Abd al-Malik al-Muzaffar

ʿAbd al-Malik ibn Abi Amir al Muẓaffar[4]

Su periodo al frente de la política cordobesa se caracterizó por la continuidad de los métodos iniciados por su padre:[1]

Durante sus últimos años sufrió diversos atentados y conjuras.[3]

Comienzos y sucesión

Seis años menor que el hijo mayor de Almanzor, ʿAbd Allāh, nació en el 975 de al-Dalfāʾ, que habría de sobrevivirle.[9]

El favoritismo mostrado por su Almanzor hacia él había llevado a ʿAbd Allāh a conspirar en contra de su padre junto a el cadí zaragozano, su pariente tuyubí ʿAbd al-Raḥmān ibn al-Muțarrif, y el cadí toledano, el visir ʿAbd Allāh ibn ʿAbd al-ʿAzīz al-Marwānī.[12]

ʿAbd Allāh se refugió con el conde castellano García Fernández, pero tras una feroz campaña de castigo, el noble cristiano se vio obligado a entregar al joven amirí bajo la promesa que se respetaría su vida. Almanzor envió una pequeña escolta a recoger a su hijo, en cuanto cruzaron el Duero ʿAbd Allāh fue decapitado. Era el 8 de septiembre de 990, ʿAbd Allāh tenía apenas 23 años. Su cabeza fue enviada a su padre.[14]

Hacia el 991, al-Malik recibió el título de ḥāŷib o chambelán, alcaide supremo de los ejércitos y otros honoríficos; su padre empezaba a preparar su sucesión.[19] Era mejor que el trono siguiera en manos de un omeya, la dinastía legítima a los ojos del pueblo, aunque el poder de facto fuera de los amiríes.

Dos años más tarde, comenzó a desempeñar cargos de notable influencia en la corta cordobesa.[nota 2]

En el 997, aún sumido el califato en la crisis por el enfrentamiento entre Almanzor y Subh y sublevado el Magreb contra el chambelán.[25]

En agosto del 998, partió junto con tropas de refuerzo para dirigir las operaciones militares contra Ziri ibn Atiyya junto con el gobernador de la Marca Media, Wadih, que ya había infligido una dura derrota a Ibn Atiyya en julio.[29]

Poco después su padre lo premió con el título de Sayf al-Dawla o «Espada de la Dinastía» (a su hermanastro ibn Sanchul se le nombró Nāșir al-Dawla o «Defensor de la Dinastía»).[33]

Se apresuró a regresar a Córdoba por orden de su padre, moribundo en Medinaceli, para asegurar su sucesión a los cargos de este.[37]

Other Languages