Aceite de oliva

Aceite de oliva, se suele servir directamente de aceiteras de cristal con formas características como esta.
Almazara con tres muelas cónicas del siglo XIX.

El aceite de oliva es un aceite vegetal de uso principalmente culinario que se extrae del fruto del olivo (olea europaea), denominado oliva o aceituna.[2] Su uso es fundamentalmente culinario, pero se ha empleado para usos cosméticos, medicinales, religiosos y para las lámparas de aceite.

La oliva o aceituna no se suele comer cruda debido a la amargura de su sabor (debida principalmente a la presencia de compuestos fenólicos), este sabor se reduce en gran medida mediante la aplicación de diversos procesos de macerado. No obstante el 90 % de la producción mundial de olivas se emplea en producir aceite.[2]

Histórica y culturalmente ha sido un producto muy ligado al área del Mediterráneo.[4]

El aceite se extrae de aceitunas maduras de entre seis y ocho meses, justo en el momento que contienen su máxima cantidad de aceite lo que suele ocurrir a finales de otoño. Las aceitunas se someten a una primera presión con el objeto de extraer su zumo; la calidad del aceite depende en gran medida del procesado posterior. Por esta razón los productores vigilan estos pasos con sumo cuidado. La calidad del aceite de oliva se juzga por sus propiedades organolépticas y por su contenido de ácidos grasos libres. Existen regulaciones en la Unión Europea sobre las clasificaciones del aceite en seis categorías en función de la concentración de ácidos grasos.[5]

Cabe distinguir el cultivo olivarero y su estudio científico (denominado olivicultura) de la extracción del aceite de oliva y su estudio (denominado elaiotecnia, del griego elaion, que significa aceite). Más en general, la elaiotecnia es la ciencia que estudia la extracción de aceites vegetales de cualquier origen, como puede ser el mismo aceite de oliva, el de girasol, el de cacahuete, el de palma, etc.

Hoy el aceite de oliva se comercializa envasado en botellas (de cristal o plástico), así como en bidones protegidos de la luz.

Historia del aceite de oliva

Medida del aceite de oliva en un muero romano.

Los aceites vegetales se han empleado en la historia de forma habitual. Se ha empleado en la gastronomía, aunque también se le han dado otros usos como los religiosos, la cosmética y como combustible en la iluminación para las lámparas de aceite de la vida diaria y en los templos.

El origen de la producción de aceite de oliva hay que buscarlo en la antigüedad en el Creciente Fértil (que va desde los ríos Tigris y Éufrates hasta el Nilo). En el 4000 a. C. se realizó una mezcla entre una variedad africana y otra oriental para dar una especie con frutos grandes para extraer su aceite. En excavaciones realizadas en la zona se han encontrado molinos de aceite.[7] Se cree que este uso de la aceituna quizás naciera con la agricultura. No obstante, se conocen usos del árbol del olivo en el Paleolítico Superior (12.000 a. C.).

En Egipto, hacia el 2000 a. C., se comenzó a usar el aceite de oliva con fines cosméticos. Ya los egipcios apuntaban a Isis como la diosa que enseñó a los hombres el cultivo del olivo. Los mismos egipcios empezaron a comercializar el aceite de oliva[4]

La producción oleícola no llegó a los griegos, sino a mediados del II milenio a. C. a través de la conquista micénica de Creta (donde se documenta la producción de aceite y su uso ritual desde el período minoico antiguo). En la posterior civilización helénica que se desarrolló en el área, el aceite de oliva siempre tuvo un importante papel. En la época de la expansión colonial griega, en torno al siglo VII a. C. los griegos llevaron la producción de aceite a Italia.

Los fenicios, el gran pueblo comerciante de la antigüedad mediterránea, llevó el cultivo del olivo a las costas del sur de la Península Ibérica, la actual Andalucía, hacia el siglo XI a. C. Pronto dicha tierra habría de convertirse en una de las principales zonas de producción del oro líquido. Fueron los fenicios los que asimismo introdujeron la producción oleícola en el Magreb y Cerdeña.

Las costas de Tripolitania, la provincia Bética y el Mediterráneo francés fueron los tres grandes centros de producción de aceite durante los siglos del Imperio. En la Hispania romana, la provincia Bética (en Andalucía) alcanzó una gran prosperidad debida, en parte, a las exportaciones de aceite de oliva.[9] Una muestra del comercio de Hispania con Roma es el monte Testaccio. El Testaccio, o monte de los tiestos, es una colina artificial de 250 x 150 metros en su base y de más de 50 m de altura, formada por los millones de restos de ánforas olearias (de aceite de oliva), arrojadas en él durante casi trescientos años, desde la época de Augusto, hasta mediados del siglo III, donde más del 90 % corresponde a ánforas baeticas. La tradición popular de la capital de Italia, que recoge historias de la colina como testimonio de la gloria de Roma, conserva la leyenda de que se trataría del lugar donde se arrojaban las ánforas que contenían el tributo de todas las provincias a la ciudad imperial. En la enormidad de ese monte, los habitantes de la ciudad veían un símbolo del poder de la Roma antigua y de la bonanza económica de su gran imperio. No obstante, la tradición popular yerra en su identificación: el Testaccio está formado por las ánforas que contenían el tributo y la riqueza del aceite de una sola provincia, la Baética y, en menor medida, de la Tripolitania, según el modelo ( Dressel) de vasija hallados en dicho yacimiento romano.

En la antigüedad, y al igual que actualmente, el centro de la producción andaluza se encontraba en el valle del Guadalquivir, si bien entonces el peso mayor recaía algo más al oeste que actualmente, ya que el predominio está en las provincias de Jaén y Córdoba.

Other Languages
العربية: زيت زيتون
azərbaycanca: Zeytun yağı
беларуская: Аліўкавы алей
български: Зехтин
bosanski: Maslinovo ulje
català: Oli d'oliva
Cebuano: Lana sa oliba
čeština: Olivový olej
dansk: Olivenolie
Deutsch: Olivenöl
Ελληνικά: Ελαιόλαδο
English: Olive oil
Esperanto: Oliv-oleo
eesti: Oliiviõli
euskara: Oliba olio
estremeñu: Aceiti d'oliva
français: Huile d'olive
客家語/Hak-kâ-ngî: Kám-lám-yù
עברית: שמן זית
hrvatski: Maslinovo ulje
magyar: Olívaolaj
Bahasa Indonesia: Minyak zaitun
íslenska: Ólífuolía
italiano: Olio di oliva
қазақша: Зәйтүн майы
한국어: 올리브기름
Latina: Oleum
latviešu: Olīveļļa
македонски: Маслиново масло
മലയാളം: ഒലിവെണ്ണ
Bahasa Melayu: Minyak zaitun
မြန်မာဘာသာ: သံလွင်ဆီ
Napulitano: Uoglio 'e auliva
Plattdüütsch: Olivenööl
Nederlands: Olijfolie
norsk nynorsk: Olivenolje
norsk bokmål: Olivenolje
occitan: Òli d'oliva
Livvinkarjala: Oliivuvoi
português: Azeite
armãneashti: Untulemnu di masinu
संस्कृतम्: जिततैलम्
Scots: Olive ile
srpskohrvatski / српскохрватски: Maslinovo ulje
Simple English: Olive oil
slovenčina: Olivový olej
slovenščina: Oljčno olje
српски / srpski: Маслиново уље
svenska: Olivolja
తెలుగు: ఆలివ్ నూనె
Türkçe: Zeytinyağı
татарча/tatarça: Зәйтүн мае
українська: Оливкова олія
Tiếng Việt: Dầu ô liu
ייִדיש: שמן־זית
中文: 橄欖油
粵語: 橄欖油