Agroforestería

Imagen de una Dehesa en Bollullos Par del Condado (Huelva).
Dehesa con toros en las cercanías de Baños de la Encina (Jaén)

La agroforestería o agrosilvicultura es un sistema productivo que integra árboles, ganado y pastos o follaje, en una misma unidad productiva. Este sistema está orientado a mejorar la productividad de las tierras y al mismo tiempo ser ecológicamente sustentable. Entre los principales beneficios se pueden enumerar la protección física del suelo, los efectos sobre el microclima, el reciclaje de nutrientes y la diversificación de la producción.

Dicho sistema combina la tecnología de la silvicultura y agricultura que permite un uso de la tierra más diverso, integrado, productivo, provechoso, saludable y sostenible. El sistema puede ser integrado en forma espacial o en secuencia temporal. Las dehesas ibéricas (montados en portugués) son un ejemplo milenario todavía existente de este tipo de explotación.

Definiciones clave

Tradición y pre-existencia de la Agroforestería

Los sistemas agroforestales existen prácticamente desde el inicio de la agricultura. Hay vestigios de ello en la mayor parte de las culturas antiguas, en las que se integraban varios componentes productivos y se gestionaban de modo complejo, lo que con algunas modificaciones sigue sucediendo en la actualidad; llamemos a esta actitud humana hacia la producción tradición agroforestal, más claro: sistemas tradicionales con cualidades agroforestales.[1]

Agroforestería, consideraciones para definirla

A pesar de la densa discusión sobre esto durante los años 70 y 80, hay consenso en que una definición de la agroforestería deberá incluir los siguientes acápites:

Como ciencia Como opción social Como práctica productiva
Es interdisciplinaria e integradora, conjunta varias perspectivas Debe ser compatible con los hábitos de la población local Debe ser deliberada
Requiere de un entendimiento de las relaciones biofísicas y socioeconómicas que se dan en ella No es una alternativa en sí, su optimización circunstancial la hace tal Debe estar presente al menos una especie leñosa
Gestiona en un mismo espacio de tierra, cultivos (herbáceos o arbustivos o arbóreos), o animales
Intenta optimizar el aprovechamiento de los recursos disponibles en una primera instancia y en su ciclaje
Soportan un arreglo espacial o temporal
Objetiva la maximización del rendimiento en el largo plazo
Ofrece múltiples salidas

Son consideraciones que debe tener en cuenta:

  • Intención. Se hace porque se quiere hacer
  • Interacción. Los componentes deben interactuar entre sí
  • Múltiples salidas. Debe ofertar más de un producto o servicio, y
  • Tiempo, debe exceder el año de gestión.[5]

Concluyamos que es posible expresarse simplemente:

…es el arte y la ciencia de cultivar árboles en combinación interactiva con cultivos o animales en la misma unidad de tierra con propósitos múltiples.[6]

Y una 'versión oficial':

…es un sistema dinámico, basado ecológicamente en el manejo de los recursos naturales que, a través de la integración de árboles en tierras agrícolas y de pastizales, diversifica y sostiene la producción para aumentar los beneficios ambientales, económicos y sociales de los usuarios de la tierra en todos los niveles.[7]

Árbol –leñosa- de uso múltiple (AUM)

Es el concepto clave en agroforestería, agroforestería no existe sin los árboles de uso múltiple. Su definición más aceptada es:

…toda planta leñosa cultivada deliberadamente, capaz de aportar con más de una función o servicio en un sistema de uso de la tierra.[8]

Las premisas para nominar a una especie como tal son: (a) Toda leñosa perenne es un AUM circunstancialmente (b) No toda leñosa perenne puede ser un AUM para todo SUT (SAF) y (c) Las funciones de un AUM dependen de las demandas del SUT (SAF).[9]​ Esquemáticamente, las funciones de los AUM son: frutales, forraje, madera y leña; siendo las más importantes: leña y forraje. Otros productos (o sub-productos) son: fibra, medicina, aceites, resinas, gomas, etc., y algunas funciones contemporáneas: biorremediación, captura de carbono, desecación, provisión de agua, preservación de la biodiversidad, fijación de nitrógeno, etc.

Práctica, sistema, tecnología y técnica agroforestales

Se llama práctica agroforestal (PAF) a la generalización de un arreglo físico y su gestión, Ej. Cultivo en callejones; que privilegia algunas salidas sobre otras, Ej. Podas; y promueve ciertas funciones sobre otras, Ej. Aporte de biomasa[4]​ Se ha estandarizado sus características y número -véase el capítulo IV-.

Un Sistema agroforestal (SAF) es la particularización de una práctica en función de las circunstancias locales donde se aplica: especies predominantes, características de su gestión, situación socioeconómica, etc.[4]​ El número de prácticas agroforestales está definido el de sistemas es simplemente ilimitado.

Las tecnologías agroforestales se refieren a innovaciones sobre bases académico-científicas que optimizan la gestión de un sistema de uso de la tierra genéricamente o agroforestal específicamente (Ej. Podas de leguminosas, incorporación en la superficie del suelo y fertilización fosfatada).[10]

Una técnica agroforestal es la aplicación concreta de una tecnología y su vulgarización (Ej. Poda).

El paradigma de la Agroforestería

La agroforestería involucra una reconceptualización de las prácticas productivas, una “nueva-vieja” manera de gestionar los sistemas de producción, que en lugar de maximizar una salida única y privilegiar un estilo de producción homogéneo, deberá subrayar la sostenibilidad ambiental, vigorizar la redituabilidad económica, promover la diversidad productiva, fortalecer la equidad social, y defender la diversidad cultural de los sistemas actualmente existentes y en el diseño, evaluación, transferencia y validación de los que se introduzcan.

Other Languages