Adoración

La adoración es un estado espiritual contemplativo en el que el ser humano se sobrecoge maravillado, estableciendo una comunión íntima con una deidad.[ cita requerida] Adorar significa ‘amar al extremo’. Cuando se aplica a una deidad, significa ‘amar al extremo a una deidad’.

La adoración es la intención interna del ser humano ―un estado (en reposo) o estilo de vida (activo)― de obediencia a las leyes de una religión, basado en la fe.

La adoración está relacionada con la iluminación espiritual, que es la manera de conocer a Dios.

Adorar a una divinidad implica aceptar una religión.[2]

La adoración se puede entender como una actividad de adoración (llamada más apropiadamente « culto») y como un estilo de vida.[3]

Si el objeto de la adoración es un ser humano o un bien material, los religiosos la llaman idolatría. Era muy común que antiguamente se le diera adoración y pleitesía a un rey o alguien superior.[4]

En el Nuevo Testamento (una sección de la Biblia cristiana, la palabra «adorar» quiere decir ‘actuar piadosamente hacia alguien o algo’ (eusebeo) o ‘hacer reverencia, dar obediencia a alguien’ (proskuneo).[5]

La palabra anglosajona equivalente a adoración era worthscripe, que produjo el inglés worship.

La palabra «adorar» proviene del latín adorare (‘trayendo la boca’): ad (‘hacia’), ora (boca).[6]

Según el Nuevo Testamento, el ser humano debe adorar a Yahveh Dios «con los labios», alabándole y dándole gracias por los bienes recibidos ( Carta de san Pablo a los efesios 5.19-20), y «obedeciendo su voluntad» ( Carta de san Pablo a los romanos 12.1-2).

Los ritos de adoración (el culto a la deidad) se pueden hacer individualmente ―ya sea en secreto o a vista de otros― en comunidad ―en un servicio coordinado por un líder (rabino, imán, pastor o sacerdote)― en un sitio especialmente acondicionado para ello ―templo, iglesia, sinagoga, mezquita― o en casas particulares.

La adoración comúnmente llevaba consigo, la devoción, el honor y la alabanza hacia la deidad indicada, llámesele dios o diosa. A veces es a capella, o con instrumentos.[ cita requerida]

En apoyo a la definición de adoración como obediencia al dios, servicio al dios, podemos citar:

“Solo a Dios se debe adorar y servir” (Lucas 4:8).

“Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con todo tu ser y con toda tu mente” (Mateo 22: 37).

"Ustedes demostrarán que me aman si obedecen lo que les mando'" (Juan 14:15).

"Salomón amó a Yahveh, andando en los estatutos..." (1 Reyes 3:3).

Jesús dijo: «¿Quién es el que me ama? El que hace suyos mis mandamientos y los obedece» (Juan 14:21).

Esto simplemente reafirma que la forma de vida debe estar 'regida' por los preceptos de la deidad.[7]

Evolución de la adoración

Zoroastro.

Entre los hallazgos arqueológicos, el que está considerado como uno de los más antiguos dioses es El (en hebreo אֵל) que tradicionalmente se traduce como ‘dios’ o ‘deidad’. En todo el Levante mediterráneo era denominado El o Il, siendo el dios supremo, padre de la raza humana y de todas las criaturas. En la mitología cananea era la deidad principal y era llamado «padre de todos los dioses» «el toro». En las tablas de Ugarit figura también como el esposo de la diosa Asera; Ishtar entre los babilonios [originalmente llamada Athirat (o Afdirad)]. En la Biblia ella recibe el nombre de Astoret. La forma griega es Astarté. (Es la madre de todos los dioses, la esposa celestial, la reina del cielo).

La gente adoptaba una forma de vida en concordancia a los preceptos de esas deidades. Esa forma de vida contrastaba con lo que exigía Yahvé (el verdadero dios de los hebreos). [Ver Idolatría].

Representación del dios El se encontró en las ruinas de la Biblioteca Real de la civilización Ebla —en el yacimiento arqueológico de Tell Mardikh ( Siria), que data del 2300 a. C.—.

Babilonia

Según el Libro del Génesis (3.15): «Pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; esta te herirá en la cabeza, y tú la herirás en el talón».[8]

Zero-asta: «La semilla o simiente de la mujer», esta palabra es de origen semítico, tanto en arameo zeré, como en el caldeo zer(o)semilla, círculo, así como el hebreo zeroa (zera) significan lo mismo, zero hasta también significa Ignigena, nacido del fuego,[9]

Este título en los albores de la humanidad, tenía su origen divino, pues era una referencia directa con un salvador que destruiría la simiente de la serpiente.

Así pues, este título lo tomó Semíramis, primeramente para su hijo Nimrod el creador de Babilonia, y después de copular con él, le dio un hijo, al cual lo llamó Zeroaster o simiente escogida pues era muy sabido en todos los pueblos semíticos que Dios había designado una simiente de la mujer para acabar con el mal, argumentando que había sido concebido divinamente así nació el primer culto primitivo, o Adoración a la feminidad sagrada, y al hijo, al autoproclamarse ella divina y su hijo, se esparció por todos los pueblos, ella llegó a ser conocida bajo muchos nombres, tales como Astoreth, asera, reina del cielo,[10] astaroth, diana, etc.

De ahí se derivó la madre de todas las religiones, tanto politeístas como monoteístas El zoroastrismo antiguo, aunque las religiones abrahámicas disputan esto.[ cita requerida]

Según el Libro del Génesis (6.10-19), Nimrod tiene genealogia en Cam y no en Sem, la cual los judíos consideraban la descendencia escogida por Yahveh Dios.

Culto al sol

Así pues, con Nimrod a la cabeza como el escogido, llegó a ser la parte central de culto de todas las culturas, transformándose en el sol benefactor y a toda la gama de dioses solares, desde Ra hasta Helios. la adoración a esta gama de dioses, iba desde sacrificios humanos, de diferentes maneras, hasta el lacerarse a sí mismo y aventar al fuego a sus hijos como ofrenda.[ cita requerida]

Other Languages
አማርኛ: አምልኮ
العربية: عبادة
català: Adoració
čeština: Bohoslužba
dansk: Lovsang
Deutsch: Anbetung
Ελληνικά: Λατρεία
English: Adoration
Esperanto: Diservo
suomi: Palvonta
français: Adoration
Gàidhlig: Aoradh
italiano: Adorazione
日本語: 礼拝
한국어: 예배
Bahasa Melayu: Penyembahan
Nederlands: Aanbidding
português: Adoração
русский: Поклонение
سنڌي: عبادت
slovenčina: Adorácia
тоҷикӣ: Ситоиш
Tagalog: Pagsamba
татарча/tatarça: Гыйбадәт
українська: Адорація
اردو: عبادت
oʻzbekcha/ўзбекча: Ibodat