Aeropuerto Internacional Alfonso Bonilla Aragón

Aeropuerto Internacional Alfonso Bonilla Aragón
IATA: CLO
OACI: SKCL
Terminal de pasajeros del aeropuerto Alfonso Bonilla Aragon.JPG
CLO ubicada en Valle del Cauca
CLO
CLO
Ubicación del aeropuerto en Valle del Cauca
Sumario
Tipo Público
Propietario Aerocivil
Operador AEROCALI S.A.
Sirve a Santiago de Cali, Colombia
Ubicación Palmaseca, Palmira - Valle del Cauca, Colombia
Elevación 962 m / 3.162 pies ( msnm)
Coordenadas 3°32′35″N 76°22′53″O / 3.5430555555556, 3°32′35″N 76°22′53″O / -76.381388888889
Página web http://www.aerocali.com.co
Pistas
Dirección Largo Superficie
metros pies
01/19 3.000 × 45 9.842 × 148 Asfalto
Estadísticas (2015)
Movimiento de pasajeros 5.122.389
Pasajeros nacionales 4.426.541
Pasajeros internacionales 695.848
Movimiento de carga 42.363 Tm
Operaciones aéreas 81.420


Fuentes: World Aero Data, Aerocivil
[ editar datos en Wikidata]

Aeropuerto Internacional Alfonso Bonilla Aragón ( código IATA: CLOcódigo OACI: SKCL) localizado en el corregimiento de Palmaseca del municipio de Palmira, Valle del Cauca, sirve a la ciudad de Cali, Valle del Cauca, Colombia. Fue inaugurado en 1971 y es el tercer aeropuerto en movilidad de pasajeros y de carga en Colombia,[1] después del Aeropuerto El Dorado de la ciudad de Bogotá, y el Aeropuerto Internacional José María Córdova de la ciudad de Medellín


Dornier D328 en el aeropuerto Alfonso Bonilla Aragón.
Terminal de pasajeros del aeropuerto Alfonso Bonilla Aragón.

Historia

El 21 de abril de 1921 aterrizó en la ciudad de Cali el primer avión, un Macchi-Hanriot HD-1, de fabricación italiana y llamado el “Telégrafo I” bajo el mando del piloto Ferruccio Guicciardi en los terrenos llamados Long Champs ubicados entre las actuales carreras 8.ª y 12.ª y las calles 26 y 28. Auspiciado por el diario ecuatoriano El Telégrafo, Guicciardi había iniciado su raid en la ciudad de Guayaquíl y había volado a Quito y Pasto para llegar hasta Cali.

El Departamento del Valle y el Concejo Municipal habían ofrecido un jugoso premio de $9.500 pesos al primer piloto que aterrizara en la ciudad. Así se iniciaba la actividad aérea en la capital vallecaucana. En este mismo campo aéreo operaron años más tarde los primeros aviones de ruedas de la empresa SCADTA.

Años más tarde, a raíz del Conflicto con el Perú, en 1932, el Presidente Enrique Olaya Herrera solicitó la ayuda de los ingenieros y pilotos de la SCADTA para buscar un sitio idóneo para construir un aeropuerto que apoyara las acciones militares aéreas al sur del país. El conocido piloto alemán Herbert Boy, después de evaluar varias alternativas, se decidió por el terreno denominado “El Guabito” por su situación, proximidad a la ciudad, y su cercanía a la vía que prolongaba la Avenida Antioquia hacia Juanchito. Rápidamente se procedió a la adecuación y nivelación del terreno, utilizando una aplanadora del Municipio. Allí se estableció la base aérea de la naciente Fuerza Aérea Nacional y se dio al servicio el 21 de septiembre de 1933. Hasta allí llegaron los aviones de SCADTA y posteriormente los aviones de PANAGRA, TACA de Colombia, SAETA y VIARCO.

Sin embargo, por iniciativa de la compañía PANAGRA y con presupuesto propio, se buscó un lugar apropiado para construir un aeropuerto para atender sus vuelos internacionales que unían a Panamá con el sur del continente con escala en Cali, al igual que los vuelos de cabotaje de AVIANCA. De allí que se adquirieron los terrenos de “Los Guales” ubicados en el municipio de Candelaria a 18 kilómetros del centro de la ciudad de Cali. Fue así como se inauguraron el 17 de abril de 1947 las instalaciones del moderno “Calipuerto”. El aeropuerto pasó a manos del estado colombiano en los años 50 cuando se constituyó la ECA y posteriormente a manos de la Aeronáutica Civil en 1968.

Es de anotar que en 1946, la compañía vallecaucana VIARCO, bajo la gerencia de Ricardo A. Deeb, y siguiendo una política de expansión de la misma, se empeñó en construir su propio aeropuerto en la ciudad de Cali. Este aeropuerto estaría abierto a todas las compañías del país, exceptuando a AVIANCA. En noviembre de 1946, se solicitó a la autoridad aeronáutica la inspección de las obras del nuevo aeropuerto “El Limonar”, ubicado en Pasoancho. A comienzos de 1947, se concluyeron las obras del aeropuerto, el cual fue puesto al servicio dotado de las instalaciones y equipos más modernos disponibles en ese entonces. Allí pasaron a operar también LANSA y las otras empresas menores, que hasta entonces utilizaban las instalaciones militares de El Guabito, que paso más tarde a llamarse la Base Aérea Marco Fidel Suarez. El Limonar se cerró en 1954, cuando las operaciones de LANSA pasaron a Calipuerto, concluyendo una de las etapas de fusión con la empresa AVIANCA. La ciudad de Cali, al igual que Bogotá, alcanzó a tener tres aeropuertos activos al mismo tiempo. En la actualidad, donde se encontraba Calipuerto, funciona el Centro de Abastos de Cali, CAVASA.

La historia del nuevo aeropuerto que sirve a la ciudad de Cali, se remonta a las grandes ejecutorias de los vallecaucanos en el campo deportivo: los VI Juegos Panamericanos, cuya sede le fue otorgada a la capital departamental. La simple asignación de la sede de un evento de tal magnitud obligó a los vallecaucanos y al Gobierno Nacional a pensar en grande y comprometerse a la construcción del tan anhelado proyecto. La ECA a mediados de los años sesenta había adquirido los terrenos de la hacienda Palmaseca, situada en el municipio de Palmira. No fue fácil desarrollar la obra, pues en ese entonces existían también dificultades económicas externas y se debió recurrir al Gobierno Central para obtener los recursos por $35 millones de pesos que permitieron la realización de las obras arquitectónicas y de seguridad aérea. Además hubo necesidad de construir la carretera de Palmaseca para unirse al trayecto de la carretera Cali-Yumbo

El Director de la Aeronáutica Civil, en esa época el Ingeniero Jorge Barco Vargas, atendiendo a la necesidad de los vallecaucanos, propició las condiciones necesarias para que Palmaseca se convirtiera no solo en uno de los más importantes del país, sino una vitrina industrial y turística, con la colaboración de un Comité Asesor que sirvió de enlace entre la Aeronáutica, y las entidades estatales relacionadas con el Terminal Aéreo.

El aeropuerto internacional de Palmaseca se inauguró el 24 de julio de 1971 durante el gobierno del presidente Misael Pastrana Borrero, y contaba con una pista de aterrizaje de 3000 metros, calles de rodaje, plataforma de parqueo de aeronaves y un edificio terminal con satélites para la atención de pasajeros domésticos e internacionales. Un gran salón para el movimiento de pasajeros y visitantes y counters de atención a pasajeros, restaurantes y comercios. En ese entonces se pensaba que el aeropuerto estaba sobredimensionado, pero pronto las operaciones aéreas crecieron, al igual que el número de pasajeros. Dadas las instalaciones del aeropuerto y su dotación técnica, pronto lo convirtieron en el aeropuerto alterno de Eldorado, operando las 24 horas.

Siendo Director de la Aeronáutica Civil, Álvaro Uribe Vélez, la entidad a comienzos de 1982, tomo la decisión de descentralizar el manejo de dos importantes aeropuertos internacionales: Palmaseca de Cali y el Olaya Herrera de Medellín. Palmaseca seria administrado por una compañía de economía mixta, propuesta por el Comité Empresarial Permanente del Valle del Cauca y la Cámara de Comercio de Cali. La entidad que habría de regirse con las normas de los establecimientos públicos, estaría respaldada económicamente en un 90% por capital estatal y en un 10% por capital privado. Entre los accionistas se encontraban las Empresas Públicas de Cali, las de Palmira, Cortuvalle, la C.V.C y la Corporación Financiera del Transporte. Esta descentralización nunca se llevó a cabo y solo años más tarde se inició el proceso de privatización

El nombre del aeropuerto fue cambiado por el de “Alfonso Bonilla Aragón” en honor de un líder cívico y periodista vallecaucano, promotor de la construcción del terminal, creando gran polémica ante la opinión pública. Inclusive el Comité Empresarial y la Cámara de Comercio de Cali pidieron al Gobierno en junio de 1989 que intercediera ante la Aeronáutica Civil para que se devolviera el nombre original de “Palmaseca”.

A mediados de los años 80, parte del satélite del muelle internacional se derrumbó, lo que causó muchas críticas al diseño y a las firmas constructoras del edificio. La Aeronáutica Civil en 1986 tuvo que asumir la reconstrucción del muelle internacional, junto con los refuerzos en el resto de la estructura. Además en este periodo se construyó el terminal de carga, la zona de aviación general y un nuevo cuartel de bomberos aeroportuarios. A mediados de 1989 fue necesario contratar la repavimentación total de pista principal que presentaba deterioro en más de 700 metros de los 3000 metros de longitud. También se construyó la zona de aviación general, que desafortunadamente pronto se convirtió en un centro clandestino de operaciones relacionadas con el narcotráfico. Fue así como el Aeroclub del Pacífico decidió adquirir unos terrenos cerca de la Zona Franca y aledaños a la cabecera 1-9 para construir sus nuevas instalaciones con acceso directo a la calle de rodaje. Años más tarde se construyó también en esa zona el Museo Nacional del Transporte, el cual se ha consolidado hasta nuestros días y bien vale la pena visitarlo.

En 1996 la Aeronáutica Civil, nuevamente invirtió para entregar importantes obras que revitalizaban el terminal de pasajeros y fortalecían los aspectos de seguridad aérea y aeroportuaria, entre las cuales se concluyeron un moderno Centro de Control Radar, sistemas de seguridad perimetral y áreas internas, equipos de bomberos con las últimas especificaciones técnicas y adicionalmente se invirtió en nuevos sistemas de telecomunicaciones e infraestructura aeroportuaria.

COPA de Panamá y Braniff International fueron las primeras aerolíneas internacionales que operaron a Palmaseca. Más adelante lo hicieron Ecuatoriana de Aviación, LAN Chile, Eastern Air Lines y Avianca estableciendo vuelos directos a Ecuador, Panamá y Miami. Luego vino TAME con sus vuelos transfronterizos desde el Ecuador. Todas las líneas aéreas nacionales han mantenido importantes operaciones a este aeropuerto incluyendo a SAM, Taxader, Aerocóndor, Aerotal y más tarde Intercontinental, ACES y AIRES, uniendo a Cali con todo el país y en especial al sur y las comunidades del litoral pacífico. SATENA también ha mantenido una importante operación a estas comunidades aledañas. Continental Airlines opero por un corto periodo de tiempo, uniendo a Cali con la ciudad de Houston, Texas.

En dos ocasiones el aeropuerto de Cali se convirtió en el centro de operaciones para el salvamento y rescate de dos accidentes aéreos de gran magnitud, cuando sendos aviones volaban con destino a Cali. El primero, cuando el vuelo 201 de COPA procedente de la ciudad de Panamá sufrió un accidente en las selvas del Darién con 47 ocupantes el 6 de junio de 1992 y luego el 20 de diciembre de 1995, cuando el vuelo 965 de American Airlines procedente de Miami se estrelló en las estribaciones de la Cordillera Central en las cercanías de Buga con 164 ocupantes, entre los cuales sobrevivieron solamente cuatro. En ambas ocasiones, familiares, funcionarios y autoridades se congregaron en el aeropuerto a esperar el trágico desenlace de los hechos que enlutaron a tantas familias vallecaucanas.

El aeropuerto internacional de Palmira fue el primer aeropuerto que entró en el proceso de privatización iniciado en 1994. Este primer proceso se frustró, pues la Aeronáutica Civil solo recibió un proponente y se presentó una situación de orden público que los obligó a declarar desierta la licitación, abierta para ese fin. El proceso de privatización se reinicio años más tarde con la concesión de los aeropuertos Rafael Núñez de Cartagena y Ernesto Cortissoz de Barranquilla. El Alfonso Bonilla Aragón fue el tercer aeropuerto que fue privatizado, siguiendo los lineamientos de concesión aeroportuaria actual.

El 2 de mayo del año 2000, la Sociedad Aerocali S.A., un consorcio colombo-español, conformado entre otras por Dragados y Construcciones y el operador AENA de España y la Corporación Financiera Corficolombiana, se hicieron a la concesión para la remodelación, manejo y operación del aeropuerto internacional por un periodo de 20 años. Aerocali se comprometió originalmente a efectuar inversiones por 120 millones de dólares y pagar anualmente tres millones de dólares a la Aerocivil como contraprestación fija, además del 41,01 por ciento de los ingresos brutos que se obtuvieran anualmente por la operación. Además debería efectuar inversiones obligatorias de obras rezagadas de acuerdo al pliego licitatorio. Entre estas obras se encontraba la remodelación y reconstrucción del techo del aeropuerto, la reconstrucción de la plataforma y de los sistemas hidráulicos y eléctricos del terminal. Así mismo, tendría que construir un nuevo muelle internacional, el cual debería estar separado de los nacionales, construir un helipuerto y reordenar los locales comerciales que funcionaban en el terminal. El 2 de septiembre de ese año se hizo la entrega oficial al nuevo concesionario.

Desde el principio de la concesión, la estabilidad económica del contrato se vio amenazada. Los índices de crecimiento de volumen de pasajeros y de operaciones no concordaban con aquellos del proyecto inicial, por lo tanto la financiación de las obras a realizar estaban en peligro. La salida de ACES e Intercontinental del mercado, los atentados del 11 de septiembre del 2001 y la crisis en el sector aeronáutico se citaron como causantes de esta situación. Así comenzaron las disputas legales entre la Aeronáutica Civil y el concesionario hasta llegar a un Tribunal de Arbitramento a mediados del 2005. Finalmente se ha llegado a una renegociación del contrato para dar la posibilidad de fortalecimiento financiero de la empresa concesionaria y la iniciación de las obras obligatorias, bajo los lineamientos de un nuevo Plan Maestro para desarrollar el aeropuerto.

Other Languages