Abelisauridae

Symbol question.svg
 
Abelisauridae
Rango temporal: 170 Ma-66 Ma
O
S
D
C
P
T
J
K
N
Jurásico Medio- Cretácico Superior
Aucasaurus.jpg
Reconstrucción del esqueleto de Aucasaurus garridoi
Taxonomía
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Sauropsida
Superorden: Dinosauria
Orden: Saurischia
Suborden: Theropoda
Infraorden: Ceratosauria
Superfamilia: Abelisauroidea
Familia: Abelisauridae
Bonaparte & Novas, 1985
Subfamilias

Ver el texto.

[ editar datos en Wikidata]

Abelisauridae (castellanizado como abelisáuridos, del gr. “lagarto de Abel”) es una familia de dinosaurios terópodos ceratosaurianos. Estos prosperaron durante el periodo Cretácico, en el entonces supercontinente de Gondwana. Hasta la fecha se han localizado restos fósiles de esta familia en África y Sudamérica, también en la India y Madagascar. El registro fósil más antiguo de los abelisáuridos data del Jurásico Medio, y al menos un género ( Majungasaurus) sobrevivió hasta el final de la era Mesozoica, hace 65 millones de años.

Como la mayoría de los terópodos, los abelisáuridos fueron carnívoros bípedos. Se caracterizaron por extremidades posteriores (patas) bastante robustas y gran ornamentación de surcos y hendiduras en el cráneo. En la mayoría de los especímenes de la familia Abelisauridae, como el Carnotaurus, las extremidades anteriores eran vestigiales, el cráneo era pequeño y tenían crestas óseas por encima de la cavidad ocular. La mayoría de las especies conocidas habrían tenido un largo de entre 5 a 9 metros del hocico a la cola. Antes de que la familia fuera bien reconocida, algunos fragmentos eran identificados ocasionalmente como posibles tiranosáuridos del hemisferio sur.[1]

Descripción

Cráneo

Aunque las proporciones craneales varían, los cráneos de los abelisáuridos eran generalmente muy altos y con frecuencia muy angostos. Por ejemplo, en el género Carnotaurus, el cráneo era casi tan alto como lo era de largo. El hueso premaxilar era muy largo, por lo que la parte frontal del hocico era achatada, no cónica, como se observa en la mayoría del resto de terópodos.

Dos huesos del cráneo, el lacrimal y el postorbital, se proyectan en la cavidad orbital de afuera hacia adentro, casi dividiéndola dos compartimentos. El ojo podría haberse ubicado en el compartimento superior, el cual se inclina ligeramente hacia el exterior en los Carnotaurus, tal vez proporcionando algún grado de visión binocular. Los huesos lacrimal y postorbital también se encontraban sobre la cavidad orbital, formando una cresta o “ceja” sobre el ojo.

Cráneo reconstruido del Abelisaurus en la exhibición “Dinosaurios de la Patagonia". Nótese la superficie rugosa del hueso y las proyecciones de los huesos lacrimal y postorbital en la cavidad ocular (circulada).

Muchos cráneos de los abelisáuridos parecen labrados pues cuentan con largos surcos, huecos y protuberancias. Como en otros ceratosaurios, los huesos frontales de la superficie superior del cráneo están fusionados. Los carnotaurinos comúnmente tenían proyecciones óseas del cráneo. En el Carnotaurus se observan dos cuernos pronunciados hacia afuera por encima de los ojos, mientras que en otra especie próxima a éste, el Aucasaurus, se encuentran proyecciones óseas más pequeñas en la misma área. El Majungasaurus y Rajasaurus tenían un cuerno óseo o domo arriba del cráneo. Estas proyecciones, como de la mayoría de los cuernos de los animales modernos, podrían haber sido exhibidas para reconocimiento o intimidación.[4]

Extremidades anteriores

La extremidad anterior de Aucasaurus

Sólo se cuenta con registro fósil de las extremidades anteriores en las especies carnotaurinas Aucasaurus, Carnotaurus y Majungasaurus. Todos estos muestran que tales extremidades eran vestigiales.[5]

Como es común en los ceratosáuridos, las manitas de los carnotaurinos tenían cuatro dedos básicos. Sin embargo, ésa es toda la semejanza que se guarda. No existen huesos de la muñeca, los cuatro huesos de la palma ( metacarpianos) están unidos directamente al antebrazo. No tenían falanges en el primero de los cuatro dedos, sólo una un el segundo y dos en el tercero. Los dos dedos externos eran muy cortos, no tenían garras y carecían de movilidad.[5]

Se desconoce si esta estructura peculiar de las extremidades anteriores es común a otros Abelisauridae además de los Carnotaurinae, pues no han sido descubiertos fósiles de tales extremidades en otras especies.[7]

Extremidades posteriores

Las extremidades posteriores eran más típicas respecto de los ceratosáuridos; los huesos astrágalo y calcáneo estaban fusionados entre ellos y con la tibia, formando el tibiotarso. La tibia era más corta que el fémur, dando a las patas proporciones robustas. Tenían tres dedos funcionales en las patas (el segundo, tercero y cuarto) mientras que el primero, o hallux, no tenía contacto con el suelo.[2]

Other Languages
Afrikaans: Abelisauridae
català: Abelisàurid
čeština: Abelisauridae
Deutsch: Abelisauridae
Ελληνικά: Αβελισαυρίδες
English: Abelisauridae
euskara: Abelisauridae
français: Abelisauridae
hrvatski: Abelisauridi
italiano: Abelisauridae
lietuvių: Abelisauridae
Nederlands: Abelisauridae
polski: Abelizaury
português: Abelisauridae
русский: Абелизавриды
srpskohrvatski / српскохрватски: Abelisauridi
српски / srpski: Абелисауриди
svenska: Abelisaurider
українська: Абелізаврові
Tiếng Việt: Abelisauridae