Abrázame muy fuerte

Abrázame muy fuerte es una telenovela, producida por Salvador Mejía y transmitida por Televisa[1]​ del 31 de julio de 2000 al 2 de febrero de 2001.

Protagonizada por Victoria Ruffo, Aracely Arámbula y Fernando Colunga y con las participaciones antagónicas de César Évora, Helena Rojo, Nailea Norvind y Rossana San Juan.

Argumento

Cristina Álvarez Rivas es una joven bella y dulce que vive en una hacienda ubicada en el estado de Tabasco, junto a su padre Don Severiano Álvarez un hombre recio y autoritario, y su madre Doña Consuelo Rivas de Álvarez una mujer noble y refinada. Cristina se enamora de Diego Hernández, un peón que trabaja en la hacienda, y ella sabiendo que su padre nunca aceptará su relación con un peón, se entrega a él como la manera de demostrarle su amor. Por medio de la intrigante empleada Raquela, Don Severiano se entera de la relación entre su hija y Diego. Estalla en cólera y quema el jacal donde vive Diego, así mismo jura que nunca los dejará estar juntos. Cuando está a punto de propinarle una golpiza a Cristina, ella le confiesa a su padre que está embarazada. Para evitar la vergüenza de que su hija sea madre soltera, Severiano ordena de inmediato que Raquela y Cristina viajen a Villahermosa para que allí tenga al bebé.

Cristina da a luz a una niña y junto a Raquela regresan a la hacienda después del parto. Severiano le paga a Raquela para que haga pasar a la niña, llamada María del Carmen como su hija, y así llevársela muy lejos de la hacienda porque para él representa la mayor vergüenza por ser hija de un peón. El hacendado le miente a Cristina diciéndole que fue Raquela quien sustrajo el dinero y se raptó a la niña. Cristina se hunde en la deseperación, al mismo tiempo que Federico Rivero llega a la hacienda y le pide a Don Severiano la mano de su hija.

Federico es un hombre despiadado y ambicioso, quien planea hacer a Cristina su esposa por medio de chantajes. Federico trae de vuelta a Raquela con la niña a la hacienda. Cristina se llena de emoción, pero Federico le dice que si no acepta ser su esposa, Raquela y la niña desaparecerán para siempre y nunca volverá a ver a su hija. Cristina detesta a Federico pero ante la muerte de Don Severiano y viéndose ella y su madre a merced de la maldad de Federico, Cristina acepta casarse con él sólo para estar cerca de su hija. Sin embargo después del matrimonio Federico le dice a su esposa que Raquela seguirá como la madre de María del Carmen y ella, para todo el mundo, será su madrina.

Federico se entera que Diego todavía está buscando a Cristina. Ella dichosa sale a su encuentro y ambos planean huir juntos con la niña esa misma noche. Federico lo encuentra y furioso está a punto de pelearse con él, pero por mediación de Cristina Diego se va. Esa noche cuando ambos están a punto de huir, Federico se le adelanta a Cristina y logra detenerla abusando de ella, para luego matar a Diego atropellándolo con su camioneta. Al enterarse Cristina cree desfallecer, pero recobra fuerzas y toma el control de la hacienda. Echa a Raquela y le pide el divorcio a Federico, pero éste provoca un accidente automovilístico en el que Cristina pierde el hijo que esperaba de Federico y además queda ciega. Con esto Federico queda libre para disponer de la fortuna de su esposa a su antojo.

Pasan los años, y María del Carmen se convierte en una jovencita hermosa y honesta, criada con cariño y dedicación por su "madrina" Cristina, no así por Raquela que constantemente la maltrata y humilla. Raquela quien siempre ha sido una mujer inescrupulosa y calculadora se ha convertido en la amante de Federico, lo solapa y se hace partícipe de todas sus maldades y fechorías. Carlos Manuel Rivero, el sobrino de Federico, es un joven apuesto que regresa a México después de terminar sus estudios de medicina en el extranjero. Federico, además de sostener relaciones con Raquela, es amante de Deborah Falcón, una mujer muy atractiva pero cínica y oportunista, quién también se enamora de Carlos Manuel. Al enterarse, Federico intenta por todos los medios alejar a Deborah de su sobrino, en tanto María del Carmen conoce a Carlos Manuel y se enamora profundamente de él, provocando celos en José María Montes, un peón de la hacienda que ha estado enamorado de María del Carmen desde que eran niños.

Deborah al descubrir que Carlos Manuel se ha enamorado de María del Carmen enfurece y en complicidad con Federico recurre a toda clase de artimañas para separar a la joven pareja. Pero a pesar del distanciamiento y de las adversidades, el amor que ambos se tienen resultará más fuerte que cualquier intriga, pues allí es cuando cobran vida las palabras "Abrázame muy fuerte".