Abiótico

El Sol como fuente primaria de energía para la vida en la Tierra.

En el ámbito de la biología y la ecología, el término abiótico designa a aquello que no es biótico, es decir, que no forma parte o no es producto de los seres vivos,[1]​como los factores inertes: climático, geológico o geográfico, presentes en el medio ambiente y que afectan a los ecosistemas.

En la descripción de los ecosistemas se distinguen los factores abióticos, que vienen dados por la influencia de los componentes físico-químicos del medio, de los factores bióticos, cuyo origen reside en los seres vivos y sus productos. De igual forma, en dicha descripción cabría diferenciar a los componentes abióticos, cuyo conjunto configuraría el biotopo, de los componentes bióticos, cuyo conjunto constituye la biocenosis. De manera análoga se habla de evolución abiótica (prebiótica) para referirse a las fases de la evolución físico-química anteriores a la aparición de los seres vivos.

Los fenómenos abióticos se encuentran en la base de la biología. Los factores abióticos, aunque generalmente ocupan un lugar secundario, pueden ocasionar un impacto significativo sobre la evolución.[2]

Sus componentes son:

Other Languages
azərbaycanca: Abiotik amillər
भोजपुरी: अजैविक संघटक
català: Abiòtic
dansk: Biotisk
euskara: Abiotiko
Bahasa Indonesia: Abiotik
Basa Jawa: Abiotik
Lëtzebuergesch: Abiotesch Ëmweltfaktoren
Nederlands: Abiotische factor
norsk nynorsk: Abiotisk faktor
norsk bokmål: Abiotisk faktor
português: Fator abiótico
srpskohrvatski / српскохрватски: Abiotički faktor
slovenčina: Abiotický faktor
српски / srpski: Abiotički faktor
українська: Абіотичний фактор