Abeja zángano

Drone 24a.jpg

Los zánganos son las abejas machos de una colmena; se desarrollan en celdas más grandes que las obreras, de 8 milímetros de diámetro y proceden de huevos sin fecundar ( partenogénesis). Este es el sistema característico de muchos himenópteros, llamado haplodiploidía, para determinar el sexo de sus descendientes, en el que los machos tienen la mitad de los cromosomas que las hembras.[1]

Nacen a los 24 días de la puesta; la celda operculada es fácilmente reconocible ya que sobresale por ser más abultada que la de una obrera. Cuando se permite construir panales a las obreras sin cera estampada es factible que construyan panales zanganeros, y si los panales tienen láminas de cera pueden modificar alguna parte agrandando las celdas si la lámina tiene las celdillas con medidas para obreras, pueden construir celdas grandes en la parte baja del panal o si tienen espacio entre las alzas; todas las colonias potentes acondicionan celdas para machos en los cuales la reina depositará huevos no fecundados que darán origen a zánganos.

Como en la cámara de cría todos los panales que pone el apicultor son con celdas de obrera la cantidad de machos que nacen es limitada pero al sumarse los nacidos en varias colmenas son suficientes para saturar las zonas de fecundación de reinas, si los panales son construidos en su totalidad por las obreras en la época de mayor mielada es frecuente encontrar una gran cantidad de celdas grandes de macho.

Los zánganos aparecen normalmente en primavera, perdurando en toda la estación reproductiva de la colonia, primavera-verano-comienzo de otoño, siempre que existan reinas sin fecundar; siendo el tiempo de vida de aproximadamente 3 meses. Si el flujo de alimento es escaso las abejas obreras expulsan a los machos, muriendo de frío o hambre fuera de la colmena. Las colmenas con reinas vírgenes los toleran hasta la fecundación de la misma.

La fecundación de la abeja reina se produce en el vuelo de fecundación o vuelo nupcial, que normalmente las reinas repiten en dos, tres y hasta en cinco oportunidades. Copulando en pleno vuelo para caer al pasto muchas veces juntos. Luego de la cópula el zángano muere dado que se desprende su aparato genital. Las reinas copulan con varios zánganos. La reina guarda en el interior de su espermateca el esperma de los diferentes machos con que copuló. Los zánganos no poseen aguijón, ya que el aguijón es en realidad un ovipositor modificado.

Características de un zángano

Los zánganos son fácilmente reconocibles por varias características: sus grandes ojos, que podemos observar desde la parte superior, mayor tamaño, su abdomen rectangular largo y robusto y su vuelo ruidoso. En las fotografías es posible ver el tamaño de los ojos de un zángano y una obrera. Sus ojos, al ser grandes, le permiten tener un amplio campo de visión; es sin duda la casta que mejor ve, ya que deben poder localizar a las hembras vírgenes en el vuelo de apareamiento. Tienen lengua muy corta lo cual les impide libar el néctar; por ello son alimentados por las obreras. No tienen corbícula en el tercer par de patas como las obreras, lo que les impide el transporte de polen o propóleo. El no poseer glándulas odoríferas les permite entrar a cualquier colmena en virtud que las nodrizas que vigilan las entradas les permiten el acceso. No tienen aguijón.

Other Languages
العربية: ذكور النحل
башҡортса: Әре ҡорт
български: Търтей
bosanski: Trut
čeština: Trubec
Deutsch: Drohn
Ελληνικά: Κηφήνας
English: Drone (bee)
Esperanto: Virabelo
euskara: Erlamando
Frysk: Broedbij
Gaeilge: Ladrann
hrvatski: Trut
magyar: Here (méh)
italiano: Fuco
latviešu: Trans
Nederlands: Dar
norsk bokmål: Drone (insekt)
polski: Truteń
português: Zangão
русский: Трутень
sicilianu: Bàfaru
srpskohrvatski / српскохрватски: Trut
svenska: Drönare
Türkçe: Erkek arı
українська: Трутень
中文: 雄蜂