Éxodo judío de países musulmanes

El éxodo judío de países musulmanes se refiere a las emigraciones masivas o expulsiones de judíos, sobre todo sefardíes y mizrajíes, procedentes de países árabes y musulmanes, y que tuvieron lugar en los años posteriores a la guerra árabe-israelí de 1948. El fenómeno tuvo características diferentes según los países, aunque en general redujo muchas de las comunidades judías hasta su práctica desaparición. En muchos de dichos países se puede rastrear la presencia de estas comunidades hasta épocas previas a la islamización o arabización de esas tierras.[2] Aproximadamente dos tercios de los judíos afectados emigraron al Estado de Israel; otros destinos habituales fueron Estados Unidos, Canadá y Francia.

Razones de la emigración

La discriminación, la violencia, el hostigamiento, la persecución y la confiscación de bienes a los ciudadanos judíos en los países árabes fue una constante. En respuesta, la emigración judía a Israel se intensificó. La gran mayoría de los judíos de los países árabes ya han emigrado, preferentemente al actual Estado de Israel.[3]

Anteriormente esporádica, la emigración judía de los Estados árabes se fue acelerando a raíz de la creación del Estado de Israel en 1948. El proceso se aceleró a medida de que las naciones árabes se independizaron de las metrópolis francesas, británicas e italianas. Además, el sentimiento antisemita en la mayoría de los Estados árabes se vio agravado por la guerra árabe-israelí de 1948. Después de la Guerra de los Seis Días en 1967 sólo quedaron restos de las comunidades judías. En un amplio porcentaje se produjo la previa confiscación de todos sus bienes, en muchos casos la emigración no fue opcional sino que fueron expulsados. En consecuencia la comunidad judía en los países árabes se redujo de más de 800.000 en 1948 a aproximadamente 16.000 en 1991.[3]

Other Languages
srpskohrvatski / српскохрватски: Egzodus Jevreja iz arapskih država