Ablaut indoeuropeo

En lingüística, el término ablaut designa un sistema de alternancias vocálicas (en especial, variaciones regulares) en el protoindoeuropeo y sus lejanas consecuencias en todas las modernas lenguas indoeuropeas. Algunos ejemplos de restos del antiguo ablaut reflejado en las lenguas modernas son:

  • Los verbos irregulares de inglés y otras lenguas germánicas tipo sing - sang - sung 'canto, canté - cantado'.
  • Las irregularidades heradadas en el verbo ser en español soy - eres - es - somos ... donde alternan las formas de la raíz so- / es-~er- son un reflejo de la misma irregularidad en latín, que a su vez es un reflejo de la conjugación regular del antiguo protoindoeuropeo.
  • Muchas palabras latinas ocurren en pares e/o de origen apofónico: (pro)tegere 'cubrir, proteger' - toga 'toga, prenda de vestir de cuerpo completo', etc.

El término ablaut (del alemán ab- en el sentido de "débil, reducido" + Laut "sonido") fue acuñado a comienzos del siglo XIX por el lingüista Jacob Grimm, aunque el fenómeno había sido descrito ya por el holandés Lambert ten Kate en su libro Gemeenschap tussen de Gottische spraeke en de Nederduytsche ("Familiaridades entre la lengua gótica y el holandés", 1710).

El ablaut indoeuropeo era un procedimiento morfológico regular a diferencia de otros tipos de alternancias vocálicas similares como son la metafonía o la apofonía. Un ejemplo de alternancia vocálica en español son las formas tipo poder, puedo, pude. La sinarmonía vocálica es otro ejemplo de alternancia regular, que se presentan en lenguas urálicas y altaicas.

Consideraciones preliminares

La gradación vocálica es cualquier diferencia entre las vocales de dos palabras relacionadas (p. ej. bueno y bien) o dos formas de la misma palabra (p.ej. tengo y tienes). La diferencia no tiene por qué ser indicada en la ortografía. Hay muchas formas de gradación vocálica en español, como en muchas otras lenguas, y éstas son discutidas en el artículo apofonía.

Para el estudio de las lenguas europeas, uno de los casos más importantes de gradación vocálica es el fenómeno histórico indoeuropeo llamado ablaut, derivados del cual podemos ver en los verbos españoles vengo, viene, vino, o duermo, dormía, durmamos. Para muchos casos es suficiente con clasificarlos como irregulares, pero si queremos comprender por qué lo son (y por tanto por qué son completamente regulares en su marco histórico) necesitamos internarnos en la gramática del idioma reconstruido. Esto es inevitablemente un poco técnico, pero compensa el esfuerzo por la iluminación que supone en la comprensión de los entresijos de la historia del español y otras lenguas europeas.

El ablaut es la única, más antigua y extensa fuente de la gradación vocálica en las lenguas indoeuropeas. Debemos distinguirlo claramente de otras formas de gradación que se desarrollaron posteriormente, como el Umlaut germánico (man/men [singular y plural de "hombre"], goose/geese [singular y plural de "ganso"], long/length [adjetivo y sustantivo de la idea de longitud], think/thought [presente y perfecto de "pensar"]) o los resultados de los modelos de acentuación ingleses (man/woman ["hombre"/"mujer"], photograph/photography ["fotógrafo"/"fotografía"]). Confusamente, en algunos contextos, se pueden usar los términos 'ablaut', 'gradación vocálica', 'apofonía' y 'alternancia vocálica' como sinónimos, pero los lingüistas prefieren reservar el 'ablaut' para el fenómeno específico del IE, que era la intención de quienes acuñaron el término por primera vez.

Other Languages