Academia Filipina de la Lengua Española

Academia Filipina de la Lengua Española
Casino Espanol de Manila 6.JPG
Tipolanguage regulator, academia y organización educativa
Fundación25 de julio de 1924
SedeMakati, Filipinas
Miembro deAsociación de Academias de la Lengua Española
Coordenadas14°35′03″N 120°59′06″E / 14°35′03″N 120°59′06″E / 120.985
Sitio webwww.asale.org/academias/academia-filipina-de-la-lengua-espanola

La Academia Filipina de la Lengua Española (abreviado AFLE; filipino: Akademyang Pilipino ng Wikang Kastila) es una academia lingüística encargada de regular el idioma español en las Filipinas. Es una de las dos academias lingüísticas españolas en países donde el español no tiene estatus oficial a nivel federal, la otra siendo la Academia Norteamericana de la Lengua Española, en los Estados Unidos.[1]​ Está constituida por un grupo de académicos, profesores, filólogos, periodistas y escritores reconocidos en el idioma español.

Su ubicación original era en el Casino Español de Manila en Ermita, Manila, barrio histórico de la ciudad, antes de moverse a su sede actual en Makati. Es miembro fundador de la Asociación de Academias de la Lengua Española (ASALE).

Historia

Fue establecida en Manila el 25 de julio de 1924, siendo la onceava academia española del mundo. Su fundación supuso la evidente posición superior del idioma español en las Filipinas por sobre otros idiomas, como el inglés, a pesar de la creciente influencia cultural de los Estados Unidos en la época.

Sus fundadores y principales impulsores fueron el novelista y cuentista Guillermo Gómez Windham, el polígrafo Jesús Balmori y el poeta y ensayista Fernando María Guerrero, llamado "príncipe de los poetas filipinos", fundador del diario filipino en español El Renacimiento. Su hija, Evangelina Guerrero, también poetisa, sería más tarde la primera mujer a quien se le ofreciera la condecoración en el ámbito de todas las academias hispánicas de la lengua, al que renunció por entender que este más bien constituía un homenaje al difunto padre y fundador. La segunda mujer académica filipina fue la escritora Adelina Gurrea.

Darío Villanueva, director de la Real Academia Española, visitó la academia filipina en julio de 2017, como parte de su visita oficial a las Filipinas. Durante dicha visita, donde también presidió una reunión de la junta directiva de la Academia, remarcó que la Academia ha fungido como un "faro del español" en el país.[2]