Adolfo Ruiz Cortines

Adolfo Ruiz Cortines
Adolfo Ruiz Cortines.png

Seal of the Government of Mexico.svg
Presidente de los Estados Unidos Mexicanos
1 de diciembre de 1952- 30 de noviembre de 1958
Predecesor Miguel Alemán
Sucesor Adolfo López Mateos

Seal of the Government of Mexico.svg
Secretario de Gobernación de México
30 de junio de 1948- 13 de octubre de 1951
Presidente Miguel Alemán Valdés
Predecesor Ernesto P. Uruchurtu
Sucesor Ernesto P. Uruchurtu

Coat of arms of Veracruz.svg
Gobernador de Veracruz
1 de diciembre de 1944- 30 de junio de 1948
Predecesor Jorge Cerdán Lara
Sucesor Ángel Carvajal Bernal

Seal of the Government of Mexico.svg
Oficial Mayor de la Secretaría de Gobernación
1 de diciembre de 1940- 20 de abril de 1944
Predecesor Esteban García de Alba
Sucesor Primo Villa Michel

Secretario General del Gobierno de Veracruz
26 de enero- 30 de noviembre de 1940
Predecesor Carlos M. Carrión
Sucesor Fernando Román Lugo

Tesorero General de la Campaña pro Ávila Camacho
1939- 1940
Predecesor Margarito Salinas

Diputado Federal por el Distrito de Tuxpan
30 de agosto de 1937- 1939

Oficial Mayor del Departamento del Distrito Federal
1935- 1937
Predecesor Primer titular
Sucesor Marciano González Villarreal

Jefe de Estadística Social del Departamento Nacional de Estadística
1922- 1935

Información personal
Nacimiento 30 de diciembre de 1889
Bandera de México Veracruz
Fallecimiento 3 de diciembre de 1973 (83 años)
Bandera de México Veracruz
Nacionalidad Mexicana Ver y modificar los datos en Wikidata
Religión Católico Romano
Partido político Revolucionario Institucional
Familia
Cónyuge Lucía Carrillo Gutiérrez (1915-1935)[1]
María Izaguirre (1941-1973)[1]
Hijos Cristina Ruiz Carrillo (1917-1940)
Lucía Ruiz Carrillo (1919-2008)
Adolfo Ruiz Carrillo (1922-1962)
Flor Ruiz Campos (1953)
Información profesional
Ocupación Militar
Contador
Estadista
Participó en Revolución mexicana Ver y modificar los datos en Wikidata
Notas
Gabinete
[ editar datos en Wikidata]

Adolfo Tomás Ruiz Cortines[2] ( Veracruz, Veracruz, 30 de diciembre de 1889ibídem, 3 de diciembre de 1973) fue un contador, militante revolucionario y político priísta mexicano que se desempeñó como Presidente de los Estados Unidos Mexicanos en el sexenio de 1952 a 1958. Fue el último presidente de México nacido en el siglo XIX.

Hijo de un agente aduanal que murió antes de su nacimiento, fue criado por su madre y hermana con la ayuda de su abuelo y sus tíos. Debía sus pocos años de estudios a una Escuela Amiga, a un colegio jesuita y al Instituto Veracruzano, donde aprendió contabilidad y sociología. Fue ayudante de contador en una empresa comercial en Veracruz. En 1913 apoyó como civil a la Revolución Mexicana y la lucha contra el dictador Victoriano Huerta. Estuvo bajo las órdenes del Alfredo Robles Domínguez, quien le encargó una misión propagandística entre las tropas federales de la ciudad de México. Al triunfo de la revolución constitucionalista, en 1914 figuró como colaborador de los gobernadores del Distrito Federal Robles Domínguez y Heriberto Jara.[3]

Cuando Robles Domínguez fue nombrado gobernador de Guerrero, Ruiz Cortines fue oficial de órdenes en el cuartel general de la División del Sur. Participó en la Batalla de El Ébano en San Luis Potosí contra los villistas Manuel Chao y Tomás Urbina, a las órdenes de Jacinto B. Treviño, de quien fue secretario particular.[3]

El 14 de octubre de 1951, Ruiz Cortines rindió la protesta como candidato a la presidencia por el Partido Revolucionario Institucional. Ejerció un severo control del gasto público, apoyó la construcción de caminos, redes ferroviarias, presas, escuelas y hospitales; puso en práctica el plan La Marcha al Mar, con la finalidad de llevar a las zonas costeras los excedentes de la población del altiplano y lograr un mejor aprovechamiento y desarrollo de los recursos marítimos; se sanearon los litorales y se erradicó el paludismo; creó el Programa de Bienestar Social Rural para mejorar las condiciones de vida de la población rural del país, impulsó el reparto agrario, expropió latifundios de extranjeros pero respetó la pequeña propiedad.[3]

También puso en práctica el Seguro Agrícola, para proteger a los agricultores de los desastres naturales.[3]

Al iniciar su gobierno, el presidente Ruiz Cortines envió una iniciativa de ley para reformar el artículo 34 de la Constitución, con la finalidad de reconocer el derecho de las mujeres al voto, lo que ocurrió en 1953. A efecto de promover medidas para resolver la necesidad de casas habitación, creó el Instituto Nacional de la Vivienda; dio estímulos a la industria, particularmente a la mediana y pequeña; puso las bases para el desarrollo de la petroquímica e impulsó la creación de empleos.[3]

En atención a los adelantos técnicos logrados en el campo de la energía nuclear, y considerando que México no podía permanecer al margen de ese desarrollo, creó la Comisión Nacional de Energía Nuclear. La educación primaria y media se vieron impulsadas grandemente, y de manera especial, la politécnica y la universitaria, pues fue Ruiz Cortines quien equipó las instalaciones de la Universidad Nacional Autónoma de México e inició los subsidios a las universidades de provincia.[3]

En 1954 surgieron problemas económicos debido a la ley antimonopolio a la creación de CEIMSA, a que los empresarios no querían invertir en México eso derivaba a las fugas de capitales y no se podían crear empleos. Todo esto llevò al pueblo mexicano a la incertidumbre, eventos que concluyeron en la devaluación del 17 de abril de 1954 durante la Semana Santa.[3]

El presidente pidió no generalizar el caos. Aunque sucedió la devaluación, la economía del país tuvo un alto crecimiento. Los salarios de los trabajadores crecieron a un nivel superior al costo de la vida e instituyó la gratificación anual del aguinaldo para los servidores públicos. El 1 de diciembre de 1958 entregó el poder a su sucesor Adolfo López Mateos.[3]

Adolfo Ruiz Cortines fue el último presidente que participó en la Revolución Mexicana. Luego de su administración, presidió la Comisión Fideicomisaria de Metales no Ferrosos y la Nacional Financiera. Se retiró a la vida privada después de la muerte de su hijo en 1962 y no volvió a intervenir en la política nacional. Murió en el puerto de Veracruz el 3 de diciembre de 1973.[3]

Primeros años

Infancia y familia

La viuda María Cortines Cotera con sus hijos María y Adolfo Ruiz en una fotografía realizada hacia 1895 en Veracruz.

De ascendencia andaluza según Krauze,[14]

Esta Placa Conmemorativa señala el lugar donde nació quien seria el Presidente Adolfo Ruiz Cortines en la ciudad y puerto de Veracruz.

Luego de la muerte de su padre; su madre, Adolfo y su hermana María ( 1888- 1934) se fueron a vivir a la casa de su tío José Gabriel Cotera Calzada, un hermano de su abuela materna que era artesano veracruzano con modestos recursos económicos.[8]

Contando también con el apoyo de sus tías Elena Josefa[19]

Los Ruiz Cortines eran de extracción acomodada y de maneras aristocráticas, aunque con la repentina muerte del padre ocurrida el 13 de septiembre de 1889,[22]

“En don Adolfo, la imagen de su madre fue algo de lo más íntimamente querido y su amor silencioso y reverente guardó siempre un cuadro al óleo de doña María Cortines vestida de negro con amplia falda, donde sólo la punta del calzado asoma y la manga larga del blanco puño […] y cuello de alamares. Sentada en una silla de mimbre y sosteniendo en sus brazos a la nieta.”[23]

Educación

El joven Adolfo Tomás Ruiz Cortines en sus años de estudiante en el colegio jesuita del cura Joaquín Díaz, quien le enseñó el esmero formal del lenguaje y le inculcó un gran sentido de honestidad y responsabilidad.

Su madre le enseñó las primeras letras en su casa a los tres años de edad.[22]

De sus maestros, Ruiz Cortines aprendió mucho. El sacerdote Jerónimo Díaz le enseñó que “lo supremo en la vida es el ser honrado y honesto"; el español Esteban Morales lo orientó respecto al “significado del liberalismo y de la lucha del pueblo para modernizar al país” y el cubano Cayetano Rivera le enseñó “consideraciones relativas al valor del uso racional e inteligente del dinero, de los prejuicios familiares y sociales y del despilfarro y, en contraparte, de los efectos constructivos de la voluntad del ahorro en beneficio personal y de la familia”; enseñanzas que llevaría a la práctica durante toda su vida.[22]

Aunque siempre le atrajo la idea de hacer una carrera profesional, las circunstancias no se lo permitieron. A fines de 1905, a los 16 años, abandonó el Instituto Veracruzano para responsabilizarse del sostenimiento económico de su familia, que atravesaba por una difícil etapa de restricción monetaria. Entró a trabajar como ayudante de contador en la empresa comercial de ropa propiedad del español Julián Aragón y Sobrino en Veracruz, donde aprendió a conciencia la teneduría de libros[26]

Juventud

En sus tiempos de estudiante en el Instituto Veracruzano, además de lecciones morales, el profesor cubano Cayetano Rivera, un intenso practicante del béisbol, transmitió a Ruiz Cortines su afición por el juego. De él, el joven Adolfo aprendió los secretos del béisbol, las estrategias de las jugadas, la unidad, la importancia de estar “en el lugar adecuado” que marca la jugada.[28]

Durante el tiempo que fue empleado del almacén de Aragón, solía ir con un grupo de compañeros de trabajo a La Sirena, ubicado en la esquina de Aquiles Serdán y Zaragoza, un lugar donde servían el famoso café de ‘Greca´.[30]

Other Languages