Árbol del conocimiento del bien y del mal

"La caída del hombre", de Lucas Cranach el Viejo. El árbol del conocimiento está a la derecha.

El árbol del conocimiento del bien y el mal[1] (en hebreo עֵץ הַדַּעַת טוֹב וָרָע Etz ha-da'at tov va-ra) es uno de los dos Árboles del Paraíso en la historia del Jardín del Edén en Génesis 2-3, junto con el árbol de la vida.

En Génesis

Motivo

Un sello cilíndrico, conocido como el sello de la Tentación, del período post acadio de Mesopotamia (c. 23-22 siglo A.C.), se ha relacionado con la historia de Adán y Eva. El George Smith (1840-1876) describe el sello como dos figuras enfrentadas (hombre y mujer) sentadas a cada lado de un árbol, extendiendo las manos hacia la fruta, mientras que entre sus espaldas hay una serpiente, dando evidencia de que se conocía el relato del pecado original en los primeros tiempos de Babilonia.[3]

Composición

La frase en hebreo: טוֹב וָרָע, tov V'ra, traducible como el bien y el mal, puede ser un ejemplo del tipo de figura de expresión conocida como merismo. Este par de técnicas literarias oponiendo términos conjuntamente, con el fin de crear un significado general, por lo que la frase "el bien y el mal" simplemente implica "todo". Es equivalente a la expresión egipcia malo-bueno, que, de hecho, normalmente se emplea en el sentido de "todo". En la literatura griega, el concepto también es utilizado por Telémaco: "Sé que todas las cosas, las buenas y las malas" (Od.20:309-10).[4] Sin embargo, dado el contexto de la desobediencia a Dios, otras interpretaciones de las implicaciones de esta frase también deben tomarse en consideración.

En la frase, árbol del conocimiento del bien y del mal, el árbol imparte conocimientos de tov wa-ra, "bueno y malo". La traducción tradicional es "el bien y el mal", pero tov wa-ra es una expresión fija que denota "todo". Para Harry Orlinsky, esta frase no denota necesariamente un concepto moral.[6]

Other Languages