Academia de San Carlos

Academia de San Carlos
Academia de San Carlos esquina de Calle de Moneda y Academia.JPG
Fachada principal de la academia sobre la Calle de Academia.
Localización
PaísMéxico
UbicaciónAcademia 22, Col. Centro Histórico, Del. Cuauhtémoc, C.P. 06060
Información general
AdministradorFacultad de Artes y Diseño de la UNAM
HorarioLunes a Viernes, 9:00 a 18:00 hrs.
Sitio webhttp://academiasancarlos.unam.mx
Historia del edificio/monumento
Inauguración1781
Para la academia española, véase Real Academia de Bellas Artes de San Carlos.

La Academia de San Carlos es un edificio histórico perteneciente a la Universidad Nacional Autónoma de México y que alberga a la División de Estudios de Posgrado de la Facultad de Artes y Diseño de dicha institución. Se encuentra localizada en la calle de Academia número 22 esquina con la Calle de Moneda, en el Centro Histórico de la Ciudad de México. El edificio actual fue levantado sobre otro que perteneciera al Antiguo Hospital del Amor de Dios y remodelado en su aspecto actual a mediados del siglo XIX.

Fundada bajo el nombre de la Real Academia de San Carlos de las Nobles Artes de la Nueva España en el año de 1781 por el entonces Rey de España, Carlos III y a petición de las autoridades de la Casa de Moneda de la Nueva España, quienes veían en dicho fin principal el establecer una escuela de grabado en el entonces virreinato novohispano con la intención de mejorar la producción y acuñación de moneda al establecer dicha academia. Se inspiró su fundación en el modelo de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid y fue la primera academia fundada en el continente americano, y también tuvo en sus instalaciones al primer museo de arte que se inauguró en Latinoamérica.

Las ramas principales que se impartieron en la academia fueron las de arquitectura, pintura y escultura. Tuvo una vida azarosa a lo largo del siglo XIX entre las revoluciones y guerras que sacudieron al país hasta comienzos del siglo XX y la actualidad, en que forma parte de la Universidad Nacional Autónoma de México. En sus instalaciones impartieron clases y estudiaron los más prestigiosos arquitectos, pintores y escultores del país educados bajo los modelos que predominaron en su momento.

Historia

Retrato de Jerónimo Antonio Gil, director de la Academia, por Rafael Ximeno y Planes.

Los antecedentes de la Academia de San Carlos se remontan tiempo atrás de su fundación, cuando importantes artistas y arquitectos novohispanos solicitaban a las autoridades y al Rey de España la creación de una Academia en donde se impartieran el arte de la pintura y escultura.[1]​ Se sabe que no solo él, sino varios artistas enviaron sus propuestas, pero nunca fueron contestadas.

Hacia el año de 1779, el tallador mayor de la Casa de Moneda, Jerónimo Antonio Gil, quien ya había solicitado la fundación de una escuela de grabado para mejorar la producción y acuñación del metal, también solicita a las autoridades de la Casa de Moneda, a las virreinales y al Rey de España la creación de una Academia similar a la entonces Real Academia de las Nobles Artes de San Fernando en la capital de la metrópoli[1]​ Las clases comienzan a ser impartidas por Jerónimo Antonio Gil y, posteriormente, se envían maestros de la Academia de San Fernando para dirigir y enseñar las áreas que se impartían.

La primera sede de la academia estuvo en el edificio que correspondió a la Casa de Moneda en donde se impartieron clases hasta el año de 1791, cuando se decidió cambiar la sede a un lugar cercano, destinándose el edificio que fuera del antiguo Hospital del Amor de Dios.[6]

En 1910, con motivo del Centenario de la Independencia de México, el gobierno de Italia regaló a México una réplica en bronce del San Jorge de Donatello, el cual fue instalado en un nicho en la esquina de Academia y Moneda. Dicha escultura fue dañada en 2005 por comerciantes ambulantes, quienes al colgar sus puestos usaban la propia escultura, propiciando que la cabeza fuera desprendida.[8]

Durante la época de la Revolución Mexicana la Academia cerró por tres años y fue reabierta como Escuela Nacional de Bellas Artes incorporada a la Universidad Nacional de México.[9]

En 1929, cuando a la Universidad Nacional de México recibió su autonomía la Academia se dividió en Escuela Nacional de Arquitectura y Escuela Central de Artes Plásticas y en 1933 esta última cambió de nombre a Escuela Nacional de Artes Plásticas.

Detalle del patio interior, remozado en el Siglo XIX por Cavallari.