Ángel Guimerá

Ángel Guimerá
Ángel Guimerá, de Audouard.jpg
Fotografiado por Audouard
Información personal
Nacimiento 6 de mayo de 1845
Santa Cruz de Tenerife
Fallecimiento 18 de julio de 1924 (79 años)
Barcelona
Lugar de sepultura Cementerio de Montjuic Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Española Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación escritor, poeta y dramaturgo
Obras notables
Miembro de
Firma Signatura Àngel Guimerà.jpg
[ editar datos en Wikidata]

Ángel Guimerá y Jorge[a]​ ( Santa Cruz de Tenerife, 6 de mayo de 1845- Barcelona, 18 de julio de 1924) fue un escritor, poeta y dramaturgo español, uno de los máximos exponentes de la Renaixença o «resurgimiento» de las letras catalanas a finales del siglo xix. En su extensa obra unió una apariencia romántica con los elementos principales del realismo.

Biografía

Guimerá era hijo de padre catalán, Agustín Guimerá Fonts, y de madre canaria, Margarita Jorge Castellano. Nació en Santa Cruz de Tenerife, en la que entonces se llamaba calle Canales, y que actualmente lleva su propio nombre. Fue bautizado el 10 de mayo de 1845 en la Parroquia Matriz de la Concepción. En diciembre de 1853 se trasladó a vivir a Cataluña,[1]​ acompañado de su madre y su hermano Julio, residiendo en Barcelona, durante cuatro meses, hasta que sus padres se casaron el 3 de agosto de 1854[ cita requerida] y se trasladaron a vivir a la localidad tarraconense de El Vendrell. Fue al colegio de San Antonio de los padres escolapios de Barcelona, donde recibió una formación clásica y en castellano. [ cita requerida] Viviría a partir de entonces entre la ciudad condal y El Vendrell, en la que solía refugiarse en sus tiempos libres. Su amigo vendrellense Jaume Ramon y Vidales fue quien lo introdujo en la lengua catalana.

Si bien Guimerá inició su carrera literaria en la poesía, fue su talento como dramaturgo el que le granjearía fama internacional,[ cita requerida] aunque no fue hasta haber obtenido el título de Mestre en Gai Saber al ganar sus terceros Juegos Florales en 1877. Sus dramas en verso Gala Placidia (1879), Judith de Welp (1883), Mar y cel («Mar y cielo», 1888) y Rey y monjo («Rey y monje», 1890) convirtieron a Guimerá en el dramaturgo en lengua catalana más importante de su generación; especialmente gracias a Mar y Cel , que cosechó desde el mismo instante de su estreno un clamoroso éxito de crítica y público. Esta fue su primera obra traducida al castellano, por Enrique Gaspar.[2]​ En 1889 fue homenajeado con la presidencia de los Juegos Florales.

Caricaturizado en la portada de La Novela Teatral por Tovar (1921)

María Rosa (1894) fue una de sus obras maestras, tras la cual se sucedieron otros estrenos tan notables como La festa del blat («La fiesta del trigo», 1896) y Terra baixaTierra baja», 1897), la cual fue un gran éxito en Cataluña, lo que propició su inmediata traducción al castellano, a cargo de José Echegaray, y a trece lenguas europeas más. En 1903, Eugen d'Albert estrenó en Praga su ópera Tiefland, con libreto de R. Lothar, basada en este drama, que contribuyó a hacerla más conocida. Sobre el mismo drama, en 1907 se estrenó la ópera de Ferdinand Le Borne La catalane. Debido al éxito de sus dramas, fue uno de los autores más llevados al cine a principios del siglo xx, cuando se rodaron en castellano Tierra baja (1907), María Rosa (1908), Mar y cielo (1910) y La reina joven (1916). Terra baixa dio pie a películas mudas en Argentina, Estados Unidos y Alemania, donde en 1940 Leni Riefenstahl dirigió Tiefland, notable película estrenada en 1953. Por su parte, el director mexicano Miguel Zacarías realizó una notable versión interpretada por Pedro Armendáriz.

Otras piezas notables del dramaturgo son la comedia La Baldirona (1892) y el drama La filla del mar («La hija del mar») (1900), también convertida en ópera por Eugen d'Albert (Liebesketten, 1912), además de ser el autor de La Santa Espina, comedia musical de la que su sardana, con el estribillo som i serem gent catalana y música de Enric Morera, se convertiría en un himno catalán no oficial, de gran popularidad.

Guimerá fue propuesto para el Premio Nobel de Literatura repetidamente: por primera vez en enero de 1906, por individuos de la Academia de Buenas Letras de Barcelona y a instancia de la Academia Sueca, y esa propuesta sería renovada todos los años, sin éxito, hasta la muerte del autor.[4]

Su muerte se produjo en Barcelona, el 18 de julio de 1924, y tuvo un entierro multitudinario[5]​ en el cementerio de Montjuic.

Other Languages