After Man

After Man: A Zoology of the Future (comercializado en los países hispanos tanto por su nombre original como por la traducción Después del Hombre: Una Zoología del Futuro) es un libro escrito e ilustrado por el paleontólogo y divulgador escocés Dougal Dixon, que fue publicado en 1981. El género en el que podríamos encuadrar esta obra es el de una extraña Zoología-Ficción.

Como su nombre indica, el autor trata en esta obra de mostrar al lector cómo podría ser la fauna de la Tierra en el futuro, en concreto dentro de 50 millones de años. En realidad, esto no es más que un pretexto del que Dixon se vale para explicar las leyes que rigen la evolución de los organismos; los procesos de adaptación, especialización, convergencia y radiación; los ciclos geológicos que sufre el planeta, como puede ser la tectónica de placas; y la historia evolutiva previa que han desarrollado los seres vivos actuales.

El mundo del futuro

Al contrario que en el documental más reciente El futuro es salvaje, de temática similar y en el que también ha participado Dixon, en After Man el autor no tuvo en cuenta los efectos que los cambios en la posición de los continentes pueden tener sobre las corrientes marinas y el clima y hábitats de los mismos. Así, la Tierra de After Man es un mundo notablemente similar al del siglo XX, con las mismas zonas climáticas y ecosistemas más o menos iguales e idénticamente repartidos a los actuales. Solo cambian la posición de los continentes, tal y como se espera que estén en esa época, y las nuevas cadenas montañosas que los choques entre los mismos puedan haber causado.

Dentro de 50 millones de años, África ha sido desplazada hacia el noroeste oprimiendo Europa y generando un segundo Himalaya donde antes estaba el mar Mediterráneo. Así mismo, el Gran Valle del Rift se ha ensanchado hasta quedar inundado y convertirse en un nuevo océano, desgajando África Oriental, que ahora se ha unido a Madagascar y forma la isla-continente de Lemuria, habitada por un gran número de endemismos animales. Australia también se ha desplazado hacia el norte, hasta alcanzar el Ecuador. En el camino ha impactado con Indonesia, que ha terminado de emerger de las aguas y forma una zona montañosa que conecta por tierra Asia y Australia, que a resultas de ello ha sido invadida por placentarios y ha perdido parte de su famosa fauna de marsupiales autóctonos, aunque muchos de ellos sobreviven y se diversifican ya que las montañas forman una barrera natural. El océano Atlántico es el doble de ancho, mientras que el océano Pacífico es más estrecho; como resultado, Alaska ha impactado con Kamchatka comunicando también Asia con Norteamérica. Finalmente, el istmo de Panamá se ha roto y Sudamérica lleva millones de años como un continente aislado de los demás, al igual que durante la mayor parte de su historia geológica. La Antártida sigue en unas condiciones parecidas, y las Hawái han crecido tras sucesivas erupciones volcánicas hasta formar la gran isla de Batavia, en medio del Pacífico.

Other Languages