Ángel María Garibay

Ángel María Garibay Kintana
Información personal
Nacimiento 18 de junio de 1892
Flag of Mexico.svg México, Toluca
Fallecimiento 19 de octubre de 1967
Ciudad de México, México Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Mexicana Ver y modificar los datos en Wikidata
Religión Católica romana
Información profesional
Ocupación Lingüista, escritor y sacerdote católico Ver y modificar los datos en Wikidata
Miembro de
Distinciones
[ editar datos en Wikidata]

Ángel María Garibay Kintana ( Toluca, Estado de México, 18 de junio de 1892 - Ciudad de México, 19 de octubre de 1967) fue un sacerdote católico, filólogo e historiador mexicano, se distinguió especialmente por sus trabajos relativos a las culturas prehispánicas. Es considerado uno de los más notables eruditos sobre la lengua y la literatura náhuatl, y fue maestro de algunos de los más destacados investigadores mexicanos en ese campo.

Estudios y vida eclesiástica

Huérfano a los cinco años, fue criado por una de sus hermanas en el pueblo de Santa Fe, en la capital mexicana. En la escuela de esa localidad completó sus estudios elementales, y en 1906 ingresó al [[Seminario Conciliar de México]] para comenzar su carrera eclesiástica. Su interés por las culturas antiguas de su país se inició en esos tiempos; aprendió el náhuatl, y comenzó a estudiar documentos del México antiguo. Al mismo tiempo, estudió latín, griego y hebreo, y llegó a dominar también el inglés, el francés y el alemán.

Se ordenó sacerdote en 1917. Su asignación a la parroquia de Xilotepec ( Estado de México) le sirvió para aprender otomí. Pero su interés en los pueblos originarios de México no era simplemente el del historiador: colaboró con los indígenas en la organización de pequeñas industrias y, tras mucho insistir ante las autoridades gubernamentales, logró que se introdujeran en la región servicios públicos de salud, educación y asistencia técnica agrícola.[ cita requerida]

Su carrera eclesiástica se combinó con su trabajo de investigador y su vocación por mejorar las condiciones de vida de las comunidades indígenas. Permaneció en Xilotepec hasta 1919, y regresó luego al seminario, donde en 1924 fue profesor de humanidades y retórica. Vuelto al sacerdocio, fue sucesivamente párroco de otras localidades de la región central mexicana: San Martín de las Pirámides, Huixquilucan, Tenancingo y, finalmente, Otumba.

En 1941, fue nombrado Canónigo Lectoral en la Basílica de Guadalupe. Había publicado ya algunos de sus trabajos, pero fue a partir de la década de 1940 cuando comenzó la producción de sus obras más significativas.[1]

Other Languages