Acorazado Almirante Latorre

HMS Canada
Almirante Latorre
Chilean battleship Almirante Latorre 1.jpg
Banderas
Bandera de Reino Unido Bandera de Chile
Historial
Astillero Armstrong Whithworth and Co.
Clase Clase Almirante Latorre
Tipo acorazado dreadnought
Autorizado 27 de noviembre de 1911
Iniciado noviembre de 1913
Botado 27 de noviembre de 1913
Asignado Bandera de Reino Unido septiembre de 1914
Bandera de Chile 20 de febrero de 1921
Baja Bandera de Reino Unido 27 de noviembre de 1920
Bandera de Chile 27 de febrero de 1958
Destino Bandera de Reino Unido: Entregado a Chile
Bandera de Chile: vendido a la Mitsubishi Heavy Industries Ltd.
Características generales
Desplazamiento 25 000  t de estándar
32 000 t apc.
Eslora 190,5  m (625 pies)
Manga 28,2 m (92 pies y 6 pulgadas)
Calado 8,5 m (28 pies)
Blindaje Cinturón: 230 mm
Cubierta: 38 mm
Barbetas: 250 mm
• Torretas: 250 mm
• Torre de mando: 280 mm
Armamento • 10 cañones de 14" (356 mm) (5 × 2)
• 12 cañones de 6" (152 mm)
• 2 cañones antiaéreos de 3" (76 mm)
• 4 ametralladoras de 3
• 4 tubos lanzatorpedo sumergidos de 21" (533 mm)
• 18 cañones AA Oerlikon 20 mm (1943)
Propulsión • 4 turbinas Brown Curtis
• 21 calderas Yarrows
Potencia • 37 000  CV
• 39 247 CV durante las pruebas de mar
Velocidad 22,75 nudos(41 km/h)
Tripulación 1.167
Aeronaves hidroavión Fairey III F
Equipamiento aeronaves Una catapulta (1932-1940)
[ editar datos en Wikidata]

El acorazado Almirante Latorre —llamado así en honor del vicealmirante don Juan José Latorre— fue un buque tipo dreadnought construido para la Armada de Chile. Fue el primero de los dos buques de su clase, encargados al Reino Unido para poder responder a las anteriores compras de buques de guerra realizadas por Brasil y Argentina. Se comenzó a construir en la ciudad de Newcastle upon Tyne, Inglaterra, poco después de su petición en noviembre de 1911. Casi al final de su construcción, fue comprado por el Reino Unido para ser usado por la Royal Navy en la Primera Guerra Mundial. Fue puesto en servicio en septiembre de 1915 con el nombre HMS Canada. Con la Marina Real Británica, sirvió en la Gran Flota durante la guerra y participó en la Batalla de Jutlandia.

El pedido chileno

El buque fue fruto de una ley chilena, que a raíz de las celebraciones del centenario de la Independencia de Chile, en septiembre de 1910, autorizó la construcción de dos acorazados, seis destructores y dos submarinos. Los acorazados fueron encargados con los nombres de Santiago y Valparaíso.

El pedido se hizo en un contexto de carrera naval en el Cono Sur, en la que Argentina y Brasil también habían encargado sus propios acorazados. La marina del Brasil había comenzado a construir en el Reino Unido el Minas Geraes y el São Paulo en 1907. Argentina, por su parte, había solicitado a principios de 1910 la construcción de los dreadnoughts ARA Moreno y ARA Rivadavia, en los Estados Unidos.

Tanto los acorazados brasileños como los argentinos dejaban obsoleta a la flota chilena existente entonces. De alguna manera, en Sudamérica se vivía una pequeña carrera a escala entre el cañón y el blindaje, gemela de la que se desarrollaba en las potencias coloniales europeas a nivel de grandes flotas. En este contexto, las autoridades navales chilenas tuvieron la ventaja de ser las últimas en encargar sus dreadnoughts, por lo que pudieron solicitar especificaciones más exigentes que las de los barcos argentinos en concreto. Ante el gran blindaje de estos últimos buques, se resolvió aumentar en dos pulgadas el calibre de las baterías principales chilenas (14"), respecto a las de sus vecinos sudamericanos (12").

En las gradas, el proyectado Valparaíso, pasó a denominarse Almirante Latorre, y el Santiago, fue renombrado Almirante Cochrane. La construcción fue encargada al astillero británico Armstrong Whitworth, en base al diseño de un ingeniero de la misma empresa, Eustace Tennyson d'Eyncourt. Fuentes chilenas[6] que contaban con piezas de ese calibre. Todos estos acorazados fueron lanzados en 1912, un año antes que el Latorre.

El diseño estaba basado en los acorazados británicos de la clase Iron Duke, diferenciándose de ellos por su batería de 14", su menor blindaje y autonomía. El buque durante gran parte del servicio se encabuzaba, lo que fue superado después de que le instalaron bulges antitorpedos. Comparados con los acorazados argentinos y brasileños, poseía menor blindaje. Sin embargo, la batería de 14" disparaba granadas que, si bien, no eran demasiado distintas que las de 13,5" de los acorazados británicos, era muy superior a la que poseían los acorazados argentinos y brasileños. Los cañones del la torre podían disparar proyectiles de entre 635 y 721 kilos, mas del doble de la munición de 350 kilos de los cañones de 305 mm.[7] Del mismo modo, el alcance de 20 kilómetros, en comparación a los 15 kilómetros de los otros acorazados, suponían una importante ventaja. No obstante, este buque presentaba los mismos problemas que todos los buques de la Royal Navy, es decir poco blindaje; en favor de mayor velocidad, pero esta desventaja se mitigaba en atención al que el blindaje era lo bastante fuerte como para resistir el impacto de los cañones de 305 mm en las zonas más importantes del buque, de tal que para causar daños importantes, los buques que se le enfrentaran, debían reducir considerablemente la distancia.

En principio, su precio fue excesivo, si se lo compara con el precio de acorazados de la misma Royal Navy, mucho más poderosos. Por ejemplo, eran más caros que los acorazados rápidos Queen Elizabeth, cuando estas naves poseían batería de 15", una velocidad y potencia mucho mayor y mejor protección. Pero Luego, al re comprar el ahora HMS. Canada, incorporó en el contrato a los destructores clase Almirante, los tres que sobrevivieron, más un remolcador, por un precio de 1.400.000 libras esterlinas. Menos de la mitad del costo original, principalmente debido al desgaste que el buque sufrió por su servicio en la Grand Fleet, tiempo en le cual los británicos aumentaron en 25 mm el blindaje de las santabárbaras.[8]

Other Languages