Adolfo Alsina

Adolfo Alsina
Adolfo Alsina 02.JPG

vicepresidente de la Nación Argentina
12 de octubre de 1868- 12 de octubre de 1874
Predecesor Marcos Paz
Sucesor Mariano Acosta

Coat of arms of the Buenos Aires Province.png
Gobernador de Buenos Aires
3 de mayo de 1866- 10 de octubre de 1868
Vicegobernador Emilio Castro
Predecesor Mariano Saavedra
Sucesor Emilio Castro

Información personal
Nacimiento 4 de enero de 1829
Buenos Aires, Argentina
Fallecimiento 29 de diciembre de 1877(48 años)
Carhué, Argentina
Causa de muerte Insuficiencia renal Ver y modificar los datos en Wikidata
Lugar de sepultura Cementerio de la Recoleta Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Argentina Ver y modificar los datos en Wikidata
Religión Catolicismo Ver y modificar los datos en Wikidata
Partido político Partido Unitario
Partido Autonomista
Partido Autonomista Nacional
Información profesional
Ocupación Abogado, Militar
[ editar datos en Wikidata]

Adolfo Alsina ( Buenos Aires, Argentina; 4 de enero de 1829 - Carhué; 29 de diciembre de 1877) fue un jurisconsulto y político argentino, miembro del Partido Unitario, fundador del Partido Autonomista en 1862, gobernador de la Provincia de Buenos Aires entre 1866 y 1868, vicepresidente de la República Argentina durante la presidencia de Domingo Faustino Sarmiento en el período 1868 y 1874, miembro fundador del Partido Autonomista Nacional ( PAN) en ese año y Ministro de Guerra y Marina durante la presidencia de Nicolás Avellaneda también desde ese año y hasta su fallecimiento.

Biografía

Retrato de Adolfo Alsina de cuerpo completo.

Adolfo Alsina nació el 4 de enero de 1829 en la ciudad de Buenos Aires, Argentina, hijo del dirigente unitario Valentín Alsina y de Antonia Maza, hija del asesinado político federal Manuel Vicente Maza.

En 1835, al asumir el caudillo Juan Manuel de Rosas por segunda vez la gobernación de la Provincia de Buenos Aires, su familia debió emigrar al Uruguay, estableciéndose en Montevideo. Allí, Adolfo inició sus estudios de derecho.

Luego de que el régimen rosista fue vencido en la Batalla de Caseros, en 1852, Alsina regresó con su familia a la Argentina; mientras su padre ocupó un ministerio en el gobierno de Vicente López y Planes, él continuó sus estudios, graduándose como jurisconsulto. Durante esta época inició su actividad política en las filas de los pandilleros, uno de los bandos en los que se dividieron los vencedores de Caseros, enfrentado al grupo de los chupandinos en el cual se agruparon los militantes federales; además formó parte de la Logia Juan-Juan, cuyo objetivo era asesinar al federal Justo José de Urquiza, pero su padre lo descubrió y le obligó a abandonar esta iniciativa.

Después de graduarse, en 1860 se incorporó al ejército unitario en la guerra civil entre el Estado de Buenos Aires y la Confederación Argentina. Tras la batalla de Cepeda y el Pacto de San José de Flores formó parte de la comisión que llevó a cabo la reforma de la Constitución de 1853.

Fue elegido diputado nacional en 1862. Cuando en el Congreso se trató la federalización de la provincia impulsada por Bartolomé Mitre, Alsina comandó al grupo que se opuso al proyecto, logrando superar la iniciativa del presidente. Esto provocó la división del Partido Unitario, que quedó dividido entre el Partido Nacional de Mitre y el Partido Autonomista, dirigido por Alsina.

Frontera hasta la zanja de Alsina

En 1866 fue electo gobernador de la Provincia de Buenos Aires. Durante su mandato fundó una quincena de pueblos en el interior de la provincia. Su gobierno mantuvo la paz en la frontera con los indios, ya que la mayor parte del ejército fue enviado a la Guerra del Paraguay.

En 1867 se asoció con Mateo Luque y Nicasio Oroño, gobernadores de Córdoba y Santa Fe respectivamente, y lanzó su candidatura a presidente. El presidente Mitre escribió la “Carta de Tuyú-Cué”, su testamento político dirigido a José María Gutiérrez, donde descalificó las postulaciones del propio Alsina y Urquiza, candidato del Partido Federal. Tras el derrocamiento de sus dos aliados, y considerando que tenía poco apoyo en el resto del país, retiró su candidatura y estableció una alianza con Domingo Faustino Sarmiento, integrando la fórmula para la presidencia y vicepresidencia de la República, que triunfó en las elecciones de 1868; buena parte de los votos de Sarmiento fueron, en la práctica, aportados por partidarios de Alsina.

El presidente no lo consultó en las decisiones importantes y ni siquiera lo dejó como presidente provisional en sus viajes al interior del país.

Finalizada la presidencia de Sarmiento, en 1874, Alsina se alió con Nicolás Avellaneda para crear lo que luego sería conocido como el Partido Autonomista Nacional. Tras el triunfo de Avellaneda en los comicios se produjo la revolución dirigida por Mitre, que fracasó tras un corto pero sangriento enfrentamiento. Alsina ocupó el Ministerio de Guerra y Marina.

Como ministro de guerra, Alsina incorporó el telégrafo a las comunicaciones militares. Al solicitar al Congreso los fondos necesarios para el tendido de 771 km de línea hacia las comandancias de frontera, decía Avellaneda "Son incalculables en la práctica los inconvenientes y perjuicios que origina la falta del telégrafo" y Alsina explicaba que "el telégrafo sirve tanto en la paz como en la guerra, para que el gobierno este al habla con el Ejército, y el Ejército al habla con el Gobierno". De modo que, en enero de 1876, el ministro Alsina dispuso la creación de la "Escuela Telegráfica" en el Colegio Militar de la Nación. El artifice del Telégrafo Militar sería el teniente coronel de ingenieros Higinio Vallejos.

A finales de 1875, los aborígenes del desierto, principalmente mapuches, continuaron con los enfrentamientos en la línea de la frontera sur. Alsina dirigió la defensa del país, concentrándose especialmente en la frontera de la provincia de Buenos Aires. En el "problema del indio" fue partidario de una política defensiva y no ofensiva, afirmando que emprendería una campaña contra el desierto y no contra el indio.[1]

Adolfo Alsina, monumento fúnebre en el Cementerio de la Recoleta

En 1876 inició la construcción de la llamada Zanja de Alsina, una trinchera de dos metros de profundidad y tres de ancho con un parapeto de un metro de alto por 4,5 de ancho, que construyó avanzando dentro del territorio indígena. La misma estaba guarnecida gracias a la edificación de una serie de fortines —muchos de ellos comunicados con sus comandancias por telégrafo— a lo largo de toda la frontera, para mantenerla vigilada. Previo a la construcción de la línea defensiva, las posiciones militares avanzaron profundamente en territorios hasta entonces controlados por los indígenas. La línea defensiva tenía como fin impedir que los indios ingresaran nuevamente en el territorio efectivamente incorporado.

La posición defensiva organizada por Alsina fue duramente criticada, acusando a sus promotores de no resolver el problema de la incorporación efectiva de estas tierras a la República Argentina.

Los continuos enfrentamientos con los aborígenes lo llevaron a estudiar la situación de la línea de fortines, pero en una de sus visitas a éstos, cerca de Carhué, contrajo una intoxicación que afectó a sus riñones.

Adolfo Alsina falleció en Carhué el 29 de diciembre de 1877. Sus restos se encuentran en el Cementerio de la Recoleta, en Buenos Aires, en un mausoleo diseñado por la escultora Margarita Bonnet e inaugurado en 1917.

Other Languages
brezhoneg: Adolfo Alsina
English: Adolfo Alsina
français: Adolfo Alsina
italiano: Adolfo Alsina