Ébora

Ébora o Ebura, es el nombre que recibe una antigua ciudad situada en el término de Sanlúcar de Barrameda, en Cádiz ( Andalucía, España), más concretamente en la carretera situada entre Trebujena y la marisma del Guadalquivir. En la actualidad, podemos encontrar en el lugar en cuestión, el Cortijo de Ébora, en cuyo emplazamiento se halló el tesoro del mismo nombre.

Descubrimiento

El descubrimiento del tesoro, ocurrió de forma casual, concretamente el 23 de noviembre de 1958, tan solo siete semanas después del descubrimiento del tesoro de El Carambolo. El hallazgo ocurrió en el cortijo que lleva su mismo nombre.

Retrato de Gaspar Pérez de Guzmán y Sandoval, IX duque de Medina Sidonia

Este cortijo, que en la actualidad pertenece a los señores de León Manjón, hijos de la condesa de Lebrija, perteneció en su día a los duques de Medina Sidonia, los cuales perdieron estas tierras de una forma lamentable. Fue el IX Duque, don Gaspar Pérez de Guzmán y Gómez de Sandoval y Rojas el que tras la sublevación de Andalucía acontecida en el año 1641, fue condenado a pagar una cantidad de 200.000 ducados y a perder el señorío de Sanlúcar de Barrameda. Como no disponía de la cantidad de dinero que se le requería, se vio obligado a vender el cortijo de Ébora.

El hallazgo fue fortuito, debido a la roturación de tierras que no habían sido cultivadas con anterioridad, más concretamente en la zona de descanso del ganado. Con la subida de valor de los cereales, los propietarios decidieron roturar esta zona, dejando al descubierto durante la labor una vasija repleta de joyas de oro, la cual fue encontrada por el hijo del vaquero mayor de la finca, Francisco Bejarano, conocido comúnmente como “Paquito”. Estas piezas fueron vendidas por el padre y el tractorista a un joyero, aunque gracias a la rápida intervención de la Guardia Civil, la cual tuvo constancia del acontecimiento gracias a alguien del cortijo, se pudo evitar la fundición de las piezas.

Tras el conocimiento de dicho hallazgo, el lugar fue revuelto, encontrándose nuevas piezas, aunque no fue hasta julio del año siguiente cuando se comenzó la excavación como tal, realizándose del 23 de julio al 23 de agosto. La excavación tuvo dos etapas, una primera más centrada en el tesoro, y una segunda centrada en la investigación del asentamiento humano, pues hasta el momento no había constancia de la existencia de ningún asentamiento indígena prerromano en la zona de la Baja Andalucía, por lo que era necesaria esta investigación.

Other Languages