Aeropuerto de Madrid-Barajas

Aeropuerto Adolfo Suárez
Madrid-Barajas
IATA: MAD
OACI: LEMD
Barajas Airport (Madrid) (4684560779).jpgInterior de la terminal 4 del aeropuerto.
MAD/LEMD ubicada en Comunidad de Madrid
MAD/LEMD
MAD/LEMD
Localización en la Comunidad de Madrid.
Sumario
Tipo Público
Construcción 22 de abril de 1931[1]
Propietario/operador Aena
Sirve a Madrid
Ubicación Madrid, Paracuellos de Jarama, San Sebastián de los Reyes y Alcobendas
Transporte público
Hub para
Base para
Elevación 611 m / 2000 pies ( msnm)
Coordenadas 40°28′20″N 3°33′39″O / 40.472222222222, 40°28′20″N 3°33′39″O / -3.5608333333333
Página web Aena-Aeropuerto Barajas
Pistas
Dirección Largo Superficie
metros pies
18R/36L 4350x60 14 272x197 Asfalto
18L/36R 3500x60 11 483x197 Asfalto
14L/32R[2] 3500x60 11 483x197 Asfalto
14R/32L[2] 4100x60 13 451x197 Asfalto
Estadísticas (2015)
Pasajeros 46.828.279
Variación pasajeros 14-15 Crecimiento 11,9%
Operaciones 366.605
Variación operaciones 14-15 Crecimiento 7,0%
Carga ( t) Crecimiento 381.068


Fuente: Aena[4]
[ editar datos en Wikidata]

El Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas ( código IATA: MADcódigo OACI: LEMD),[8]

Historia

Inicios

El 23 de marzo de 1929 se publicó el pliego de condiciones para la realización de un concurso de elección de los terrenos para desarrollar el aeropuerto civil de Madrid.[9] El concurso se cerró el 15 de abril y a él se presentaron cuatro propuestas: Carabanchel Alto, Getafe, Vallecas y Barajas, aceptándose finalmente esta última propuesta realizada por Rogelio Sol Mestre. La intención era sustituir a los aeródromos de Alcalá, Carabanchel y Getafe, y para ello se seleccionó una pradera baldía en el noreste de la capital en el entonces municipio de Barajas (que posteriormente fue absorbido por Madrid) de 493 fanegas (unas 320  ha), con buenas comunicaciones con la capital a través de la carretera de Francia (la actual A-2) y en una zona deshabitada y libre de obstáculos. La compra de los terrenos se firmó el 30 de julio de 1930 por un valor de 730 000 pesetas.

El 23 de julio se convocó un concurso para la redacción del proyecto del nuevo aeropuerto, habiéndose presentado siete proyectos distintos. El jurado del concurso (compuesto por diferentes profesionales civiles y militares) seleccionó la propuesta del ingeniero marqués de los Álamos y del arquitecto Luis Gutiérrez de Soto. El aeropuerto se empezó a construir en 1927; las obras comenzaron nada más tener disponibles los terrenos, empezando por la habilitación de la zona de aterrizaje y la instalación de un aerofaro de recalada (primera ayuda a la navegación aérea con la que contó el aeropuerto). El 14 de abril de 1930 se autorizó a las compañías CLASSA, CETFA, CASA y CEA a instalarse en el aeropuerto. Se abrió al tráfico aéreo nacional e internacional el 22 de abril de 1931, aunque las operaciones comerciales regulares tardaron dos años en comenzar a realizarse, pues el aeropuerto aún seguía en obras. Junto al campo de vuelos se construyó una pequeña terminal, con una capacidad para 30 000 pasajeros anuales, además de varios hangares y el edificio del Avión Club. El primer director del aeropuerto fue Jacobo Armijo y Fernández de Alarcón.[10]

La primera línea regular la estableció la compañía Líneas Aéreas Postales Españolas (LAPE) con su línea a Barcelona. En los años 30 empiezan los vuelos internacionales. Al estallar la Guerra Civil Española, LAPE suspende su plan de vuelos. Durante la contienda se realizan servicios bélicos y de transporte civil con París, Barcelona y la zona norte. Una vez terminada la guerra, Barajas recupera su condición de aeropuerto civil, con el aterrizaje el 12 de abril de 1939 de un avión alemán de compañía Lufthansa.[12]

Originalmente, el campo de vuelos era un gran círculo bordeado de blanco con el nombre de Madrid en su interior, sin pavimentar, formado por suelo natural cubierto de hierba. Finalizada la Guerra Civil, se inicia el programa de expansión del aeropuerto en los años 40, con la creación de la sociedad Aeropuertos Transoceánicos Españoles (ATE). Se pavimenta el campo de vuelos y se diseñan nuevas pistas, la primera de las cuales entra en funcionamiento en 1944 (la 15-33) que contaba con 1,4 km de longitud y 48 metros de ancho. Al finalizar la década el aeropuerto tenía tres pistas, ninguna de las cuales existe en la actualidad.

La era de la aviación comercial

Vista desde el mirador de Paracuellos del Jarama. Al fondo, el norte de la ciudad de Madrid, con sus característicos rascacielos. Más adelante, el Aeropuerto de Madrid-Barajas. La cercanía del municipio al aeropuerto ha generado continuos conflictos por la molestia que supone el ruido de los aviones.[13]

La apertura del régimen autárquico permitió un despegue del número de pasajeros así como de las infraestructuras del aeropuerto. En julio de 1946, Barajas queda abierto al tráfico internacional.[14] En 1959 se instalan en el aeropuerto las compañías ESSO y Campsa para el suministro de combustible.

Los grandes reactores aterrizan en Madrid-Barajas en los años sesenta y el crecimiento de tráfico, como consecuencia del turismo principalmente, desborda las previsiones. A principios del decenio, se alcanza el millón doscientos mil pasajeros, el doble de lo previsto en el Plan de Aeropuertos de 1957, lo que obliga a reformarlo en profundidad. La Terminal Nacional, actual T2, que se había comenzado a construir en 1953 se inaugura en estas fechas, y se modifican las pistas, creándose una disposición de dos pistas únicas cruzadas, la primera de las cuales, de 4,1 km de longitud entra en servicio en 1965. En septiembre de ese año se cambia el nombre del aeropuerto, pasando a adoptar: Aeropuerto de Madrid-Barajas.[14] También se instalan las primeras ayudas radioeléctricas.

En 1969 se introduce un sistema pionero de control de la avifauna mediante halcones perdigueros adiestrados, que evitan que las aves se aproximaran al aeropuerto y causasen destrozos en los aviones en los despegues y aterrizajes. El primer equipo de halconeros fue entrenado por el famoso zoólogo y periodista Félix Rodríguez de la Fuente. También se inaugura ese mismo año la terminal de carga y la plataforma de estacionamiento de aviones cargueros.[14]

En los años 70, con el auge del turismo y la llegada del Boeing 747, el aeropuerto alcanza los 4 millones de pasajeros, y se inicia la construcción de la terminal internacional (actual T1). En 1974, Iberia introduce el puente aéreo entre Madrid y Barcelona, un servicio con múltiples frecuencias diarias cada poco tiempo sin reserva previa.

El mundial de fútbol de 1982 trae consigo importantes reformas para el aeropuerto, con la ampliación y reforma de las dos terminales existentes.

Saturación y ampliación

Las ampliaciones de los años 80 se habían hecho pensando que no se saturarían hasta el año 2000, sin embargo, el crecimiento sostenido del tráfico tras la liberación del mercado aéreo ya hace pensar en 1989 en la necesidad de hacer algo para evitar que el aeropuerto se colapse completamente en 1992.[17] El debate gira en torno a dos soluciones distintas: ampliación de las instalaciones existentes, o bien la construcción de un nuevo aeropuerto. Se optó por la primera solución y en 1991 se redacta un Plan Director del aeropuerto de Madrid-Barajas, con un Plan de Infraestructuras hasta un horizonte de quince años y un plan de acción inmediato para responder a las insuficiencias detectadas en 1990. En 1992, se acuerda la ampliación del aeropuerto con el denominado «Plan Barajas», que recogía la primera fase propuesta por el Plan Director con un horizonte de capacidad para el año 2010, y que incluía entre otras la construcción de una nueva pista, una nueva torre de control, un nuevo edificio terminal, plataformas y sistemas de transporte.

En los años 90 el aeropuerto sufre más ampliaciones. En 1994 se construye la terminal de carga, el edificio de interconexión entre la Terminal Internacional y la Terminal Nacional, y el remozamiento de la torre de control.

En 1997 se inaugura el «Dique Norte», que es usado como terminal exclusivo de Iberia para vuelos Schengen. En 1998 se inaugura la nueva torre de control, de 71 m de altura, y en 1999 el nuevo «Dique Sur», que supone una ampliación de la terminal internacional. Por estas fechas se cambia la distribución de las terminales: El dique sur y la mayor parte de la Terminal Internacional pasan a llamarse T1; el resto de la Terminal Internacional y la Terminal Nacional se denominan ahora T2 y el dique norte se denomina T3.

Configuración de pistas del aeropuerto tras la apertura de la pista 18R-36L en 1998.

El 31 de octubre de 1998 se inaugura la nueva pista 18R-36L,[19]

En 1999 el Metro de Madrid enlaza el aeropuerto con Mar de Cristal a través de la Línea 8, llegando a Nuevos Ministerios en 2002. Esto es el resultado de un viejo proyecto anunciado desde 1989 de unir Barajas y el centro de Madrid con un tren de lujo,[21]

El «Plan Barajas»

En el año 2000, el aeropuerto se encuentra al borde de la saturación tras años de intenso crecimiento del tráfico que soporta. En ese año se inicia la ejecución de la ampliación del aeropuerto, en la forma de un macroproyecto conocido como «Plan Barajas». El plan consistía básicamente en construir un edificio terminal, un edificio satélite dependiente del nuevo terminal, dos nuevas pistas (paralelas a las existentes en ese momento), dos grandes plataformas en torno a los nuevos edificios terminales, nuevos aparcamientos y vías de acceso al aeropuerto, soterramiento de la M-111 por debajo de las pistas, un tren automático para la conexión entre el terminal y el satélite dentro de un túnel de servicios aeroportuarios, así como un sistema de tratamiento automatizado de equipajes en los nuevos terminales. Asociado llevaba la ampliación de la central eléctrica del aeropuerto, el desvío del río Jarama, calles de rodadura en las nuevas infraestructuras, nuevas ayudas a la navegación aérea y una nueva torre de control.[22]

Nueva área terminal: Consistió en la construcción de los nuevos terminales T4 y su satélite, la T4S, proyectadas por los arquitectos Estudio Lamela[18] Ambos edificios están separados 2,5 km.

Nuevas pistas: Se construyeron dos nuevas pistas paralelas a las existentes, que se denominaron 15L/33R (en la actualidad 14L/32R) y 18L/36R, con lo que se consiguió incrementar la capacidad del campo de vuelos hasta 120 operaciones a la hora.[18]

En el año 2002, se inauguran los servicios de facturación en la estación de metro de Nuevos Ministerios,[32]

Vista nocturna

En octubre de 2006 salió a concurso el proyecto para construir una línea de Cercanías Renfe que uniera el aeropuerto con las estaciones de Chamartín y con ella la de Atocha-Cercanías con fecha de terminación inicialmente prevista para 2009 y finalmente inaugurada en 2011 como Línea C-1.[33]

Con esta nueva ampliación, Madrid-Barajas alcanza una capacidad máxima de 70 millones de pasajeros anuales, una superficie disponible en terminales de 940 000 m², 104 posiciones de estacionamiento de contacto para aeronaves y de 21 800 plazas de aparcamiento.[18] En 2007, el aeropuerto cruzó la barrera de los 50 millones de pasajeros que viajaron a través de él. La cifra concreta fue de 52 143 275 personas.

Historia reciente

Columna de humo en el aeropuerto tras la explosión de un coche bomba el 30 de diciembre de 2006

El 30 de diciembre de 2006 hubo un atentado terrorista en Barajas. Una furgoneta bomba estalló en el módulo D del estacionamiento de la T4, causando el colapso de dicho módulo e innumerables daños materiales, así como una veintena de heridos y dos muertos, Carlos Alonso Palate y Diego Armando Estacio, ambos de origen ecuatoriano. El atentado fue reivindicado por el grupo terrorista ETA.

Artículo principal: Atentado en el Aeropuerto de Madrid-Barajas de 2006

El aeropuerto fue elegido mejor aeropuerto del año 2008 por los lectores de la revista Condé Nast Traveller[35] A los problemas causados por la nieve se sumaron los conflictos laborales de los pilotos de la compañía Iberia y la de los controladores de AENA, causando cierto caos durante varios días en el aeropuerto.

El 1 de agosto de 2015, la aerolínea dubaití Emirates inauguró su ruta Dubái-Madrid con el Airbus A380,[37]

Cambio de nombre en 2014

El 26 de marzo de 2014 se publica una orden ministerial del Ministerio de Fomento por la cual el aeropuerto pasa a llamarse Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid–Barajas.[43] fallecido el 23 de marzo de 2014, pocos días antes de la decisión del cambio de nombre.

Other Languages
русский: Барахас