Adela Zamudio

Adela Zamudio
Adela-zamudio.jpg
Adela Zamudio en la Década de 1870
Información personal
Nombre de nacimiento Paz Juana Plácida Adela Rafaela Zamudio Ribero
Nacimiento 11 de octubre de 1854
Cochabamba, Flag of Bolivia.svg  Bolivia
Fallecimiento 2 de junio de 1928, (73 años)
Cochabamba, Bolivia
Nacionalidad boliviana
Información profesional
Ocupación Poeta y escritora Ver y modificar los datos en Wikidata
Años activa 1877-1928
Seudónimo Soledad
Género poesía, novela, cuento
[ editar datos en Wikidata]

Adela Zamudio Rivero ( Cochabamba, Bolivia; 11 de octubre de 1854 - Cochabamba, Bolivia; 2 de junio de 1928) fue una escritora, pionera del feminismo en Bolivia, que cultivó tanto la poesía como la narrativa.

Biografía

Adela Zamudio nació el 11 de octubre de 1854 en la ciudad de Cochabamba. Su certificado de nacimiento señala lo siguiente:

A las 4 y 45 del 11 de octubre de 1854, nació en Cochabamba: PAZ JUANA PLACIDA ADELA RAFAELA ZAMUDIO RIVERO._ El 23 de octubre de 1854 el Canónico Magistral Dignidad Dr. Dn. Hermenegildo Gutiérrez, bautizó en la Catedral de Cochabamba a una niña de trece días llamada entre varios otros nombres, ADELA. [1]

Hija de Adolfo Zamudio y Modesta Rivero, Adela vivió con sus hermanos Mauro, Arturo y Amadís. Fue prima hermana del industrial y político cochabambino Ramón Rivero López, y nació en la casa de su familia materna, dueños de la viña Muyurina. Estudió en la escuela católica de San Alberto en su ciudad natal, Cochabamba, pero sólo cursó hasta el tercero de primaria, pues en esos tiempos esa era la máxima educación que se ofrecía a las mujeres. Sin embargo, Adela continuó instruyéndose a través de la lectura.

A fines del siglo XIX, después de que el Partido Liberal asumiera el Gobierno, comenzó a trabajar como profesora en la misma escuela donde se había educado. Posteriormente, fue directora de la Escuela Fiscal de Señoritas (1905).[2]

Adela Zamudio escribía artículos para El Heraldo de Cochabamba en los que desarrollaba ideas progresistas —así, abogaba por la supresión de la enseñanza religiosa—,[3] y en su obra protestaba contra la discriminación de que era objeto la mujer. Sirva de ejemplo su poema Nacer hombre:

Una mujer superior
En elecciones no vota,
Y vota el pillo peor;
(Permitidme que me asombre)
Con sólo saber firmar
Puede votar un idiota,
Porque es hombre.
Adela Zamudio a principios del siglo XX.

A causa del pensamiento conservador que predominaba en sectores importantes de la población boliviana no se comprendió el sentido de estos versos —o se fingió no comprenderlos—, y se los atribuyó a alguna decepción amorosa. Lo que sí era cierto es que su vida se había convertido en un solterío largo y penoso, situación que refleja el seudónimo que usaba: Soledad. A pesar de las dificultades para hablar, "en un ambiente estrecho, plagado de beatas y de prejuicios sociales", de matrimonio civil, de una profesión para la parindera del hogar, de reformas y de liberación femenina, Adela Zamudio "desafió a esta sociedad que no comprendió sus ideas revolucionarias en favor de su sexo".[2]

En 1901 fundó una academia de pintura en Cochabamba y, en 1916, el Liceo de Señoritas, que lleva su nombre.[3]

Cultivó la poesía neoromántica —comenzó a publicar sus versos en 1877 con el seudónimo Soledad, en el citado El Heraldo[3] — y relatos (La inundación, Noche de fiesta, La reunión de ayer, El velo de la Purísima, El diamante, etc.).

Lydia Parada de Brown considera que "esta escritora boliviana ha sido una de las más grandes de América, pero lamentablemente no ha alcanzado la fama de Gabriela Mistral, ni de Juana de Ibarbourou".[2]

El 28 de mayo de 1926 el presidente Hernando Siles Reyes coronó en Cochabamba a Adela Zamudio, reconociéndola como la más elevada exponente de la cultura en Bolivia. El rector de la Universidad Mayor de San Simón, Félix del Granado afirmó en esa ocasión:

Pueblo, honra y ama al poeta; ámalo porque con sus manos desgarradas, heridas por los espinos del camino, recoge la dorada espiga y amasa el pan; porque, con sus pies sangrantes, desciende a las profundas cisternas en pos del agua con que escancia el ánfora; ámalo porque así sacia tu hambre de belleza y apacigua tu sed de ideal.

Adela Zamudio falleció en su ciudad natal el 2 de junio de 1928 a los 73 años de edad. Cabe mencionar que en su tumba en el cementerio de la ciudad de Cochabamba se puede apreciar el epitafio que ella misma escribió:

Vuelo a morar en ignorada estrella
libre ya del suplicio de la vida,
allá os espero; hasta seguir mi huella
lloradme ausente pero no perdida.
En una carta a Franz Tamayo, Adela Zamudio resume de este modo su vida y le explica a su amigo un poco de su ascendencia.

Nací en Cochabamba creo que el 55 o el 56. No tengo mi fe de edad. He pasado mi juventud a la cabecera de una madre enferma y mi edad madura como mi vejez, luchando penosamente por la vida. Mi madre, doña Modesta Rivero de Zamudio, fue paceña. Nieta de portugués por línea paterna y de francés por línea materna. Mi padre, Adolfo Zamudio, nació en Lima, de madre ecuatoriana y padre argentino. Mi abuelo don Máximo Zamudio figura en la lista de los próceres de la independencia argentina. [5]

Other Languages
Aymar aru: Adela Zamudio
català: Adela Zamudio
Deutsch: Adela Zamudio
English: Adela Zamudio
français: Adela Zamudio
italiano: Adela Zamudio
Runa Simi: Adela Zamudio
svenska: Adela Zamudio