Adelantado

Muchos autores atribuyen la figura del adelantado mayor a Fernando III de Castilla, pero Duarte Núñez de León escribió que el padre de ese rey, Alfonso IX, tuvo ya por «Adelantado de León» a Martín Sánchez, hijo de don Sancho.[1]

Un adelantado era un alto dignatario español que llevaba a cabo o adelante una empresa pública por mandato de servicio, cuenta y bajo designio real. En las Siete Partidas, Alfonso X lo definió como homólogo de las funciones Præses Provinciæ ( Gobernador romano) y en otra como Præfectus legionis ( prefecto romano). El Adelantado es la reunión unipersonal de ambos cargos para dos tiempos, paz y guerra, que entre otras especialidades lo caracterizan. Su rango de dignidad era análogo al del almirante antiguo, por encima únicamente el Virrey -cuando lo hubiera- y sino el rey o el reino. Tenía asignada y apoderada una jurisdicción territorial denominada adelantamiento.

  • El jurista Aemilius Macer, que escribió en el tiempo de Caracalla, dice que el término Praeses solo se aplicaba a quienes también eran senadores (cuyo significado es equivalente a Sennor o Señor).

Tuvo dos formas principales históricas, el «adelantado mayor» (apoderado por rey o reina) y el «adelantado mayor de cortes» (apoderado por éstas). A partir del descubrimiento de América y tras la evolución de las Leyes de Indias que desembocaron en las Leyes Nuevas de Carlos I, la antigua figura del adelantado mayor, con raíces en la alta nobleza, fue frecuentemente asumida por la baja nobleza o las oficialidades basadas en la experiencia de carrera militar. Quedó subrogada y enteramente regulada por estas «Nuevas leyes» desde 1542.

En la primera mitad del siglo XVII, Quevedo escribiría este Soneto:

«Tú en cuyas venas caben cinco Grandes. A quien hace mayores tu cuchilla. Eres adelantado de Castilla. Y en el peligro adelantado en Flandes.» Francisco de Quevedo, Mus. I, Son. 14

Nuño Núñez Rasura, Juez Supremo de Castilla y uno de sus legisladores. Nació en Amaya ( Burgos) el año de 789 y murió por el de 862. Amaya fue reconquistada por Alfonso I de Asturias.
Corona de Castilla hacia 1360 y ámbito de adelantamientos.

Adelantados durante la historia medieval de España o Medioevo

El término «adelantado», referido a las oficialidades del rey y de los concejos, comienza a aparecer por primera vez en documentos navarros y castellanos del siglo XI, aunque se ignora qué competencias tenían exactamente aquellos primeros oficiales.

El título de «adelantado mayor» se otorgaba, usualmente, a individuos distinguidos o apreciados por sus cualidades militares, pero ante todo las leales, aparejando al encargo real la inherente cobertura de poderes jurídico materiales para «adelantar» la empresa propuesta y desempeñado por alguien que estaba en la confianza del rey o de las cortes, de ordinario por hechos consumados de armas o vínculos de parentesco con otros adelantados. Algunos historiadores, como Duarte Nuñez de León, Salazar de Mendoza o Francisco de Berganza, los encuentran denominados como tales siglos antes de la recopilación de leyes de Alfonso X en las Partidas.

Durante la Baja Edad Media era un cargo oficial del Reino de León, del Reino de Castilla y de la Corona castellana y leonesa que tuvo competencias militares, gubernativas y judiciales sobre una circunscripción determinada. Las facultades de los adelantados se describen sumariamente en la ordenación de los oficios de la administración de Justicia hecha por Enrique II en las Cortes de Toro de 1371.[2]

Other Languages
català: Adelantado
Deutsch: Adelantado
English: Adelantado
Esperanto: Adelantado
eesti: Adelantado
suomi: Adelantado
français: Adelantado
galego: Adiantado
italiano: Adelantado
lietuvių: Adelantadas
polski: Adelantado
português: Adelantado
русский: Аделантадо
slovenčina: Adelantado
svenska: Adelantado