Abadía de Lagrasse

Abadía de Lagrasse
Abbaye Sainte-Marie de Lagrasse
Logo monument historique  Clasificado MH (1923, 1932, 1958)[1]
Panorama lagrasse abbaye.jpg
Vista de la abadía
Localización
País Flag of France.svg  Francia
División Occitania
Subdivisión Departamento de Aude
Municipio(s) Lagrasse
Información religiosa
Culto Católico
Diócesis Diócesis de Carcasona
Orden Canónigos regulares de la Madre de Dios desde 2004
Sitio web http://www.chanoines-lagrasse.com
Historia del edificio
Fundador(es) VIII
Construcción XVI-XVIII
Datos arquitectónicos
Tipo Abadía
Estilo(s) Románico]]
Planta(s) y mapa(s) del edificio
Planta del estado actual
Planta del estado actual
Mapa(s) de localización
Abadía de Lagrasse ubicada en Occitania
Abadía de Lagrasse
Abadía de Lagrasse
Abadía de Lagrasse (Occitania)
43°05′25″N 2°37′01″E / 43°05′25″N 2°37′01″E / 2.61694444
[ editar datos en Wikidata]
Vista general, con el Pont Vieux, único medio de acceso entre el pueblo y la abadía durante la Edad Media.

La abadía de Lagrasse (La Grassa en occitano); en francés, Abbaye Sainte-Marie de Lagrasse o Sainte-Marie-d'Orbieu), es una abadía benedictina románica francesa, cuyos orígenes datan del siglo VII. Situada en el seno del macizo de las Corbières, a las orillas del río Orbieu en el pueblo de Lagrasse, a 35 km de Carcasona, en el Languedoc.

Historia

Claustro neoclásico integrado en las antiguas construcciones románicas

Fue fundada en el siglo VII por el abad de Narbona, Nimphridius (Nebredius), compañero de Benito de Aniane, adoptando la regla monástica benedictina; esto la convierte en una de las más antiguas de Europa; aunque la leyenda dice que fue fundada por Carlomagno al producirse un milagro en el lugar, lo cierto es que la amplió y elevó al rango de abadía en el año 779.[2]

La abadía benedictina se enriqueció rápidamente por numerosos donativos y privilegios de los señores de la comarca y del Condado de Barcelona: tierras, castillos, diócesis, prioratos...

En el periodo entre los siglos IX y XII la abadía desempeñó un gran papel en el Languedoc, convirtiéndose en su capital espiritual. En el siglo XII dominaba extensos territorios, las diócesis de Tolosa, Béziers y el Condado de Urgel. Estaba en continuas disputas por unas fructíferas minas con los Señores occitanos del castillo de Termes.

Durante las etapas agitadas de los siglos XIII, XIV y XV, con la peste, la Cruzada albigense y la Guerra de los Cien Años, experimentó un fuerte declive. Durante este período es reforzada y fortificada. Un siglo más tarde, Philippe de Lévis, obispo de Mirepoix, inicia la construcción de un gran campanario inacabado. Al afiliarse a la congregación de San Mauro en el siglo XVII, experimenta un nuevo impulso tanto espiritual como material; ya en el siglo XVIII, el obispo de Carcasona, Armand Bazin de Bezons, se convierte en el penúltimo abad de Lagrasse. Bajo su mandato se renuevan y construyen nuevas dependencias monásticas, un patio de honor, un edificio de celdas monásticas y un claustro de estilo clásico. Esta obra ofrece a Lagrasse la originalidad de ser hoy una de las raras abadías de la región que yuxtaponen en armonía edificaciones medievales y neoclásicas.

Durante la Revolución francesa, en 1796, el Estado se apodera de ella y es vendida en dos partes separadamente, dividiéndola, como bien nacional, situación que perdura contemporáneamente. En 1896, la Congrégation des Filles de Notre Dame des Sept Douleurs se instala en parte de los edificios abadiales, instaurando un asilo. La otra parte de la abadía es ocupada por obras sociales de militares condecorados: Œuvres sociales des Médaille militaire[3]​(Obra Social de la asociación de los "Médaille militaire") creando en las dependencias un orfelinato.

En 1979, los edificios y el torreón fueron habitados por una comunidad teófila bizantina hasta 2004, cuando Les Chanoines Réguliers de la Mère de Dieu (Canónigos Regulares de la Madre de Dios) los adquieren con el apoyo de Jacques Despierre, obispo de Carcasona.[4]

En 1981 la Marie (alcaldía) de Lagrasse adquiere la división ocupada por los militares, denominándose en francés Abbaye Sainte-Marie-d'Orbieu.

Setenta y cuatro abades se han sucedido a la cabeza de este importante monasterio benedictino que reinó sobre el Languedoc, parte del Condado de Barcelona y posteriormente parte de la Corona de Aragón durante la Edad Media.