Árboles del Paraíso

El Árbol del Conocimiento, pintado por Lucas Cranach el Viejo.

Los árboles del paraíso son dos árboles que aparecen en el Antiguo Testamento en la historia del Jardín del Edén. Uno de ellos es conocido como el " Árbol del conocimiento del bien y del mal" (simplificado como Árbol del Conocimiento; en hebreo עֵץ הַדַּעַת טוֹב וָרָע "Etz haDaat tov V'ra"),[1] y el otro es el " Árbol de la vida". Según el Génesis, estaba prohibido para Adán y Eva comer del primero, y luego de la desobediencia del mandato divino, éstos son expulsados.[ cita requerida]

Los árboles y el Génesis

La narración del Edén, que toma los capítulos 1 a 3 del Génesis, cuenta cómo Dios creó al primer hombre y lo colocó en un jardín paradisíaco en Edén. Antes de crear a la primera mujer, Dios le dice al hombre que él puede comer la fruta de cualquier árbol en el jardín exceptuando el del conocimiento del bien y el mal. Y le advierte que si come de él morirá. Por tanto éste es el árbol de la muerte en contraposición con el árbol de la vida, el del medio del jardín. Dios luego forma a la primera mujer y Génesis 2 termina con la nota de que "estaban desnudos sin sentir vergüenza". Yavé/Jehová no la llama Eva sino "hembra, por haber sido tomada del hombre". Una serpiente subsecuentemente tienta a la mujer a comer de la fruta con la promesa del conocimiento.

El autor narra que la serpiente -a la que describe como el animal más astuto que Yavé había creado- pregunta a la hembra sobre que su señor les mandó que no comieran de ningún árbol del jardín ([1]). Yavé había dicho al hombre que podía comer de todos excepto del árbol de la ciencia del bien y del mal ([2]), pero la mujer le responde a la serpiente que su señor les dijo que podían comer de todos excepto del árbol que estaba en medio del jardín ([3]), el cual era el de la vida. Por eso la serpiente le dice la verdad: que pueden comer de él y que no morirán ([4]). Sólo después de comer del de la ciencia del bien y del mal (el de la muerte) y "morir" de vergüenza, cuando Yavé interroga a la hembra, ésta declara que la serpiente le engañó o tentó ([5]), y Yavé, creyendo cierto que la serpiente engañó, maldice a la serpiente ([6]).

Tanto el hombre como la mujer comen, volviéndose conscientes de su desnudez y sintiendo vergüenza. Dios, consciente de que los primeros humanos también tienen conocimiento, los expulsa del jardín del edén para evitar que coman también del Árbol de la Vida.

Dios, luego de esto, puso querubines al oriente en el huerto del Edén y una espada ardiente que se revolvía para impedir que el hombre volviera al Jardín.

Adán y Eva ya no tuvieron más acceso al árbol de la vida (ya no podrían vivir para siempre). Según el texto bíblico, murieron finalmente y su descendencia moriría también.

Other Languages