Academia de Infantería de Toledo

Academia de Infantería
Academia de infanteria 1.JPG

PaísEspañaFlag of Spain.svg España
RamaEscudo del Ejército de Tierra.PNG Ejército de Tierra
FunciónFormación específica de los futuros oficiales y suboficiales
AcuartelamientoToledo
Insignias
EscudoCoat of Arms of the Spanish Infantry Academy.svg
Cultura e historia
LemaArmis doctrinaeque lux[1]
Mapa de situación

La Academia de Infantería (ACINF) es un centro de formación militar del Ejército de Tierra español situado en la localidad de Toledo. El centro se encarga de ofrecer formación básica, especialización y formación de oficiales y suboficiales del Arma de Infantería.

Historia

La academia fue creada con el nombre de Colegio de Infantería en Toledo, en 1850. El 17 de octubre de 1875, tras haber sido trasladada temporalmente a Madrid, se instaló en el Alcázar de Toledo.[2]​ Desapareció en 1882 al ser absorbida por la recién creada Academia General Militar, pero volvió a constituirse como Academia de Infantería cuando la Academia General Militar fue disuelta en 1893.

Entre los alumnos más destacados de la Academia de Infantería durante los primeros años del siglo XX, etapa en la que era coronel director José Villalba Riquelme, se encuentran los que serían los máximos jefes militares de los ejércitos enfrentados en la Guerra Civil Española: Francisco Franco, Generalísimo del Ejército sublevado y Vicente Rojo Lluch, Jefe del Estado Mayor Central del Ejército Popular de la República.

Tras la creación de la Academia General Militar en 1927, la Academia de Infantería se convierte en Academia de Aplicación de Infantería. Disuelta la Academia General Militar en 1931, la Academia de Infantería se fusiona con las Academia de Caballería de Valladolid y de Intendencia,[3]​ situación que se mantendrá hasta el inicio de la Guerra Civil Española en el año 1936.

Destruido el Alcázar, sede de la academia, en el inicio de la Guerra Civil, la formación de oficiales, en ambos ejércitos contendientes, reviste distintas orientaciones, instaurando las fuerzas sublevadas las Escuelas de Alféreces Provisionales y, posteriormente, las Academias de Transformación, en las que se lleva a cabo, durante los tres años de duración de la contienda, la formación de los oficiales.[5]

En octubre de 1939, terminada la Guerra Civil, la Dirección General de Reclutamiento y Enseñanza Militar restablece las Academias especiales de las Armas.[6]​ El primer director en la nueva etapa sería el Coronel de Infantería habilitado Santiago Amado Lóriga.

En 1974 la Academia se fusionó con la Escuela de Aplicación y Tiro de Infantería, que tenía su sede en Madrid,[7]​ al igual que lo hicieran las demás Academias de las armas con las respectivas Escuelas de Aplicación.