ADN antiguo

El ADN antiguo es aquel ADN aislado de especímenes arcaicos.[1]​ ​ También puede ser descrito como cualquier ADN recuperado de muestras biológicas que no han sido preservadas específicamente para análisis de ADN futuros. Algunos ejemplos incluyen el análisis de ADN recuperado de material arqueológico e histórico de esqueletos, cultivos momificados, colecciones de archivos de muestras médicas no congelados, restos preservados de plantas, núcleos, plancton del Holoceno en los sedimentos marinos y lacustres, entre otros.

A diferencia de los análisis genéticos modernos, los estudios de ADN antiguo están caracterizados por la baja calidad del ADN, esto limita los alcances de los análisis. Además, debido a la degradación de las moléculas de ADN, un proceso correlacionado con factores tales como el tiempo, la temperatura, y la presencia de agua libre, supera los límites más allá dentro de los cuales el ADN tiene probabilidades de sobrevivir.

Allentoft et al. (2012) intentaron calcular este límite por medio del estudio de la descomposición del ADN mitocondrial y nuclear en los huesos de Moa. El ADN se degrada de manera exponencial. De acuerdo a su modelo, el ADN mitocondrial se degrada en promedio un par de bases cada 6 830 000 años a -5°C.[3]​ ​

El ADN nuclear se degrada dos veces más rápido que el mtADN. Como tales, los primeros estudios que informaron sobre la recuperación de ADN mucho más antiguo, por ejemplo a partir de restos de dinosaurios del Cretácico, puede tener su origen en la contaminación de la muestra. Como tal, los primeros estudios que informaron acerca de la recuperación de ADN más antiguo, por ejemplo, a partir de restos de dinosaurios del Cretácico, pudieron tener su origen de una muestra contaminada.

ADN reticulado extraído del hígado del sacerdote egipcio antiguo Ankh-Nekht, de 4, 000 años de antigüedad.

Historia de los estudios de ADN antiguo

El primer estudio de lo que sería llamado aADN se realizó en 1984, cuando Russ Higuchi y sus colegas de Berkeley informaron sobre los rastros de ADN de un espécimen del museo de la Quagga no sólo permanecieron en la muestra más de 150 años después de la muerte del individuo, sino pudieron ser extraídos y secuenciados.[4]​ ​

Durante los próximos dos años, por medio de investigaciones en muestras naturales y momificadas artificialmente, Svante Pääbo confirmó que este fenómeno no estaba limitado a especímenes de museo recientes, pero al parecer puede ser replicado en una serie de muestras de humanos momificados de hace miles de años (Pääbo 1985a; Pääbo 1985b; Pääbo 1986). Sin embargo, los laboriosos procesos que se requerían en ese momento para secuenciar el ADN (a través de la clonación bacteriana) eran un freno eficaz en el desarrollo del campo del ADN antiguo (aDNA).[6]​ ​

La doble amplificación del iniciador/primer por PCR del aADN (jumping-PCR) puede producir artefactos de secuencia altamente sesgados y no auténticos. La técnica de PCR anidado, se utilizó para superar estas deficiencias.

La amplificación por extensión de primer único (abr. SPEX) se introdujo en 2007 para hacer frente a los daños por mutaciones post mortem del ADN.[7]​ ​

Other Languages
català: ADN fòssil
Deutsch: ADNA
English: Ancient DNA
français: ADN fossile
italiano: DNA antico
polski: Antyczny DNA
português: DNA antigo
українська: Стародавня ДНК