
de la población)
Rural (23%
de la población)
Total
Agua Definición amplia 99% 71% 93%
Conexiones domiciliares 96% 51% 86%
Saneamiento Definición amplia 96% 54% 86%
Alcantarillado 90% 20% 74%

En el año 2004, la población con acceso a agua potable y a un saneamiento adecuado representaba el 93% y el 86%, respectivamente. La población rural, que representa aproximadamente el 23% de la población total del país, mostraba las tasas de cobertura más bajas, ya que sólo el 71% tenía acceso a agua potable y el 54% a un saneamiento adecuado.[1]

El uso de agua potable ha bajado del 25% entre 1996 y 2001, principalmente a causa de incrementos tarifarios importantes y a la inclusión de usuarios de bajos recursos que no recibían servicios básicos.[10]